Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El impacto de la crisis sanitaria en la economía llega a los juzgados de Huesca

Se disparan los expedientes por despidos, concursos de acreedores y desahucios que acaban en los tribunales

El impacto de la crisis sanitaria en la economía llega a los juzgados de Huesca
El impacto de la crisis sanitaria en la economía llega a los juzgados de Huesca
V.L.

HUESCA.- De una línea con dientes de sierra pero más o menos estable a que la curva se disparara y prácticamente se hiciera una pared vertical. Así es la evolución gráfica de los concursos de acreedores y despidos judicializados, según datos recogidos en el informe Efectos de la crisis del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que pone negro sobre blanco las devastadoras consecuencias de la pandemia de coronavirus en la economía. Los despidos que han acabado en tribunales y los concursos de acreedores están en máximos desde que comenzaron a publicarse estos datos (2014).

Además, el crecimiento porcentual de otros indicadores (como ejecuciones hipotecarias -primer paso del proceso- o lanzamientos -el último, el desalojo en sí) es dos dígitos, e incluso en algunos casos de tres, respecto al segundo trimestre del año, en el que hubo una moratoria de desahucios y se suspendieron los plazos judiciales por el estado de alarma. Se salva de la quema el apartado de los eres. La explicación se debe a la aprobación de los expedientes de regulación temporal de empleo (erte) por fuerza mayor, una de las primeras medidas, y más usadas, que tomó el Gobierno para aplacar la crisis económica derivada de la sanitaria. Así, entre julio y septiembre solo se presentó un ere en toda la provincia. La diferencia entre un ere y un erte es que en el primer caso el trabajador se va al paro y en el segundo lo hace solo de manera temporal.

En el tercer trimestre de este año, de julio a septiembre, se presentaron 14 concursos de acreedores en la provincia, la cifra más alta desde que el CGPJ empezó a dar datos durante la anterior crisis. La cifra casi se ha triplicado respecto al trimestre anterior, cuando se iniciaron 5 procedimientos concursales.

De los 14 concursos presentados el pasado trimestre, 9 fueron de empresas y otros 5 de personas físicas sin actividad empresarial.

Los despidos que se han denunciado se han triplicado en este mismo periodo de tiempo. Los tribunales altoaragones recibieron entre julio y septiembre 117 demandas por despidos frente a las 35 del trimestre anterior, un 234 por ciento más. Si la comparativa es anual, el incremento porcentual se "reduce", aunque sigue siendo altísimo, del 77,3 por ciento.

El único apartado en el que los datos mejoran -en variación trimestral- o se mantienen -en la comparativa anual- es en el número de demandas de reclamación de cantidades. De julio a septiembre entraron 38 de estos expedientes en los juzgados altoaragonesas, un 44,1 por ciento menos que el trimestre anterior (68) y la misma cifra que un año antes.

VIVIENDA

El primer estado de alarma conllevó, semanas después de su aprobación, la suspensión de los desahucios y lanzamientos mientras estuviera vigente ese estado, hasta el 21 de junio. Recientemente, este 22 de diciembre, el Gobierno central ha vuelto a aprobar otra suspensión de los desahucios de personas vulnerables sin alternativa habitacional durante este actual estado de alarma.

Sumado a la suspensión de mucha actividad judicial en primavera, los efectos de la crisis sanitaria sobre la vivienda, por tanto, se han empezado a notar en el tercer trimestre de este año, de julio a septiembre. Y las consecuencias están siendo muy graves, aunque no llegan a las peores cifras de la crisis anterior.

Entre julio y septiembre hubo en la provincia 41 lanzamientos, que son la última fase del proceso de desahucio, el desalojo en sí. Los lanzamientos se han multiplicado por 13 respecto al trimestre anterior (cuando solo hubo 3), el de primavera, cuando estuvo vigente desde el 2 de abril esa suspensión de desahucios. Los 41 lanzamientos de este tercer trimeste, no obstante, están muy lejos del máximo de 116 que hubo en el primer trimestre de 2016. De los 41 lanzamientos entre julio y septiembre, 13 corresponden a ejecuciones hipotecarias, 27 por impago de alquiler y 1 por otras causas. Los de alquiler son los que más han aumentado. Si los 41 lanzamientos de este tercer trimestre se comparan con los de hace un año (57), se aprecia una caída del 28,1 por ciento.

Las ejecuciones hipotecarias -primer paso para echar a la familia de su casa por impago de la hipoteca- crecieron tanto en comparativa trimestral como interanual. A lo largo de este tercer trimestre llegaron a los juzgados altoaragoneses 27 de estas demandas, un 58,8 por ciento más que en el trimeste anterior (cuando hubo 17) y un 22,7 por ciento más que hace un año (cuando se presentaron 22).

Etiquetas