Huesca

DE CERCA

Ana Claver Lacasa: “No soy muy de reinas, pero son las flores las que reinan en mí”

“Todo el Alto Aragón es precioso para hacer fotos, pero si tengo que destacar un sitio sería el Abadiado de Montearagón, además de las montañas”

Ana Claver Lacasa
Ana Claver Lacasa
S.C.O.

Usted es científica y fotógrafa. ¿No dicen que las ciencias y las artes están reñidas?

-¿Quién lo dice? (Risas). No, de hecho creo que están interrelacionadas. Descubrir el por qué de lo que nos rodea es un arte, es pura creatividad. Y lo mismo en el otro sentido; el arte sin la ciencia no existiría. Yo no podría hacer fotos si no se hubiese inventado la óptica de la cámara.

Los paisajes que capta han seducido a más de 13.000 seguidores en Instagram. ¿Esperaba convertirse en una “influencer” de la fotografía de naturaleza?

-La verdad es que no me considero “influencer” de nada y tampoco quiero serlo. Simplemente utilizo la fotografía como forma de expresión con aquello que me emociona.

La belleza de la provincia de Huesca también ha tenido algo que ver en su éxito. ¿Cuáles son los rincones más bonitos del Alto Aragón?

-Sin lugar a dudas, estamos rodeados de mucha belleza, belleza que despierta en mí este amor por lo paisajístico. Todo el Alto Aragón es precioso, pero si tengo que destacar un sitio sería el Abadiado de Montearagón, sin hablar de nuestras increíbles montañas.

¿Digital o analógico?

-Me gusta más lo analógico, tanto el resultado final como el proceso tienen una magia única. Y, aunque normalmente utilizo cámara digital, quiero adentrarme más en el mundo del carrete.

¿Cómo se consigue la instantánea perfecta?

-Aunque creo que el concepto perfecto es subjetivo y no existe, para mí la perfección sería una instantánea durante un atardecer de primavera o mientras sale la Luna por el horizonte.

¿Se considera la reina de las flores?

-Yo no soy muy de reinas, pero me atrevería a decir que son las flores las que reinan en mí.

¿Cómo es posible que a una persona a la que le gusta hacer tantas fotos le cueste tanto salir en ellas?

-La verdad es que odio posar. A mí lo que me gusta es estar al otro lado, tranquilamente.

¿Cuál es el emoticono que define su personalidad?

-La Luna llena sonriendo

¿Se considera una rata de laboratorio?

-Hay días de bastante trabajo en los que me siento así, pero en el fondo me gusta. Además, cuando salgo me convierto en una musaraña libre (risas).

Además de bióloga y fotógrafa, en los últimos meses también ha sido profesora, alumna, community manager, creadora de calendarios, madre de tres gatitos… ¿Cuántas horas duran sus días?

-Me faltan horas, la verdad. El parón que dio el mundo el año pasado fue muy fructífero para mí, para parar y pensar qué camino tomar. Ahora se han juntado varios caminos y los voy gestionando como puedo. Pero bien.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

-En general creo que deberíamos sonreír más, sí. “Es precisa y preciosa una sonrisa en mi misa”, como diría Kase. O.

Egoísta, inteligente, preparada y crítica. ¿Es usted millennial?

-Por fechas se me puede catalogar como tal, pero hay cosas con las que no me identifico, como por ejemplo con ser egoísta y consumista. Intento serlo lo mínimo posible, aunque a veces sucumbo a las garras del capitalismo.

En sus publicaciones de Instagram muestra su compromiso político. ¿Cuánto nos queda todavía por luchar y avanzar?

-Me encantaría decirte que poco, pero mentiría. Creo que la conciencia colectiva tiene que despertar. En general hay mucho individualismo, estamos inmersos en nuestros mundos y mientras vaya bien ahí... lo demás no importa. Me entristece tanta desigualdad y diferencia de clases.

Usted pertenece a esa hornada de jóvenes que están luchando contra la despoblación. ¿Qué tal se vive en un pueblo?

-Increíble. Debería haber más facilidades para que quien quiera hacerlo lo haga, reviviríamos los pueblos y descongestionaríamos las ciudades. Yo no me lo planteé en serio hasta que llegó la covid. Antes había más vida social y eventos, y me encantaba. Ahora me adapto a lo que hay y disfruto de otra forma.

¿A quién le haría usted sin dudarlo la reverencia?

-A mi madre.

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

-Ambas cosas. Amo viajar y conocer ciudades, aunque también te digo que no puedo con las aglomeraciones, etcétera. Orgullo altoaragonés siempre y predicándolo allá donde voy.

¿Qué queda en usted de la niña que estudiaba en el colegio Santa Ana de Huesca?

-De niña tengo mucho, aunque ya no rezo.

¿Hace un casting para seleccionar a sus amistades?

-Un casting como tal no. Qué fuerte sería, ¿no? Supongo que el casting se va haciendo solo, con la vida y sus giros. Yo estoy muy feliz con las personas que tengo a mi lado, son lo máximo.

Usted también es una gran amante de la música. Si solo pudiera quedarse con cinco artistas o grupos, ¿cuáles serían?

-Qué complicado, déjame siete... Radiohead, Talking Heads, Lole y Manuel, David Bowie, Los Panchos, Nat King Cole y The Supremes.

¿Cuándo podremos irnos de festival?

-A un festival tal y como lo conocemos creo que aún tardaremos en ir, pero ya se va moviendo y se están organizando cosas interesantes, con todas las medidas necesarias, como el Festival Periferias. ¡Qué ganas! 

Etiquetas