Huesca

GENTE DE AQUÍ

Fran Monaj: “Queremos que nuestra forma de aprender repercuta en mucha gente”

Fundador con su hermano Carlos de Youtalk y Youtalk TV cuenta su historia de éxito en el ámbito digital, que permite llegar a más de medio millón de usuarios de todo el mundo

Fran Monaj: “Queremos que nuestra forma de aprender repercuta en mucha gente”
Fran Monaj: “Queremos que nuestra forma de aprender repercuta en mucha gente”
R.G.

La fortuna sonreirá a los audaces, pero la ventura será seguro más favorecedora si la osadía va acompañada de tenacidad. La historia de Fran Monaj, fundador con su hermano Carlos de Youtalk, es la de un empeño que se convierte en una misión empresarial para la enseñanza del inglés, con una visión aquilatada por experiencias en diversos ámbitos cuya estadio final, por ahora, es Youtube. Youtalk TV cuenta con más de medio millón de suscriptores y el modo premiun con 3.000 alumnos (Youtalk Plus). Ambas iniciativas constituyen además un ejemplo de la potencia de la economía digital.

Se trata de una historia de éxito desde lo corriente. "No decimos que hablemos inglés los que mejor, la promesa es que puedes hablar como nosotros o mejor", afirma Fran Monaj. "Parte de nuestra estrategia es que somos normales; no decimos que seamos mediocres pero tampoco excelentes". "La clave del éxito no es ser muy inteligente ni tener muchos medios; sino un método en condiciones y hacer lo que decimos; a nosotros nos ha funcionado sin tener ningún tipo de directriz y con todo en contra, porque nos decían, no vales, no lo hagas..."

Fran Monaj es natural de Cuarte, estudió Humanidades en la facultad de Huesca y cursó francés durante toda su vida académica, en una relación con el idioma extranjero que comienza con "suspensos sistemáticos" en francés. Hasta ahí, algo habitual.

El cambio comienza en el penúltimo año de carrera: "Vi que estaba haciendo algo mal", cuenta. "La profesora me dijo: haz lo que quieras pero el francés es como el dibujo; intenta sacártelo en septiembre pero no te hagas muchas ilusiones, siendo que el español se me daba bien, con facilidad de palabra y en redacción".

Se planteó el reto de un año de Erasmus en Francia, que le permitió cambiar la perspectiva o el enfoque. "En cuestión de meses y haciendo lo contrario a lo que se hacía en el sistema tradicional me di cuenta de que tenía fluidez, que avanzaba, que me había puesto al nivel de otros que estaban ahí y que eran profesores de francés"

Ese "justo lo contrario" supone un aprendizaje en cierta forma natural. En el sistema formal "se prima la gramática, la escritura después, la lectura después, luego la comprensión y luego hablar y es justo el proceso contrario", comenta. "Eso serviría -argumenta- para aprender latín o griego, que nunca los usamos".

"Se trata de mucho practicar y siempre corregir tu error". "Estando en Francia, hablaba con los bedeles, con los guardas, con todo el mundo y decía, sobre todo corrígeme". "Cuando te han corregido dos o tres veces una misma cosa, hacen que tú mismo te autocorrijas y esa motivación de ir viendo que lo haces mejor, te hace mejorar en todo", relata.

"El proceso es que una vez que has escuchado una frase muchas veces y la has hablado muchas veces, ya la puedes leer; y cuando la has leído muchas veces, ya lo puedes escribir". "Y una vez que has escuchado, hablado, leído y escrito una frase muchas veces, ya te explican lo que sea de gramática y todo te cuadra".

Fran Monaj pone el acento en el buen acento: "Es clave para el aprendizaje de un idioma". "Cuanto más parecido pronuncias no solo frases y palabras sino frases completas, cuanto más parecido imitas a un nativo, mejor lo comprendes".

Es posible incluso de adulto. "Nos ponemos mi hermano y yo de imagen de marca precisamente porque rompemos con esos mitos": se puede aprender bien un idioma, incluso de adulto, con buen acento y sin salir de tu país.

Con estos presupuestos de aprendizaje aquilatados por la experiencia propia con el francés, en 2001 marcha Fran Monaj a los Estados Unidos como profesor visitante tras preparar las pruebas en cuatro meses. De regreso, trabajó en el programa bilingüe del Colegio de San Vicente y ocupó plaza de profesor asociado en el grado de Filología Inglesa en la Universidad de Zaragoza.

En esos cinco años en el ámbito académico encontró demanda de personas que le solicitaban clases. En poco tiempo enseñaba a unas cuarenta personas. En esta situación, decidió con su hermano Carlos fundar Youtalk. "Lo que siempre hemos querido mi hermano y yo, que no teníamos nada que ver con la formación y el inglés y que hemos visto que partiendo de cero, el inglés nos ha abierto tantas puertas, queremos que nuestra forma de aprendizaje pueda repercutir en mucha gente", cuenta.

"Veíamos que hacer un cambio en el mundo siendo funcionarios era muy complicado; dejamos nuestro trabajo, yo con 34 años y mi hermano con 27", explica Fran quien afirma que "el verdadero movimiento emprendedor fue ese; dejar tres puestos de trabajo y lanzarnos a la empresa privada".

Arrancaron con las academias, a un buen ritmo. Sin embargo no alcanzaban para el "cambio global" que se proponen, y tras probar varios formatos y modelos alternativos, encuentran en Youtube una herramienta para acceder a un público masivo: "Si damos una clase estamos repercutiendo en seis personas, mientras que si grabamos un video de Youtube, mañana tendrá 15.000 visitas de modo que la capacidad de hacer cambios hoy pasa por internet". "La clave es probar muchas cosas pero hacer todas al cien por cien; y si lo haces así, de treinta cosas, habrá veinticinco que no sirvan, pero como todas las has hecho al cien por cien, en alguna das en el clavo", remacha.

Etiquetas