Huesca

CORONAVIRUS DESESCALADA

Gran parte de la hostelería opta por abrir cuando el tráfico sea interprovincial

Son contados los establecimientos que este lunes se ponen en marcha para recibir a visitantes y turistas

Gran parte de la hostelería opta por abrir cuando el tráfico sea interprovincial
Gran parte de la hostelería opta por abrir cuando el tráfico sea interprovincial
S.E.

HUESCA.- El sector hotelero de las zonas de mayor atractivo turístico de la provincia afronta su desescalada con incógnitas. De momento, son contados los establecimientos que este lunes abren, ya que consideran que la prohibición de circular entre provincias hace inviable sus negocios, por lo que prefieren esperar a que se pueda circular sin esa limitación. Mientras, se preparan para recibir a los turistas, aunque son conscientes de que el inicio será poco a poco y confían en poder alargar la temporada estival.

A pesar de la entrada de la Jacetania en la fase 1 de la desescalada, "ahora mismo, no hay libertad para viajar y, a priori, los viajes entre provincias no se podrán hacer hasta el mes de julio, siempre y cuando la mejoría de la situación sanitaria se consolide", indicó Pedro Marco, administrador del grupo Inturmark, que gestiona en Jaca el Hotel Oroel y el Gran Hotel, cuya web permite hacer reservas desde el 1 de julio.

Según el empresario, "tampoco se van a llenar los hoteles desde el primer día que se pueda viajar. Lo lógico es que la gente comience a viajar en esas fechas y que se empiecen a abrir los hoteles de forma progresiva. Como ya conocemos de otros años, la primera quincena de agosto es el momento de mayor ocupación y en ocasiones también la última quincena de julio, pero este año son todo incógnitas".

"Ya se está hablando en algunos sectores del "veroño", con la esperanza de que este año el verano se alargue un poco y se solape con el otoño", continuó Marco, que agrega que "hay eventos que se han retrasado para septiembre y ello nos lleva a pensar que septiembre podría ser incluso más movido que julio".

En cuanto a la apertura del sector, "es de esperar que primero abran pequeños hoteles familiares, casas rurales, campings o apartamentos turísticos, con menores costes de estructura. Y, conforme vaya aumentando la afluencia de visitantes, se complete toda la oferta de alojamiento de los valles. Es pronto para adelantar esto con mayor detalle. Dependerá de la evolución de la situación sanitaria y de la confianza para viajar con seguridad", concluyó el jaqués.

La entrada del Pirineo en la fase 1 "no se va a notar mucho, pero son pequeños pasos que se dan", según el presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, que insiste en que "hasta que no se permita el tráfico interprovincial, la repercusión sobre el sector turístico no será mucha".

Por lo menos, "la movilidad de personas de la misma provincia hará que suba gente al Pirineo y que el ambiente se anime un poco, pero todo se va a abrir despacito", a juicio del también alcalde de Villanúa, donde los bares "están buscando fórmulas" para estar a disposición del público, porque "hay muchas ganas de tomar algo en la terraza, aunque sea con la gente del pueblo".

Del mismo modo, "hay gente con muchas ganas de venir al Pirineo y hacerlo con las garantías de estar en un valle donde el coronavirus ha tenido poca presencia", apuntó Luis Terrén.

En la vecina comarca del Alto Gállego, la mayoría de hoteles y restaurantes abrirán sus instalaciones en la fase 2 de la desescalada o cuando se permita viajar entre provincias. Sandra Lecina, directora de la Asociación Turística Valle de Tena, indica que están recogiendo las medidas "para abrir con seguridad e intentar adaptar los negocios. Este lunes empezarán a abrir algunos bares y algún hotel, pero por ahora son casos contados, ya que el punto de mira está puesto en la apertura de ese movimiento interprovincial". Asimismo, apunta que les está llegando alguna reserva de la provincia.

Ana Castillo, gerente de la Asociación de Empresarios Pirineos Alto Gállego (Aepag), explica que por el momento "terrazas de bares y restaurantes muy poquitos tienen intención de abrir, principalmente porque hay algunos que al poner el 50% de las mesas que tienen en licencia municipal, no les es rentable. En algunos casos pueden poner apenas dos mesas". Y en cuanto a los hoteles, señala que "la mayoría de nuestros socios, por el momento, no van a abrir ya que no se prevén clientes siendo que solo podemos movernos dentro de la provincia." Por su parte, Juan Ignacio Pérez, director del Hotel El Privilegio, en Tramacastilla de Tena, indica que ellos abren a todos los clientes y explica que en este estado de alarma éste es uno de los hoteles de emergencia para servicios esenciales abiertos en Aragón, "con lo que ya llevamos como un entrenamiento".

