Huesca

NORMATIVA MUNICIPAL

Una multa en 2019 por no recoger las heces caninas en Huesca

En todo el país se registró una media de 21 sanciones por este motivo

Una multa en 2019 por no recoger las heces caninas en Huesca
Una multa en 2019 por no recoger las heces caninas en Huesca
P.S.

HUESCA.- Dejar los excrementos de los perros en la vía pública no tiene prácticamente consecuencias para los infractores. Así lo refleja un estudio realizado con cifras oficiales por Pipper on Tour, el blog del popular perro "influencer".

Según este análisis, en 2019 las capitales españolas impusieron una media de 21 multas por este motivo, es decir, no llegaron a dos multas al mes. En el caso de la capital oscense, sólo hay registrada una infracción por este motivo en el año 2019. En la misma situación se encuentran las ciudades de Córdoba, Segovia o Salamanca.

Así mismo, la mayoría de las ciudades de las que se tienen datos, no puso más de diez sanciones en todo el año y ocho de los ayuntamientos preguntados no registró una sola denuncia, es el caso de Teruel, Albacete o Jaén, entre otras.

Sin embargo, los dos ayuntamientos que destacan por el número de multas son el de Málaga y el de Huelva, con 262 y 245 respectivamente.

En el caso de Málaga, este número de sanciones se debe a que todos los vecinos están obligados a registrar el ADN de su perro en el veterinario, lo que permite a las instituciones analizar la muestra y multar al dueño.

Huelva, por su parte, atribuye estas multas a dos campañas puntuales que se realizaron durante el año 2019, en las que desplegaron agentes de paisano para sancionar a los infractores, pero fuentes municipales admitieron a Pipper on Tour que cuando se dejó de multar, volvieron las infracciones.

En cuanto a la cuantía de las sanciones la mayor parte de las ordenanzas contemplan sanciones leves para quienes se saltan la norma de recoger los excrementos , con multas que oscilan entre los 60 y los 600 euros, con algunas excepciones como Madrid, donde la norma es algo más dura, con multas entre 750 y 1500 euros por abandonar en la calle las heces caninas.

Esta laxitud municipal en el control de los excrementos "genera descontento entre los vecinos que tienen perro", ya que a pesar de que la mayoría cumplen con la recogida, consideran que la suciedad da una imagen errónea de las mascotas, explican desde este portal web.

Ante esta situación, los responsables de los departamentos de medio ambiente de los ayuntamientos consultados, se lamentan de que no pueden poner un agente de policía en cada esquina, y mucho menos, pillar "in fraganti" a los infractores.

Y es que, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios -OCU- sobre este tema, constata que los excrementos caninos son el factor más influyente en la impresión que tienen los vecinos sobre el grado de suciedad de las calles.

Etiquetas