Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Luis Rodríguez: "La vivienda determina la exclusión de una persona"

El segundo reto de "Vamos Huesca" paliará los problemas de hogar de personas en vulnerabilidad, que la crisis agrava

Luis Rodríguez: "La vivienda determina la exclusión de una persona"
Luis Rodríguez: "La vivienda determina la exclusión de una persona"
S.E.

HUESCA.- La iniciativa Vamos Huesca está a más de medio camino de conseguir el segundo reto planteado -con el objetivo económico de 24.000 euros- que busca asegurar la vivienda a diez familias durante dos meses. La iniciativa ya proveyó con 6.000 mascarillas a los centros asistenciales con los primeros 12.000 euros recaudados. El importe acumulado desde el inicio superó este miércoles los 20.000 euros.

Una cifra lograda a partir de donaciones particulares y de empresas, más los aportes directos y por entidad de 5.000 euros por parte de Ibercaja Banca, Fundación Ibercaja y el Ayuntamiento de Huesca, en cuyo caso la partida sale del presupuesto para este ejercicio que tiene el Área de Derechos Sociales, según la concejala Rosa Serrano, para quien esta crisis está poniendo de manifiesto la gran solidaridad entre particulares y empresas," con el objetivo común de "disminuir los efectos sociales de la crisis entre colectivos vulnerables de la ciudad".

Unos efectos que tienen en la vivienda uno de los elementos "fundamentales" que determina que una persona o una familia estén en riesgo de exclusión social, según Luis Rodríguez, coordinador de Animación Comunitaria de Caritas Huesca, entidad encargada de gestionar las donaciones de este segundo reto para que lleguen a las personas más afectadas.

"La mayor parte de las familias atendidas por Caritas por cualquier otra cuestión de necesidad social tenían en la vivienda uno de los ámbitos que más afectaba a su situación de exclusión social", explica, haciendo referencia al seguimiento que la organización realizó el año pasado en materia de vivienda, "Antes de esta crisis social y sanitaria -añade-, estábamos notando un incremento de los alquileres que afectaba en el día a día de las economía más precarias o en situaciones de más vulnerabilidad", explica Rodríguez.

Garantizar la vivienda a diez familias durante dos meses es una forma más de poner un objetivo concreto -12.000 euros-, de forma que se pueda continuar ayudando a paliar unas necesidades de vivienda que si bien están presentes todo el año se están viendo agravadas por la pandemia y las medidas para contenerla. "Seguimos atendiendo al perfil y situaciones familiares que veníamos atendiendo pero agravado", incide Rodríguez. Aunque empiezan a observar que ya "la pérdida de empleo está afectando a muchas economías de subsistencia que han visto como su fuente de ingresos se ha ido al traste" y que repercute en los gastos destinados a la vivienda.

Una situación que atraviesa más a personas migradas que se encuentran en situación irregular o a quienes con alquileres sin contrato se quedan fuera de las ayudas a la vivienda anunciadas durante el estado de alarma. "Lo tienen más difícil quienes están en una situación irregular, porque no pueden aportar la documentación que piden" explica Felipe Munuera, director de Caritas Huesca La canalización de estas donaciones se harán en base a las tareas de seguimiento, análisis y acompañamiento sobre las que viene actuando la entidad. Munuera, resalta la "coordinación de todas la entidades de manera que cada uno ha puesto de su parte", así como "la implicación de todos en esta colaboración, no es perfecta pero es buena" en relación a todo el trabajo necesario "detrás de esa coordinación para llegar a todo". Roberto Cerdán, director del Centro Ibercaja Huesca de la Fundación Ibercaja, remarca que el intento ha sido "colaborar entre todos en lo que cada uno pueda. Hay personas que ya estaban en mala situación y ahora su situación es extrema".

Etiquetas