Huesca

CUENTAS MUNICIPALES

El Consistorio de Huesca cierra 2019 con superávit de 40.000 euros que no puede usar

El incumplimiento de la regla de gasto hace que el Ayuntamiento deba mantener esta cantidad sin destino

El Consistorio de Huesca cierra 2019 con superávit de 40.000 euros que no puede usar
El Consistorio de Huesca cierra 2019 con superávit de 40.000 euros que no puede usar
D.A.

HUESCA.- El Ayuntamiento cierra el ejercicio económico de 2019 con un superávit de 40.000 euros y, sin embargo no podrá utilizarlo porque cerró el año sin cumplir una de las condiciones que establece la normativa de haciendas locales para poder hacerlo: no superar la regla de gasto. De esta manera, el Consistorio no podrá engrosar las partidas destinadas a paliar la crisis socioeconómica generada por la pandemia al menos con cargo al superávit, aunque pueda recurrir a la modificación del presupuesto de este ejercicio.

Hay que recordar que el alcalde, Luis Felipe había remitido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una carta en la que le solicitaba que cambiara la normativa que impide a los ayuntamientos disponer libremente del superávit, precisamente argumentando que estas cantidades podrían ser destinadas a reforzar los fondos locales para hacer frente a las necesidades sobrevenidas por la covid-19, tanto en materia social como en ayudas al tejido productivo. Conviene recordar que hay comprometidos incrementos de 200.000 euros en ayudas de urgencia.

El incumplimiento de la regla de gasto al exceder el tope autorizado para el año pasado, supone además que el Consistorio va a tener que presentar al Ministerio de Hacienda un plan económico-financiero en el que detalle qué medidas va a tomar para volver a cumplir este criterio. Hay que señalar que las corporaciones locales están obligadas a mantener la estabilidad presupuestaria, no sobrepasar el límite de deuda, cumplir los plazos de pago sus proveedores de bienes y servicios y no superar el límite de gasto establecido para cada una de ellas. Hay que señalar que la Corporación oscense cumple las tres primeras.

El Ayuntamiento tuvo que hacer frente entre 2014 y 2016 como consecuencia del incremento de la deuda para abonar la cuantiosa sentencia del Polígono 32, que obligó al Consistorio a abonar casi 9 millones de euros entre el coste de expropiación por sentencia judicial y los intereses de demora.

Sin embargo, una vez concluido este, los ejercicios 2017, 2018 y 2019, el Consistorio pudo destinar el superávit a financiar obras públicas en la ciudad.

El concejal de Hacienda, José María Romance, informó este jueves de la situación a la Junta de Portavoces. Posteriormente, el gobierno consistorial emitió una información sobre el asunto con unas declaraciones del regidor en las que explicaba el origen del aumento del gasto el año pasado: "Es consecuencia principalmente de decisiones que no dependen directamente del Ayuntamiento, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional, la subida de la masa salarial, el aumento del porcentaje de la aportación del Consistorio a la Seguridad Social de los Policías Locales regulada por la nueva normativa de jubilación anticipada o el aumento de los precios de suministros como la luz o el gas".

Al no cumplir la regla de gasto, proseguía el concejal en sus explicaciones, "en estos momentos, salvo que haya algún cambio normativo como consecuencia de la crisis económica derivada del coronavirus, no podremos hacer uso ni del superávit ni del remanente de tesorería". Hay que señalar que el ejercicio 2019 se cerró con un remanente de tesorería de 1,2 millones de euros. Se trata de la cantidad que el Consistorio tiene en caja.

Según los datos recabados por este diario, el gasto extra del año 2019 que ha llevado a no cumplir los límites establecidos son unos 3,5 millones de euros, con un incremento del 2,5 % respecto al previsto inicialmente.

Etiquetas