Huesca

TODOS JUNTOS CON SAN JORGE

Francisco Escartín: “No es nuestra función, pero si alguien quiere viajar sin motivo, le advertimos”

Taxistas y transportistas

Francisco Escartín: “No es nuestra función, pero si alguien quiere viajar sin motivo, le advertimos”
Francisco Escartín: “No es nuestra función, pero si alguien quiere viajar sin motivo, le advertimos”
S.E.

Cuánto me costaría que me llevara a Sabiñánigo , le preguntó un hombre a un taxista en la estación oscense. La primera respuesta fue avisarle de que si no hay un motivo justificado se expone a una multa. Y el precio no hizo falta, el viaje ya no se hizo. "No es nuestra función, pero si alguien quiere viajar sin motivo, le advertimos", comenta Francisco Escartín, vicepresidente de la Asociación Provincial de Autotaxi, un colectivo que estos días está en la calle para prestar un servicio básico. Y están por eso, no por la rentabilidad, porque ha caído un 90 %.

Los conductores de transporte de mercancías también salen a la calle cada día para garantizar el suministro de materia prima en las fábricas, los alimentos en los supermercados o todo tipo de necesidades personales con la paquetería a domicilio. Este sector también está tocado por la crisis, porque también ha descendido su facturación, según explica el presidente de la Federación Provincial de Transporte de Mercancías, Fernando Callizo. Pero siguen en la calle cada día. Eso sí, en ambos casos se extreman las medidas de protección individual así como la desinfección de los vehículos en cada turno.

"Si la gente se queda en casa, que es lo que tiene que hacer, perdemos servicios. La caída ha sido de un 90 % porque ahora las salidas son principalmente para ir al hospital o por las mañanas para llevar a gente a trabajar allí o a residencias", apunta Escartín. Por la noche, que en otros momentos hay tres taxis disponibles, ahora solo hay uno, pero es que igual factura 11 euros de dos servicios. "El otro día me rompió aguas en el taxi una embarazada de camino al hospital. Pasaron más apuros que yo, pero no pasa nada. El vómito de un borracho molesta, pero el de un niño o esto nunca molesta", comenta como anécdota Francisco Escartín. Indica que la Asociación ha estado en contacto permanente con el Ayuntamiento de Huesca para establecer los protocolos y los servicios básicos. Solo que hay gente a la que le cuesta entender que solo puede viajar una persona por taxi. Además, "nos han puesto un servicio gratuito para desinfectar los taxis al final de cada turno y lo hacen muy bien tanto por dentro como por fuera", resalta.

En el caso de los transportistas, el mayor problema se lo encuentran los de larga distancia para encontrar espacios para comer o poder ducharse, aunque las empresas han buscado soluciones para la doble conducción. Los repartidores se quedan a dos metros de las puertas, además de llevar las medidas de protección individual. Aunque inicialmente había carencia, ahora el ministerio ya les ha abastecido. Con seguridad, siguen en la calle.

Etiquetas