Huesca

VENTA AMBULANTE

Los vendedores del mercadillo de Huesca cuadran el espacio al milímetro para trasladarse a Obispo Pintado

Los vendedores del mercadillo de Huesca cuadran el espacio al milímetro para trasladarse a Obispo Pintado
Los vendedores del mercadillo de Huesca cuadran el espacio al milímetro para trasladarse a Obispo Pintado
P. S.

HUESCA.- Ya hay consenso entre los 49 vendedores que montan los sábados el mercadillo en la capital altoaragonesa para trasladarse a la calle Obispo Pintado. Todos se han puesto de acuerdo sobre la extensión y localización de sus puestos tras realizar una nueva medición de esta vía, donde han ajustado cada milímetro para repartir el espacio a gusto de todos.

La Junta de Mercados se ha reunido este martes con la concejala de Comercio, Rosa Gerbás, a quien le han presentado un nuevo plano de la distribución de esta calle, que quedaría repartida en toda su extensión en puestos de ocho, seis y cuatro metros.

Su propuesta queda ahora a expensas de que Bomberos y Policía Local den el visto bueno a este reparto este miércoles, ya que primero deben comprobar que se cumplen las medidas de seguridad.

A partir de allí, este jueves se marcarían los puestos en la calle Obispo Pintado para que, por fin, haya mercadillo este sábado tras dos semanas sin prestar este servicio.

Esther Jiménez, portavoz de los ambulantes, se ha mostrado satisfecha por "la colaboración permanente" con el Ayuntamiento y también con este nuevo reparto.

"Todo queda ahora en línea recta a lo largo de la calle", ha comentado Esther Jiménez, que ha mostrado a Rosa Gerbás esta nueva medición realizada por un profesional.

Jiménez ha recordado que los cálculos llevados a cabo hace unos días no eran correctos, de manera que cinco puestos quedaban desplazados y debían instalarse en la calle perpendicular de Ramón J. Sender, algo que no convenció a los vendedores.

"Hemos logrado reubicar a los cinco compañeros y tenemos la esperanza de que nos den el visto bueno porque hay espacio suficiente para que pueda pasar un coche de Bomberos o una ambulancia, si fuera necesario" ha planteado Jiménez.

También ha comentado que los vendedores ya han trabajado en Obispo Pintado, una zona más céntrica que su ubicación de los martes junto al camping San Jorge. Este nuevo emplazamiento podría ayudarles a impulsar sus ventas, que asegura que se han reducido en torno a un 80% en el último año.

Finalmente, ha planteado que los vendedores confían en volver al paseo Ramón y Cajal tras el periodo de nueve meses en los que se van a llevar a cabo las obras de reurbanización del Coso Bajo de Huesca. "El alcalde de Huesca nos ha hecho esa promesa, y esperamos que no se le olvide, y si no se lo recordaremos", ha manifestado.



Etiquetas