Huesca

ALTO ARAGÓN ECONÓMICO

Los instaladores reclaman un plan de estímulo del consumo

Ricardo Arilla, presidente de Apehim, afirma que el efecto de la covid está siendo desigual dentro del sector

Los instaladores reclaman un plan de estímulo del consumo
Los instaladores reclaman un plan de estímulo del consumo
S.E.

HUESCA.- La Asociación Provincial de Instaladores y Mantenedores de Huesca (Apehim) reclama al Gobierno de Aragón el establecimiento de un nuevo plan de estímulo del consumo de electrodomésticos, calefacción y climatización en la línea de realizado en una etapa anterior con el objetivo de impulsar la actividad dentro de un sector que está acusando de una manera desigual la coyuntura provocada por la emergencia sanitaria, el estado de alarma, el confinamiento y la progresiva vuelta a la normalidad. La falta de pulso, la insuficiencia del tamaño de las empresas que agrupa esta organización y, sobre todo, las carencias de profesionales constituyen los tres grandes problemas que comprometen la estabilidad y el despegue de las compañías de instalación.

En la provincia de Huesca, más de 400 empresas están inscritas en la asociación, que dan empleo a 1.444 trabajadores, una leve disminución en este último parámetro y en otros que ya aventuraban, previamente a la paralización de la actividad, una cierta desaceleración económica. Ricardo Arilla, presidente de Apehim, resume la variación de circunstancias dentro de los asociados de forma taxativa: "Hay de todo, como en botica. Somos unas cuantas honrosas excepciones las que sostenemos un nivel de movimiento importante, fundamentalmente empresas que hacemos mantenimientos a industrias favorecidos por ser consideradas esenciales y, por tanto, proclives a la subcontratas para desarrollar los trabajos. A nosotros no se nos ha notado prácticamente nada. Pero el escenario es variopinto, porque pocas empresas tienen personal propio y muy pocas tenemos 8, 10 o 15 trabajadores, de manera que cuando salen trabajos en ayuntamientos, comarcas, fábricas, las estaciones de Aramón u otras entidades, si no tienes capacidad de personal y de equipamiento ni te llaman ni te invitan a concursos".

Por el contrario, más del 80 por ciento de los asociados apenas tienen operarios, son autónomos que dependen de la llegada de encargos de comunidades de vecinos, de pequeñas viviendas, de chalés, de algún local comercial que equipan o que mantienen. Ahí sí que se ha notado mucho el impacto del coronavirus, ha habido ERTE y se ha reducido mucho el trabajo".

UN PLAN VIRTUOSO

Demanda Ricardo Arilla del Gobierno de Aragón que retome el plan de renovación del "parque" de las viviendas y de los locales relacionado con la climatización, con la calefacción y con los electrodomésticos, con la geotermia y otros equipamientos para el confort en el hogar o en los espacios de pública concurrencia. "Esto nos permitiría, además, apostar por la sostenibilidad primando la eficiencia energética, el bajo consumo, la utilización de fuentes renovables y la obtención de rendimientos con el gasto de menos recursos".

Una inspiración que ya se ha materializado en otros sectores que se encuadran en la Federación de Empresarios del Metal (Femhu) que el propio Arilla preside. "A nuestra federación le parece estupendo el plan renove para la maquinaria agrícola con 8 millones de euros de los que cinco van a parar a sustituir tractores y otra maquinaria. Y lo que atañe a la de vehículos automóviles, con esos 3.750 millones anunciados esta semana, también nos va a venir bien. Pero la reclamación respecto a los instaladores tiene todo el sentido, porque hoy en día la fabricación de calefacción incorpora criterios y mecanismos para la eficiencia energética que es hoy absolutamente necesaria, y que se aplica también en la gama blanca de las lavadoras, los lavavajillas o los frigoríficos, que actualmente aportan más rendimiento y menos consumo. Y habría que pensar en promover el cambio de las luminarias de mercurio o de sodio por las LED. Incluso sería bueno para la administración, porque la adquisición de todo este equipamiento revertiría en impuestos que irían a parar a las arcas institucionales".

TAMAÑO Y FORMACIÓN

La necesidad de engrosar el tamaño de las empresas de este sector para que sean más competitivas está directamente asociada a las exigencias de estos tiempos. "Hoy en día, las empresas de instalaciones estamos muy exigidas a la hora de afrontar encargos y de trabajar con fuentes y técnicas como las energías eólica y solar fotovoltaica, la aerotermia, la geotermia, el frío... Suponen un volumen importante, pero para encarar el futuro nos hace falta personal especializado. Lo ideal sería que hubiera muchas más empresas con quince o veinte trabajadores. Todas las que tienen ese volumen están hasta arriba de trabajo por las demandas desde las fábricas o desde otras empresas de construcción que buscan un volumen y unas garantías. Es muy importante la falta de mano de obra. Nos estamos encogiendo no porque queramos, sino que no encontramos perfiles de profesionales preparados y, además, algunos operarios se acaban yendo a empresas grandes. Así, es difícil suplir a un buen profesional".

La Federación y la Asociación que preside ha manifestado esta inquietud reiteradamente a las autoridades educativas. "Necesitamos una buena Formación Profesional, e incorporar figuras como la antigua del aprendiz que estudie y a la vez trabaje, chavales que se formen donde más van a aprender, en las empresas, para entrar en contacto con las prácticas sobre las instalaciones o sobre la robótica. Los grados superiores de la FP están repletos de oportunidades y hay que mejorar sus capacidades trabajando con nosotros, porque les podemos inculcar el oficio. Hay que convencer también a la sociedad, como a las administraciones y a los educadores, porque aquí hay oportunidades y no conseguimos que cuajen. Hoy este mundo es muy rico, porque toman contacto con la energía eólica, con la robótica, con la electricidad, con los automatismos... Las instalaciones de hoy nada tienen que ver con las de antes. La geotermia y la aerotermia son todo un mundo que funciona muy bien".

Concluye Ricardo Arilla haciendo un llamamiento a la necesidad de "proteger a las pequeñas y medianas empresas, y también a los autónomos. Es imprescindible que ganemos tamaño, pero también lo es que impregnemos a los jóvenes de espíritu emprendedor con ejemplos, con modelos. En mi empresa, nosotros partimos de la nada. Y, como la nuestra, hay bastantes que son buenos espejos, pero hemos de sensibilizarnos todos".

Etiquetas