Huesca

FIESTA LOCAL

Huesca no renuncia a San Vicente en un año atípico marcado por el coronavirus

Este viernes se ha celebrado el culto en honor al mártir oscense y una ruta que explica los lugares importantes de la vida del santo patrón

Huesca no renuncia a San Vicente en un año atípico marcado por el coronavirus
Huesca no renuncia a San Vicente en un año atípico marcado por el coronavirus
P. S.

HUESCA.- Huesca celebra este viernes la festividad del patrón San Vicente con misas con invitación debido a la reducción de aforo y visitas guiadas vicentinas. La lluvia, que ha arreciado en las primeras horas de este viernes por la mañana en la capital altoaragonesa, no ha sido impedimento para la actividad cultural y religiosa.

Con motivo del puente, los cuerpos de seguridad han reforzado los controles perimetrales en Huesca, que seguirán reforzados hasta este domingo. Además, se han intensificado las labores de vigilancia de cumplimiento de las medidas sanitarias vigentes.

Silvia Salazar, subdelegada del Gobierno en Huesca, recordó este viernes que "en plena fase de vacunación, mantener el esfuerzo por frenar y doblegar la ola de contagios es vital para superar cuanto antes esta crisis".

CLICA AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE FOTOS

Los actos han estado marcados como ya es costumbre por la restricción de aforos, razón por la que los cultos han estado restringidos a alrededor de medio centenar de feligreses, que han tenido que acceder con una invitación previa.

Lamisa pontifical de este año se ha celebrado en la Iglesia de San Vicente el Real -se alterna cada año con el Convento de la Asunción- y la ha oficializado el obispo de Huesca Julián Ruiz Martorell. En ella también ha participado el cabildo de la catedral. En el acto también han estado presentes el alcalde de la ciudad, Luis Felipe, y los concejales del consistorio.

Durante la ceremonia, el obispo de Huesca ha recordado la vida de San Vicente, junto a los "tormentos" que le impuso Diocleciano, quien martirizó al clérigo oscense durante todo su traslado desde Zaragoza hasta Valencia, donde finalmente falleció.

Como es habitual, al finalizar el culto se han repartido naranjas entre los asistentes como símbolo a la ciudad donde murió en el año 304. "En estas naranjas vemos el esfuerzo de la gente que trabaja en el campo, que vive día a día mirando al cielo", ha comentado Ruiz Martorell, haciendo un pequeño homenaje a los agricultores durante su discurso.

A las 12 horas también han tenido lugar las rutas vicentinas, que han salido desde la Oficina de Turismo de Huesca. Alrededor de 40 personas, divididas en varios grupos debido a la situación pandémica, han recorrido los puntos más importantes en la vida de San Vicente Mártir.

El guía turístico y coordinador del servicio de visitas de la Oficina de Turismo oscense, José Andrés Pintado, ha comentado que las rutas han tenido un gran éxito este año: "Hay 40 personas y ha habido gente que se ha quedado en lista de espera".

"Con este tipo de rutas conocemos mejor a San Vicente, que es un patrón menor y está un poco relegado a San Lorenzo", ha manifestado una de las participantes, agregando que "como tampoco se puede salir de Huesca, está bien aprovechar este día de fiesta para conocer la ciudad".

"Se hace una ruta por los lugares donde la tradición marca como lugares vicentinos. Son espacios que tienen que ver con la vida de San Vicente en Huesca", ha explicado el guía turístico.

La ruta ha comprendido tres espacios. El primero de ellos es la actual Iglesia de San Vicente, en el Coso, lugar donde según la tradición nació el mártir aragonés.

"El segundo lugar es San Vicente Alto, donde está el Convento de la Asunción, y es lo que fue la casa de los abuelos de San Vicente", ha expresado José Andrés.

El tercer espacio vicentino "sería el lugar que la tradición marca como el sitio donde se realizó el bautismo de San Vicente, que es la actual Iglesia de San Pedro el Viejo".

En la parte alta de la portada de este edificio hay un personaje tumbado con una inscripción en la que se lee "San Vicentius": "Nos recuerda que en la iglesia que había en el siglo III en ese espacio es donde tuvo lugar el bautismo de este patrón".

"También veremos en la entrada de la Catedral las figuras de los dos patrones -San Lorenzo y San Vicente-, aunque nos centraremos en el que toca hoy", ha añadido el guía.

El itinerario ha contemplado una parada en la Diputación Provincial de Huesca, donde se conserva el Frontal de San Vicente. "Es un frontal románico de la Iglesia de Santa María, en Liesa, que se custodia aquí en Huesca", ha comentado, y agregado que "en él se explica cuál es el martirio" que sufrió el clérigo.

Para finalizar la ruta turística se ha realizado una proyección audiovisual sobre "la importancia de San Vicente como mártir de la Iglesia y, sobre todo, la importancia internacional de este santo y la historia que va asociada a él".

Etiquetas