Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Sin San Lorenzo no hay feriantes: "Por ahora no hay ninguna medida que nos tenga en cuenta"

Un 80 % del negocio de este sector se realiza entre marzo y octubre

Sin San Lorenzo no hay feriantes: "Por ahora no hay ninguna medida que nos tenga en cuenta"
Sin San Lorenzo no hay feriantes: "Por ahora no hay ninguna medida que nos tenga en cuenta"
V.L.

HUESCA.- Cualquiera que piense en fiestas populares no podrá evitar que su mente viaje a esos espacios llenos de luces, sonidos de bocinas y sirenas, olor a churros y salchipapas, y con la cantinela de las tómbolas de fondo que repite "qué alegría, qué alboroto, otro perrito piloto" con cada papeleta premiada.

Sin fiestas, no hay feriantes. "Es una catástrofe", concluye Cristóbal Pueo, cuarta generación al frente del Churrería Pueo, a quien todo esto le ha pillado con "género comprado para hacer la temporada". Concretamente en las Fallas, donde a los tres días de abrir "me mandaron para casa, con todo el camión lleno de género y habiendo pagado las tasas municipales, esa es otra", remarca.

José Sada, uno de los propietarios de Atracciones Sada, cree que "al sector le va a costar recuperarse muchísimo, porque dependemos de las aglomeraciones y de la fiesta y esto va a tardar. A parte de la incertidumbre de, ya que no sabemos hasta dónde podemos llegar, qué legislación nos van a aplicar, no sé si iremos de la mano de los parques de atracciones. Hasta ahora no hay ninguna medida que cuente con nosotros".

Mientras, los gastos continúan, los sueldos de trabajadores autónomos, cinco más un empleado, en el caso de la Churrería Pueo, y doce en el caso de los Sada. Unas 35.000 familias "y unos 200.000 puestos de trabajo directos" en toda España.

Gastos que incluyen créditos, las revisiones de las atracciones o los seguros de los camiones, por ejemplo, "que los voy a llevar porque se tienen que pasar, pero los volveré a encerrar y seguramente los seguros vuelvan a caducar", explica Sada, antes de que pueda volver a sacarlos para hacer una ruta.

Una ruta que, en su caso, además de por la provincia de Huesca, les lleva a Cataluña o Andorra.

Poniendo la vista a finales de la desescalada, la perspectiva no mejora. "La fiesta mayor de Puigcerdá (para el 16 de julio) la tenemos aprobada pero no sabemos si se va a celebrar". Las dos de Andorra, a finales de julio y primeros de agosto, "estamos a expensas de que nos digan en junio pero ya nos han dejado entrever que puede que no se celebren. La Seu de Urgell, donde van los feriantes con las máquinas más grandes que vienen a San Lorenzo, también están suspendidas", asegura Sada, que además señala que un aspecto clave del negocio es "la continuidad": "No puedes arrancar un negocio con todo el gasto que conlleva para hacer una feria en julio, otra en septiembre y otra en diciembre".

Lo mismo para los Pueo que, al margen de en fiestas populares, también trabajan en mercados mensuales como los de Binéfar o Monzón. Eventos fijos para los que se realiza una inversión anual -en referencia a las tasas municipales- que de momento no saben cuándo van a recuperar. "Los tenemos pagado desde enero, unos 400 euros al año", por cada uno. San Lorenzo no lo pagarán porque ni siquiera ha dado tiempo a lanzar el concurso, "pero hubieran sido 1.500 euros", afirma Pueo que sobre la respuesta de las administraciones asegura que lo único que reciben es "ya te lo devolveremos o para el año siguiente, pero yo de momento ya lo he pagado", añade Pueo.

Aunque no se pone en duda de que "si hay riesgo, por supuesto que hay que cancelar", Pueo opina que se han adelantado mucho para tomar la decisión, quedan tres meses". Antes de poner en marcha cualquier iniciativa alternativa, con las medidas de seguridad y cambios en los accesos, habría que resolver, según Sada, qué sucede con las tasas que se deben pagar para poder abrir el negocio, si van a ser las mismas, ante un previsible menor rendimiento.

Etiquetas