Huesca

MOVILIDAD

Los patinetes ya no pueden circular por zona peatonal de Huesca pero no necesitan seguro ni permiso

Los patinetes ya no pueden circular por zona peatonal de Huesca pero no necesitan seguro ni permiso
Los patinetes ya no pueden circular por zona peatonal de Huesca pero no necesitan seguro ni permiso
R.N.

HUESCA.- El Ayuntamiento se acogerá a la instrucción de la DGT relativa a los nuevos vehículos de movilidad personal (VMP, como patinetes eléctricos) hasta que el Gobierno central lleve a cabo la reforma del Reglamento General de Vehículos -actualmente en tramitación-, momento tras el cual la institución municipal procederá a modificar la ordenanza actual "adaptando" esa normativa nacional a "las características de Huesca".

La instrucción de la DGT, con carácter general y siguiendo la normativa europea, excluye los VMP de la homologación de los vehículos de dos o tres ruedas y los cuadriciclos y, por tanto, no se les exige ni autorización administrativa para circular ni seguro obligatorio.

Sin embargo, sí necesitan autorización administrativa para conducir y seguro obligatorio si superan la velocidad anteriormente apuntada de 25 kilómetros por hora.

FUERA DE LA ACERA Y DE ZONAS PEATONALES

La instrucción de la Dirección General de Tráfico también señala que los VMP deben circular fuera de las zonas peatonales y de las aceras -ambas zonas exclusivas de los peatones-, aunque se admiten las excepciones de monopatines, patines o aparatos similares "que lo hagan exclusivamente a paso de persona".

La sanción para los conductores de patinetes que vayan por zonas peatonales o aceras es una infracción grave con una multa de 200 euros.

Asimismo, los conductores están obligados a hacer las pruebas de alcoholemia y consumo de drogas. La negativa está sancionada con entre 500 y 1.000 euros en el caso del alcohol y de 1.000 en el de drogas.

Otras prohibiciones son las de circular usando el móvil, llevar a otra persona en el patinete o conducir de noche sin alumbrado ni prendas o elementos reflectantes.

En términos generales, y según la última instrucción de la Dirección General, toda persona que lleve un VMP tendrá consideración de conductor y, por tanto, estará sujeto a la normativa de tráfico y "especialmente a lo que se refiere a comportamientos prohibidos".

El vehículo de movilidad personal, además, queda definido como los vehículos con una única plaza y que están propulsados únicamente por motores eléctricos con velocidades máximas por diseño de entre 6 y 25 kilómetros.

Hace unas semanas, la Dirección General de Tráfico publicó una instrucción sobre VMP en la que aclara qué tipo de vehículos son y los criterios para denunciarlos por su mal uso. Ya en 2016, Tráfico emitió otra instrucción por la que los VMP tenían consideración de vehículos.

Ahora, la DGT aclara el marco jurídico de estos vehículos, las posibles infracciones que pueden cometer y, en atención a la normativa europea, adelanta la clasificación de los patinetes por categorías.

A partir de estas dos instrucciones, la de 2016 y la actual, el Gobierno central reformará el Reglamento General de Vehículos. Será entonces cuando el Ayuntamiento oscense comenzará la modificación de las ordenanzas municipales.

Hasta ese momento, el Consistorio "cumplirá" esta última instrucción transitoria. La institución municipal apuntó que este último documento de la DGT "regula y define estos aparatos" de movilidad personal, y "está dirigido a los usuarios, a los ayuntamientos y a los agentes de la autoridad".

La Dirección General de Tráfico ha publicado esta instrucción, entre otras causas, por "las dudas" que los VMP están generando entre los agentes de la autoridad y los propios usuarios.

ASOCIACIONES DE MOVILIDAD, A FAVOR DE LA REGULACIÓN

Tres asociaciones oscenses relacionadas con la movilidad (el Club Ciclista, la Peña Cicloturista y Huesca en Bici) coinciden en su sensación de que los nuevos vehículos de movilidad personal tenían que regularse para evitar problemas y poner fin al vacío legal que había hasta la fecha.

José Manuel Ballarín, del Club Ciclista, asegura que "todo lo que sea ordenar la diversidad que hay en movilidad siempre es necesario y conveniente" porque "la falta de regulación y su conocimiento siempre hace que pierda el colectivo más vulnerable: el peatón y las personas con movilidad reducida".

También Miguel Gállego, de la Peña Cicloturista, señala que el uso de los VMP necesita de regulación: "Hay que regular y también sancionar" las posibles infracciones que haya.

A juicio del presidente de la Peña Cicloturista, "no se puede dejar que (los usuarios de patinetes) hagan lo que quieran" con el pretexto de que la regulación pudiera perjudicar el uso de estos nuevos aparatos de movilidad.

Gállego destaca que los patinetes y similares no necesitarán ningún permiso ni seguro adicional, "pero sí normas como cualquier vehículo, como por ejemplo que no se pueda conducir usando el móvil, que se les pueda multar o que tengan que hacer las pruebas de drogas y alcohol". "Está bien regular todo esto para que no haya vacíos legales", concluye.

Desde Huesca en Bici, Samuel Escámez destaca que lo más importante de esta regulación y de su adaptación a la ciudad debe ser "sobre todo no permitir que circulen patinetes eléctricos sin homologar, quitar los patinetes con asiento y también los que tienen mayor potencia".

Asimismo, Escámez resalta que estos vehículos no deberían poder ir por los carriles bici.

Por otra parte, la regulación de la materia "clarificará y facilitará los usos", prevé Ballarín, quien considera que las normas no frenarán el auge de este tipo de vehículos, ya que "su uso se fomenta por sus propias características".

"El vehículo de movilidad personal es un fenómeno que ha llegado y no se va a detener porque facilita bastante la movilidad", sentencia el representante del Club Ciclista.

Dicho esto, Ballarín insiste en que estos vehículos deben ir acompañados de nuevas normas para que "todos tengamos claros nuestros derechos y nuestras obligaciones en un espacio que es de todos".

Un aspecto sobre el que Ballarín llama la atención es la no obligatoriedad del seguro. Precisa que aunque los conductores de VMP no necesiten seguros específicos, "seguirán respondiendo" de posibles daños a través del seguro de responsabilidad civil o del propio patrimonio personal.

LA NORMA LOCAL DEBE SEGUIR LA LÍNEA ESTATAL

En general, y en opinión del representante del Club Ciclista, la última instrucción de la DGT "recoge muy bien las situaciones y singularidades que se están dando" ya en las calles.

En este sentido, pide al Ayuntamiento que la normativa municipal siga la misma línea que la comunitaria y la nacional. "Es bueno que el marco sea uniforme", reflexiona.

De la misma opinión es Escámez. Para Huesca en Bici, las ordenanzas municipales tienen que inspirarse y seguir las mismas directrices que las normas europeas y estatales.

Etiquetas