Huesca

ENTREVISTA

María Villarroya: “No queremos ser una minoría sino trabajar en equipos mixtos”

La doctora en Ingeniería Electrónica presentó este jueves en el Campus de Huesca el libro ‘10001 amigas ingenieras’ para fomentar vocaciones

María Villarroya.
María Villarroya.
S.E.

La doctora en Ingeniería Electrónica María Villarroya presentó de manera virtual, este jueves en el Campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza, el libro 10001 amigas ingenieras, una obra nacida del programa Una ingeniera en cada cole, que, en forma de cuento y con experimentos adaptados a escolares, trata de fomentar vocaciones tecnológicas entre las niñas y los niños aragoneses. En el acto, que se destinó en especial a estudiantes de Magisterio e Ingeniería de Huesca, participaron, además, una de las autoras del texto, la investigadora del CSIC Carmen Mayoral, Azucena Lozano, matemática y vicedecana de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de la capital altoaragonesa, y Nieves Latorre, ingeniera integrante del equipo directivo de la Escuela Politécnica Superior oscense.

Villarroya es la coordinadora de esta obra, que se completa con el canal de Youtube IngenieraEnCadaCole Amit-Aragón, en la que han participado 17 mujeres científicas todas ellas relacionadas con la universidad pública aragonesa.

La idea surge, según explicó este jueves la ingeniera, porque, “hasta marzo de 2020, nosotros íbamos a los coles, contábamos nuestro trabajo, qué es la ingeniería y dábamos ejemplos de científicas e ingenieras que habían hecho contribuciones que los escolares podían utilizar y hacíamos un experimento”. Pero con la pandemia se quedaron sin acceso a las aulas, así que emplearon la financiación que restaba de ese proyecto para publicar 10001 amigas ingenieras, donde cuentan sus vivencias. Al hilo de lo cual, añadió Villarroya, “contamos nuestras historias con el objetivo de acercar la ingeniería a niñas y a niños porque creemos que los modelos los necesitamos nosotras pero también ellos para reconocer el talento”.

Así explicó que “el mensaje desde el primer momento es que no queremos ser una minoría sino que queremos trabajar en equipos mixtos, que chicas y chicos trabajan mejor”.

“Cada una de las historias es distinta y utiliza un lenguaje sencillo y accesible para escolares de 6 a 12 años para lo que hemos contado con la revisión de expertos y hemos pasado la criba de varias niñas, nuestras hijas, en realidad”, relató.

Aseguró Villarroya a este periódico, momentos antes de la presentación, que se había cumplido el objetivo porque, dijo, “es un material que se ha mandado a todos los centros educativos para que los puedan trabajar y nos están llegando mensajes de actividades superdivertidas e interesantes que ya están haciendo en los coles porque enviamos los libros ya en enero”. Además, hizo hincapié en que “hemos conseguido llegar a todos los coles de Aragón que no sé si de otra manera habríamos llegado”.

En este sentido, la ingeniera manifestó que se trata de “una herramienta útil en las clases porque creemos que estos experimentos, que a nosotras nos resultan muy fáciles, explican conceptos que se estudian en primaria y puede ayudar a asimilarlos”. 

Etiquetas