Huesca

HUESCA + SEGURA

Alejandro Lanuza, director territorial de Caja Rural en Huesca: "Mostramos el gran corazón que nos caracteriza"

Caja Rural de Aragón ofrece productos para todo tipo de necesidades por la covid-19 y extrema las medidas de seguridad en todas las oficinas, que mantiene en pueblos como Sesa o Plan para seguir cerca

Alejandro Lanuza, director territorial de Caja Rural en Huesca: "Mostramos el gran corazón que nos caracteriza"
Alejandro Lanuza, director territorial de Caja Rural en Huesca: "Mostramos el gran corazón que nos caracteriza"
P.S.

HUESCA.- "Hemos mostrado el gran corazón que nos caracteriza". Caja Rural de Aragón ha buscado las fórmulas para ayudar desde el inicio de la pandemia por la covid-19. "En todo momento, ha habido y hay una batería de productos encima de la mesa para que autónomos, asalariados, pymes, pensionistas,... pudieran tener una solución", comenta el director territorial de Caja Rural de Aragón en Huesca, Alejandro Lanuza. Desde el primer día del estado de alarma, como servicio esencial, tuvieron sus oficinas abiertas hasta en el pueblo más pequeño o remoto y hoy siguen prestando servicio con todas las garantías de seguridad.

Mamparas de metacrilato, mascarillas, geles, distancias de seguridad, aforo limitado en las oficinas... Desde el inicio, se siguen los protocolos. "Lo más importante era tomar las medidas para salvaguardar a los clientes y a los compañeros", apunta Lanuza. Todo ello combinado con la banca electrónica o la atención telemática cuando era preciso. Sin embargo, no ha sido ningún impedimento para realizar todas las operaciones.

"Como cualquier año, se han tramitado todas las ayudas de la PAC y somos el referente", señala Lanuza. Caja Rural de Aragón ha realizado el 36 % de las presentadas en la provincia de Huesca y el 43 % en Zaragoza, mientras que las restantes se reparten entre todas las demás entidades. Tampoco las restricciones por la pandemia han impedido tramitar las incidencias con Agroseguro, en un tiempo en el que se han visto afectados por el pedrisco cultivos en diferentes localidades. "De forma presencial o telemáticamente, se hicieron en tiempo y forma, porque no se pueden pasar los plazos y hubiera ocasionado un problema importante", indica. "Dentro de la anomalía de la covid, se hace la operativa con total normalidad", afirma.

Nada más decretarse el estado de alarma, Caja Rural de Aragón adoptó medidas para ayudar. Por un lado, las líneas del Instituto de Crédito Oficial del Gobierno central. "Pero mientras tanto, la entidad puso a disposición de los clientes préstamos preconcedidos por un importe elevado. Dándole a un botón, automáticamente tenía el dinero en la cuenta, sin pasar por el notario, ya que se podía hacer por banca electrónica o vía telemática", detalla. En cuanto a los ICO, "en nuestra entidad, no ha habido ningún cliente que no haya tenido la posibilidad de acceder a este recurso por límite o importe", comenta el director territorial en Huesca. De hecho, las líneas se mantienen hasta el día 30 de junio y podría haber prorrateo.

La realidad es que hay empresas que han aumentado la producción o que necesitan realizar inversiones. Depende de los sectores, pero un sector estratégico como el primario no se ha visto tan afectado, comenta Lanuza. Con el cierre de muchas empresas y la presentación de ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), una de las medidas que adoptó la caja fue adelantar el dinero a todos los que lo necesitaban. Además, hicieron moratorias de hipotecas a clientes que no cumplían con los requisitos de las anunciadas por el Gobierno.

Caja Rural de Aragón también contribuye a paliar la situación actual y, sobre todo, a ayudar a quienes más lo necesitan. En este sentido, recientemente realizó con Seguros RGA una donación a Cruz Roja para meriendas solidarias, que llegaron a 66 menores de 35 familias. Ahora, está preparando para mediados de julio una campaña de recogida en Huesca, Zaragoza, Lérida y Logroño para los bancos de alimentos.

"La pandemia ha hecho que se aprecien más los valores de Caja Rural de Aragón, igual que se valora más la tienda del pueblo", comenta, en alusión a que se han mantenido abiertas las 20 delegaciones y 67 oficinas, algunas en pueblos muy pequeños como Sesa, Plan , Robres, Huerto, Castillonroy... "El sentirse respaldados y con una oficina abierta al lado de casa, ha hecho que haya clientes que han aumentado su vinculación y otros que han llegado por el servicio que estamos prestando para cubrir esas necesidades, si fuera preciso puerta a puerta". "Sacrificamos una parte de nuestra rentabilidad económica por la rentabilidad social, por las personas", concluye.

Etiquetas