Huesca

EDUCACIÓN

Los libreros de Huesca reclaman el pago de las becas de los libros de texto

Denuncian que sufren el mayor retraso registrado en el abono de este programa 

Los libros de texto son uno de los puntos fuertes de ingresos en las librerías.
Los libros de texto son uno de los puntos fuertes de ingresos en las librerías. Alejandro Fermoselle.

Los libreros aragoneses se sienten más olvidados que nunca. El sector reclama al Gobierno de Aragón que les abone el pago de las becas de los libros de texto del curso 2020/2021, unas ayudas que ellos mismos adelantan de sus bolsillos y que se elevan, a nivel de todo Aragón, a los tres millones de euros.

La Federación de Librerías de Aragonesas (Fagal) hizo público este lunes un comunicado desde el que exige a la DGA que abone de manera “inmediata” estas becas cuyo pago sufre el mayor retraso registrado hasta la fecha y que aún están pendientes de cobro para el 90 % de estos establecimientos.

Víctor Castillón, presidente de la Asociación de Librerías de la provincia de Huesca, explica que todavía no se ha comunicado la fecha prevista de pago y que esta situación perjudica seriamente el estado financiero de muchos de estos pequeños comerciantes para los que la campaña de libros de texto puede suponer el 40 % de sus ingresos anuales.

Llevamos meses intentando que la DGA se ponga en contacto con nosotros y no hay manera. Llamamos en representación de todas las librerías de Aragón y creo que somos un tejido asociativo representativo para que cojan el teléfono”, asegura.

Para Víctor Castillón esta situación es “una lástima”. “Pensamos que la administración se debe a los ciudadanos y es una pena que nos trate así”, confiesa.

Por contra, el presidente de lo librero oscenses agradece la intervención de la Dirección Provincial de Educación en Huesca, “que se ha implicado para defender nuestros intereses y explicarle nuestra situación al consejero de Educación, Felipe Faci”.

Víctor Castillón comenta que, según pusieron saber este lunes los libreros, sus pagos “por fin han llegado a Tesorería porque estaban en un impasse, en un cajón escondidos, virtual o no, en intervención desde primeros de marzo y nuestra sorpresa ha sido que se nos da fecha de pago para final del mes de mayo”.

Mientras tanto, esos tres millones, dice, “son un préstamo de los libreros a la DGA y todos los trabajadores tenemos derecho a cobrar, y hablamos de seis meses de retraso. Las librerías de Aragón tenemos familia, comemos de lo que trabajamos honradamente y creo que es una falta de respeto muy grande que no se nos pague en tiempo y forma”.

Respecto a este proceso, desde la federación explican que las librerías adquieren los libros a través de editoriales y distribuidores, a los cuales abonaron las facturas antes de final de 2020. La mayoría se ven obligadas a solicitar un crédito, a la espera de recibir el abono desde la DGA.

Desde enero, se abre un proceso administrativo en Educación que se dilata hasta finales de febrero, fecha en la que Intervención fiscaliza la documentación y Tesorería procede a realizar el pago, aunque este año se retrasa. 

Etiquetas