Huesca

coronavirus

Los docentes aplauden la vuelta de AstraZeneca pero exigen mejoras

Los sindicatos de Enseñanza se reafirman en la falta de medidas en las aulas

salud pirineos vacunacion 24 - 3 - 21 foto pablo segura
salud pirineos vacunacion 24 - 3 - 21 foto pablo segura
PABLO SEGURA

El miedo a contagiarse por lo que consideran una preocupante falta de medidas contra la covid en las aulas puede más que la incertidumbre por los posibles efectos adversos que les pueda provocar la vacuna de AstraZeneca. Los sindicatos de Enseñanza han manifestado este sentir general este miércoles, jornada en la que la DGA ha retomado la vacunación de diferentes colectivos profesionales con esta fórmula que ha sido tan cuestionada en la última semana al vincularse a algunos casos de trombos.

Recalcando que no son sanitarios y que confían totalmente en el criterio de los expertos, CGT, Huste, UGT, CSIF y CCOO han mostrado su satisfacción por el reinicio de la vacunación entre los profesores y el personal no docente de los centros de enseñanza con esta fórmula cuya administración se suspendió el pasado 15 de marzo. La incorporación, además, del colectivo de trabajadores esenciales con edades comprendidas entre los 55 y los 65 años es otro aspecto positivo dentro de una campaña de vacunación de la que han destecado sus pros, pero también sus contras. Loreto Ferrer, desde CGT, ha reclamado a la administración mayor coordinación entre Sanidad y Educación además de “información precisa y clara” sobre este proceso en el que, alertó, se ha dejado fuera al personal en excedencia y a otros más que se ha quedado en un “limbo”. Se trata, ha detallado, de los profesores que trabajan en la zona de la franja, en centros educativos de Aragón, y que su residencia se encuentra en Cataluña.

La representante sindical ha puesto como ejemplo el caso de una profesora que vive en Lérida pero trabaja en Fraga y junto a otros compañeros en esta misma situación no figuran en el proceso de vacunación. “La única opción para que sean vacunados es hacerse la tarjeta de residente, queremos una solución. En Cataluña si esto sucede a la inversa ya lo tienen cubierto”, ha dicho.

En esta misma posición se ha manifestado Mónica Muñoz, del sindicato Huste Huesca, quien ha detallado que desde este sindicato han cuantificado a más de 60 profesores de la provincia de Huesca en esta situación. “Para poder acceder a la tarjeta sanitaria aragonesa, aunque sea como desplazados, se les exige la residencia en Aragón, lo cual consideramos un auténtico disparate, dado que su residencia en comarcas rayanas puede estar a 10 o 15 minutos de su centro de trabajo”, ha comentado.

Por su parte, Carolina Gállego, desde UGT, ha considerado que el regreso de la vacuna de AstraZeneca se centra en criterios sanitarios. “Si consideran que es segura la vacuna, adelante. Se ha tomado como una buena noticia, sobre todo en el colectivo con edad entre los 55 y los 65 años, que antes no se incluía en el proceso de vacunación de forma inmediata”, ha indicado.

Rubén Ferrer, representante del sector de Educación de CSIF Huesca, también ha considerado que “se sigue sin las medidas oportunas en los centros de enseñanza”. Los docentes, dijo, confían en que “la vacuna funcione y que estos trombos no se deban a su administración. En general estamos contentos, pero entiendo que haya gente que pueda tener cierto miedo”. Y al margen de cualquier valoración sanitaria respecto a la vacuna de AstraZeneca, Guillermo Herraiz, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO en Aragón, ha valorado  por su parte que en las aulas “no está habiendo muchos contagios”. Finalmente, ha recordado el motivo por el que se vacuna al profesorado: “No se hace por la peligrosidad en el puesto de trabajo sino porque si hubiera un contagio masivo entre docentes no se nos podría sustituir, habría que suspender las clases y eso paralizaría la actividad económica porque las familias tendrían que cuidar de sus hijos”.

Etiquetas