Huesca

TU FARMACÉUTICO TE INFORMA

La buena salud mental, indispensable para el bienestar humano

La demanda de personas que requieren tratamiento aumenta exponencialmente

La buena salud mental, indispensable para el bienestar humano
Cerca de 1.000 millones de personas viven con un trastorno mental.
adobe stock

Desde el punto de vista de salud pública el área de salud mental es una de las áreas más desatendidas. El acceso a una atención de salud mental de calidad y asequible era limitado antes de la pandemia y ahora después de la covid-19 el problema se ha agravado debido que se han incrementado los casos de enfermedades mentales. Cerca de 1.000 millones de personas viven con un trastorno mental, una persona se suicida cada 40 segundos.

El duelo, el ‎aislamiento, la pérdida de ingresos, el miedo y la incertidumbre están generando o agravando los trastornos de salud mental entre la población.

Se ha contabilizado un gran aumento de casos de ansiedad, depresión e insomnio, los cuales también se han relacionado con un incremento de consumo de alcohol y drogas debido a la pandemia. Por otro lado, la misma covid-19 puede traer consigo complicaciones neurológicas y mentales.

La demanda de personas que requieren tratamiento para hacer frente a las enfermedades mentales ha aumentado exponencialmente, sin embargo, pocas personas en todo el mundo tienen acceso a servicios de salud mental de calidad.

Algunas de las recomendaciones que se pueden llevar a cabo para ayudar a mejorar la salud mental son:

• Consumir una dieta variada y equilibrada, basada en el consumo de frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos, pescado azul, huevos, carne blanca y como bebida de hidratación principal el agua. Este tipo de patrón alimentario aporta una gran cantidad de omega-3, antioxidantes y aminoácidos como el triptófano que influyen positivamente en el estado de ánimo.

Por el contrario, remarcar que el consumo de ácidos grasos trans (comida rápida), dietas restrictivas o productos de bollería industrial (dulces y galletas) están asociados a un incremento de la aparición de dichas enfermedades metales.

• Las personas que realizan actividad física tienen menos riesgo de sufrir enfermedades mentales que las sedentarias. La OMS recomienda que los adultos dediquen como mínimo 150 minutos semanales de actividad aeróbica moderada o 75 minutos semanales de actividad aeróbica vigorosa y que dos o más veces por semana realicen actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

• También cabe destacar la importancia de un buen descanso. Se recomienda dormir entre 7 a 9 horas diarias. Algunas de las recomendaciones para ayudar a conciliar el sueño son: mantener horarios regulares y ordenados en las comidas y en las horas de acostarse, evitar la utilización de aparatos electrónicos, el consumo de alcohol y cafeína por la noche y utilizar el dormitorio solo para el reposo y la intimidad.

En el caso de seguir teniendo dificultades para dormir se puede recurrir a la utilización de técnicas de relajación como la meditación o al consumo de complementos alimenticios con compuestos relajantes los cuales se pueden adquirir bajo recomendación farmacéutica.

Algunos de ellos son los compuestos a base de hierba de melisa, té de banana, lavanda, pasionaria, tila o a base de melatonina.

La melatonina es una hormona que interviene en el ciclo del sueño elevándose sus niveles en sangre por la noche. Es útil en trastornos menores del insomnio y en el desfase del sueño por cambios en el horario del sueño.

• Por último, destacar la importancia de socializar con amigos (manteniendo siempre la distancia de seguridad y medidas higiénicas recomendadas) y limitar el tiempo de uso de pantallas (diversos estudios han demostrado que las personas que pasan una cantidad excesiva delante de las pantallas tienen el doble de probabilidad de ser diagnosticados de ansiedad y depresión).

Todas estas medidas forman parte de la base para empezar a mejorar la salud mental.

Sin duda alguna, uno de los aspectos que ha puesto en evidencia la pandemia es la necesidad de invertir más en salud mental para cumplir así con la definición de salud: completo estado de bienestar físico, psíquico y social, y no sólo ausencia de enfermedad.

Una buena salud mental es absolutamente fundamental para la salud y el bienestar en general.
Una buena salud mental es absolutamente fundamental para la salud y el bienestar en general.
adobe stock
Etiquetas