Huesca

CONSECUENCIAS DEL COVID-19

Rogelio López, de ATRVA Huesca ante el coronavirus: "Si el transporte sanitario y la logística sigue, no podemos parar"

Los talleres de reparación de vehículos continúan abiertos para trabajar para los servicios esenciales durante cuarentena por el coronavirus

Rogelio López, de ATRVA Huesca ante el coronavirus: "Si el transporte sanitario y la logística sigue, no podemos parar"
Rogelio López, de ATRVA Huesca ante el coronavirus: "Si el transporte sanitario y la logística sigue, no podemos parar"
P.S.

Coches de Policía o Guardia Civil, del Salud, ambulancias, camiones... ¿qué ocurre si se estropean? Podrían paralizarse envíos o desplazamientos de servicios esenciales, además se trata de vehículos que ahora más que nunca necesitan estar en las debidas condiciones de seguridad y mantenimiento. Es por ello que los talleres de reparación de vehículos, que desde un punto de vista técnico jurídico son establecimientos industriales, que desarrollan una actividad industrial y de prestación de servicios, se convierten en algo esencial durante este confinamiento. Y es que la Abogacía General del Estado establece que los talleres pueden permanecer abiertos durante la duración del decreto de estado de alarma, pero no pueden desarrollar actividades comerciales de bienes al por menor. Es decir, que como todo lo demás, está en servicios mínimos y eso se traduce en pérdidas económicas.

"De momento aun no sabemos lo que supondrá", explica Rogelio López, secretario de la Asociación Provincial de Talleres de Reparación de Vehículos Automóviles de Huesca, ATRVA.

"Cada taller ha obrado según ha creído necesario", indica. Unos han cerrado directamente con la excusa de hacer unas vacaciones, mientras otros aprovechan para ponerse al día y así a la vuelta evitar retrasos. Es una manera de que los empleados puedan seguir trabajando porque, como comenta López, "no tenemos datos, pero es muy probable que haya varios ERTE en la provincia". "Porque los servicios mínimos son eso, mínimos, para una situación de emergencia, no para evitar pérdidas", así recuerda López que deben seguir teniendo presencia. "Mientras los transportes sanitarios puedan estropearse, estaremos ahí y mientras la logística siga funcionando no podemos parar nosotros". Porque también es indispensable el mantenimiento del servicio de transporte terrestre para garantizar el suministro de productos y de bienes de primera necesidad.

Casi todos los talleres altoaragoneses están abiertos por si se les necesita. Es el caso de talleres San Jorge de Huesca. "Estamos abiertos más por honor que otra cosa, porque sabemos que estamos perdiendo dinero, pero más vale un mes parado que perder una vida", asegura Félix Orduna desde el taller en el que eran cinco empleados mecánicos y ahora son dos.

Cuenta Orduna que, muy a su pesar, han tenido que hacer un ERTE mientras dure esta situación de estado de alarma, pero "es importante que la gente no se exponga al virus si no es por extrema necesidad, yo no soy una persona de riesgo pero pienso en mi suegra o amigos mayores y creo en la exigencia de que seamos responsables".

Desde su taller, donde en estos días sólo ha entrado un vehículo de reparto cuyos frenos no funcionaban bien, nos indica Orduna que su percepción del sector es que se está cumpliendo la normativa y "aquí estamos solidarizándonos con el resto de sectores". También emplean el tiempo para ponerse "al día con cosas atrasadas y con los vehículos de la semana pasada".

En cuanto a los suministros, apuntan desde la Asociación que de momento no les han trasladado que haya problemas, pero "de seguir así mucho tiempo alguno podrá haber, si esto se alarga ya veremos".

A este respecto, desde talleres Sánchez, de Huesca, recuerdan que sólo "se atiende lo extremadamente urgente, tanto en reparación como en suministros, por eso el material que llega es escaso".

E informan desde su página web de que han cesado toda su actividad "hasta el levantamiento del estado de alarma". Con un mecánico y otras dos personas para informar a los clientes de la situación, están a puerta cerrada, pero con un servicio de guardia preparado "ante cualquier intervención que puedan necesitar los vehículos de cualquier autoridad sanitaria o de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

En el taller, como ocurre en otros muchos, informan de que "siempre hay faenas atrasadas" y están aprovechando para revisar los coches que tienen allí desde la pasada semana pero que salvo por casos excepcionales, "como el de un señor de Salamanca que tenía que regresar a su ciudad", no se entregarán aún.

Así están actuando en los talleres de la provincia, con todo preparado por si hay una urgencia y asumiendo las pérdidas mientras siguen pagando los gastos por tener los locales abiertos.

Etiquetas