Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

La atención a domicilio se amplía a personas que no eran usuarias previas crisis generada por el coronavirus

Los Servicios Sociales de las comarcas reorganizan esta prestación, que en todo Aragón llega a 3.500 hogares

La atención a domicilio se amplía a personas que no eran usuarias previas crisis generada por el coronavirus
La atención a domicilio se amplía a personas que no eran usuarias previas crisis generada por el coronavirus
S.E.

HUESCA.- El Servicio de Atención a Domicilio que prestan las comarcas y entidades locales de Aragón del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) se ha reestructurado por completo desde que se decretó el estado de alarma para atender las nuevas necesidades de la población que, al verse confinada, no requiere el servicio tradicional en algunos casos o demanda nuevas atenciones, en otros. "Se está reorientar las atenciones en función de las necesidades más imperiosas", explica Jorge Sánchez, jefe de Sección de Coordinación Funcional del IASS. En estos momentos, en todo Aragón, los servicios personalizados atienden 1.150 llamadas telefónicas diarias, se sirven medio millar de comidas y, sin contar con los datos del Ayuntamiento de Zaragoza, más de 3.500 personas se siguen beneficiando de esta prestación.

La reorientación se ajusta las necesidades del momento, como en aquellos casos de personas usuarias que se dieron de baja temporalmente porque se fueron a vivir con familiares. Como sucedió en la Comarca de Los Monegros, donde "esta semana hemos empezado a reactivar alguno de los casos que se habían dado de baja -unos 100-", explica Chus Zapater, directora del Centro Comarcal de Servicios Sociales, que asegura que desde que empezara el confinamiento ya se han realizado 1.400 llamadas de seguimiento.

Al alargarse el confinamiento, añade, "quienes en un momento puntual prescindieron del servicio, pueden volver a necesitarlo, por reincorporación del cuidador al trabajo, por cuidado de personas dependientes, o personas mayores que están atendiendo a familiares de más edad. Se está revisando semanalmente".

Dicha reestructuración tuvo en cuenta no sólo a las personas usuarias habituales sino a quienes pudieran necesitar de estos servicios. "Vimos que teníamos que tener previsión en caso de que hubiera contagios entre auxiliares, entre personas usuarias o que tuviésemos que prestar ayuda a domicilio a personas que no estaban en el servicio, pero que pudieran necesitarlo por haber enfermado", explica Zapater.

Para ello, se dejaron auxiliares libres de horas, "aisladas lejos de los focos de contagio, para que estuvieran preparadas para asumir casos nuevos o para ser contratadas por el Ayuntamiento de Sariñena para la residencia", uno de los focos de la provincia, a donde ya se han incorporado "algunas de ellas, y se van a seguir incorporando otras cuando se produzca el cambio con quienes están confinadas".

Las entidades locales siguen contando con el presupuesto del Fondo Social Comarcal y el apoyo financiero del IASS para programas específicos. En la comarca monegrina, de hecho, se ha implementado un servicio de apoyo psicosocial a las familias de las personas usuarias de la residencia, así como para las de las fallecidas, en donde "la psicóloga está haciendo un seguimiento mucho más específico de la evolución del duelo", añade Zapater.

Desde el Centro Comarcal de Los Monegros se siguen efectuando la teleasistencia -que en todo Aragón llega a 17.473 hogares-, seguimiento de menores que se han quedado sin servicio de comedor, casos activos de violencia de género y urgencias, así como "garantizar que las necesidades de medicamentos o alimentos en los distintos municipios se cubren".

Etiquetas