Huesca

SAN LORENZO

Campaña simbólica de socios de las peñas en un año sin fiestas en Huesca

Las peñas piden apoyo de los peñistas al perder los ingresos de San Lorenzo

Las Peñas Recreativas de Huesca dicen que el comportamiento de los oscenses es ejemplar
Las Peñas Recreativas de Huesca dicen que el comportamiento de los oscenses es ejemplar
R.G.

HUESCA.- Hay que remontarse muchos años atrás para pasear por los Porches un 1 de agosto y no ver las casetas de las peñas recreativas haciendo carnets de socio para San Lorenzo. Eso fue lo que pasó este sábado. La pandemia de coronavirus ha obligado a suspender las fiestas laurentinas, pero no la campaña de socios. Eso sí, este año es muy distinta: las peñas hacen socios en sus locales para evitar aglomeraciones en el centro de la ciudad e incluso algunas (Zoiti, 10 d"Agosto y Los que Faltaban) han optado directamente por hacerlo por internet.

El objetivo de las seis peñas, privadas de sus principales fuentes de ingresos (barras del prelaurentis y de San Lorenzo y un convenio con el Ayuntamiento que irá muy a la baja), es el de intentar paliarlo con una campaña "simbólica" de socios en la que se pide apoyo a los peñistas en este peliaguado momento. "Tenemos locales y otros gastos y no tenemos ingresos", resume Jenny Iglesias (Zoiti) sobre la situación, a lo que Javier Ibarz (Alegría Laurentina) añade que "no pasa nada por un año sin fiestas, pero necesitamos colaboración para que en 2021 siga habiendo peñas".

Por acuerdo de las peñas, el carnet costará en todas 10 euros, un precio simbólico que, si la pandemia permite actos en próximos meses, dará derecho a tener ventajas en los mismos. Alegría Laurentina también ha sacado el "carnet amante", por 31 euros, que incluye un libro con la historia del Jai Alai. Casi todas las peñas complementan el carnet con detalles como pañoletas o mascarillas con el logo.

Las peñas no son optimistas de cara a la campaña, pero esperan al menos salvar los muebles y que los peñistas "de toda la vida y los de más sentimiento" mantengan su apoyo. "De mil que éramos, creo que seremos 300", dice Álvaro Antoñanzas (Los que Faltaban), que cree que lo más díficil, al no haber actos, será con los más jóvenes. "Es un año sabático por decirlo de alguna manera. Que pase cuanto antes y tendremos que empezar desde 0 en 2021", comenta Tomás Hernández (Los 30).

Otro propósito compartido es que no haya fiestas particulares, para lo que se pide responsabilidad. Con San Lorenzo 2020 perdido, miran ya a 2021 y a unas fiestas "en las que estemos todos y no falte ninguno", como refleja el eslogan de la Zoiti o, como dice Loreto Larripa (La Parrilla), "hay que evitar las fiestas paralelas porque estando en fase 2, no te puedes arriesgar a nada".

Etiquetas