Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Celebraciones en locales particulares y huertos, en el foco de la vigilancia para evitar fiestas en Huesca

Celebraciones en locales particulares y huertos, en el foco de la vigilancia para evitar fiestas en Huesca
Celebraciones en locales particulares y huertos, en el foco de la vigilancia para evitar fiestas en Huesca
P.S.

HUESCA.- Las autoridades sanitarias y los responsables de seguridad y orden público de la ciudad de Huesca han puesto en su foco para los próximos días las celebraciones privadas. Concretado el operativo para evitar concentraciones en espacios públicos y asegurar la fluidez en el tránsito por vías urbanas, la preocupación se fija ahora en las reuniones en huertos y fincas. Los responsables del dispositivo han decidido establecer vigilancia en accesos a zonas de fincas y municipios incorporados. Además, han dejado claro que las sedes de las peñas no pueden tener actividad porque lo prohíbe la normativa sanitaria. También han subrayado que el límite de diez personas en encuentros y reuniones tienen vigencia también en ámbito privado y no solo en el público.

Los detalles últimos del plan han sido tratados este jueves en el transcurso de una reunión de la Junta Local de Seguridad que ha tenido lugar en el Palacio de Congresos. Al cierre de plazas de habitual celebración festiva y marcha y el control de aforos en calles del centro histórico, medidas ya anunciadas, se ha sumado el control de movimientos en el entorno de la ciudad, en el que participará incluso la Guardia Civil.

Estas medias de extraordinaria vigilancia se adoptan por las evidencias que han ido recopilando los cuerpos policiales a través de redes sociales de convocatorias alternativas a almuerzos en bares o fiestas particulares. Las autoridades han insistido en que los rebrotes producidos en Pamplona parecen tener origen en reuniones particulares durante los días correspondientes a los sanfermines.

Además, durante el estado de alarma se detectaron también accesos a fincas del entorno y a municipios incorporados que podrían repetirse estos días.

PEÑAS Y ACTOS RELIGIOSOS

Respecto a las peñas, el gobierno consistorial ha alabado los mensajes en redes sociales en los que advierten de que no hay fiestas, pero ha mostrado su descontento por los lemas en los que se invita a vivir las fiestas en la peña y que invitan a la confusión. En este sentido, tanto desde el Ayuntamiento como desde la dirección provincial de Sanidad se ha repetido hasta la saciedad que los locales de peñas están cerrados y que su apertura sería ilegal.

También preocupa el entorno de la basílica de San Lorenzo, dada la devoción en la ciudad al patrón.  El Ayuntamiento tiene intención de contactar con el obispado y la Cofradía de San Lorenzo para tratar de evitar aglomeraciones en el entorno del templo.

Hay que recordar que se van a celebrar actos de culto, que comienzan mañana con el triduo. El alcalde, Luis Felipe, ha recordado que existe libertad de culto y que hay establecidas unas normas de aforo y de higiene. Cabe señalar que estas últimas alcanzan incluso al propio rito. El problema, por tanto, no es en el interior, sino en los alrededores, precisó. Con todo, el alcalde encareció a los oscenses a que sigan la misa pontifical del día 10 por la transmisión de Huesca Televisión.

Respecto a los negocios de hostelería, son conocidas las limitaciones: el 50 % en el interior sin poder usar la barra y el 75 % en veladores. La ampliación de los espacios para terrazas autorizada por el Ayuntamiento permite que muchos establecimientos puedan mantener casi la totalidad de plazas. No obstante, es seguro que algunos negocios han decidido no abrir. Los que lo hagan, podrán ofrecer servicio (almuerzos incluidos) en las condiciones de seguridad que establece la normativa.

Locales y terrazas deberán cerrar a la 1 de la madrugada. No está permitido el ocio nocturno y a la habitual prohibición del botellón (las concentraciones en la vía pública para beber alcohol estaban ya prohibidas antes de la pandemia) se suma que no se permite en todo Aragón reunirse en espacios públicos para beber ni siquiera refrescos.

En la vigilancia de la ciudad van a participar entre el 8 y el 11 de agosto van a participar 550 funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, La Unidad Adscrita a la Comunidad Autónoma, la Policía Local  y la Guardia Civil.

La Comisaría tendrá bajo su mando entre el 8 y el 11 un total de 323 agentes: además de los propios, los de la Unidad de Intervención de Zaragoza y de la comisaría de Canfranc, especialistas estos últimos en controles de personas y de tránsito.

Entre el 12 y el 14 se reducirá la presencia policial que volverá a ser máxima el día 15 de agosto.

Eso sí, los responsables políticos y los mandos han expresado su plena confianza en el común de los oscenses en que el comportamiento de estos días estará a la altura del habido en la noche del ascenso del Huesca.

Etiquetas