En cuanto a las medidas que han adoptado, explica que han quitado mesas del restaurante "para garantizar la distancia entre los comensales. Nuestro bufet de desayuno no desaparece sino que lo trasladamos a la mesa y el personal llevará cualquier cosa que el cliente necesite. Y la intención es mejorar más nuestros procesos de limpieza para conseguir un espacio seguro y saludable para nuestros clientes. Vamos a hacer un hotel más exclusivo". Hoy su terraza estará abierta "diferenciando muy bien las zonas y la distancia".

Otro de los bares restaurantes que abre este lunes su terraza es el Sarao de Escarrilla. Gelo Lamenca indica que han podido habilitar la terraza cubierta con cuatro mesas y cuentan con autorización del Ayuntamiento para poner terraza al aire libre con otras cuatro mesas. "También hemos preparado unos menús para llevar y la carne que veníamos haciendo a la brasa, como el entrecot o el chuletón, la entregamos envasada al vacío con una barbacoa de un solo uso, de 40x30, para que el cliente se lo prepare en casa, y con una ensalada, a precios asequibles", apunta.

En Sobrarbe, la presidenta de la Asociación Empresarial Turística, Paz Agraz, explica que siguen trabajando en un protocolo para recibir a los visitantes con seguridad tanto para ellos como para la población local. De momento, los establecimientos hoteleros no abrirán ya, sino que prefieren esperar a finales de mayo, junio o julio porque además de la "incertidumbre" con la que viven la desescalada, consideran que mientras no se pueda circular entre provincias la gente se acercará a la zona en el día y regresará a dormir a sus casas. Sí que tienen previsto abrir algunas terrazas de bares.

En Ribagorza y, en especial, en el Valle de Benasque, quieren ser "optimistas" y buscar las fortalezas de la zona ante esta situación de crisis sanitaria. El sector turístico mira con prudencia junio y se centra, sobre todo, en el momento en que se recupere la movilidad interprovincial.

El presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, comentó que la mayoría de los establecimientos turísticos esperará a que la desescalada permita la circulación entre provincias. "La mayoría de nuestros clientes son de Zaragoza, Barcelona, Madrid o Valencia, así que la mayoría esperará porque dependemos de la gente de fuera".

La apertura, aseguró Ciria, será cuando estén definidos los protocolos sanitarios. "Estamos esperando la normativa, pero mientras vamos avanzando con instalación de máquinas de ozono y otras medidas", detalló, avanzando que la inmensa mayoría no se plantea abrir hasta mediados o finales de junio.

La promoción, que reforzará la propia Comarca de la Ribagorza, será fundamental de cara a la campaña estival. "Vamos a ser optimistas porque tenemos un gran destino con muchos espacios abiertos, sin aglomeraciones, con naturaleza y aire limpio", recordó Ciria, quien aventuró un arranque lento de la campaña estival. "Es algo nuevo, así que el principio será flojo, pero esperamos que al final se reactivará el verano, sobre todo, la segunda quincena de julio y en agosto", concluyó.

En Somontano, la ruta de las pasarelas y la colegiata de Santa María, en Alquézar, seguirán cerradas al público sin fecha fija de apertura, informó el alcalde José Mariano Altemir. En su doble condición de alcalde y empresario hostelero, estima que, a partir del 15 de julio, "se notarán los efectos en la ocupación de plazas con tendencia a mejorar en agosto, pendientes de que haya fiestas, y que entre septiembre y octubre, las previsiones son mejores y buenas dentro de lo que cabe".

Añade que "es evidente la dependencia del turismo francés, que ha sido clave en Guara-Somontano, y de las reacciones en Cataluña, Madrid y Zaragoza. A favor tenemos la referencia del territorio, entre los más atractivos en Huesca, y por las percepciones de otros alcaldes de lugares similares, en la provincia, somos optimistas con moderación." Por su parte, Laura Ventura, presidenta de la Asociación Empresarios de la Sierra de Guara, cree que "los efectos de apertura de la fase se notarán muy poco en la primera semana y creo que la mayor parte esperaremos hasta el 24 de mayo para ver si vienen clientes de otras provincias porque con la de Huesca es insuficiente. Desconozco cuantas empresas abrirán esta semana porque ha sido todo muy rápido".

Etiquetas