Huesca

VOLUNTARIADO

Pedro Raúl Núñez, un voluntario tras el botón de teleasistencia

El histórico servicio de Cruz Roja fomenta la autonomía y es también un nexo de unión con la sociedad

PedroRaúl Núñez, voluntario del servicio de telasistencia de Cruz Roja.
PedroRaúl Núñez, voluntario del servicio de telasistencia de Cruz Roja.
Cruz Roja Huesca

El ya histórico servicio de Teleasistencia de Cruz Roja es mucho más que una herramienta para fomentar la autonomía, independencia y seguridad. Es también un nexo de unión con la sociedad, un detector de necesidades, un vigilante de la salud… Y eso porque tras el botón rojo hay voluntarios que colaboran con el personal técnico para que a los usuarios no les falta atención ni compañía.

Pedro Raúl Núñez es uno de ellos. Con empatía, sensibilidad y ganas de ayudar, llegó como voluntario a Cruz Roja Huesca y empezó a ayudar en el reparto de comidas a domicilio. “Me di cuenta de la soledad que hay. Me impresionó que algunas personas a las que llevábamos comida, el único buenos días era el nuestro. Vi a mucha gente mayor sola”. Sintió la necesidad de ayudar y se sumó al voluntariado de teleasistencia. Hasta la covid, se ha ocupado de personas con las que ha entablado amistad. Los recuerda a todos y de vez en cuando hablan por teléfono, mientras espera que la segunda dosis para volver.

“A un señor lo sacaba en silla de ruedas y nos íbamos a pasear, tomar un café... Me decía siempre que le gustaba mucho mi compañía y esperaba con muchas ganas el día”, recuerda Pedro Núñez. “Este voluntariado es impresionante. Da una gran satisfacción. Lo digo a los cuatro vientos, que se apunten al carro, hay muchas personas que necesitan compañía y nunca se sabe si te va a pasar a ti”. Hace mucho bien a las personas solas y también a sus familiares que, por trabajo, no pueden dedicarles todo el tiempo que les gustaría.

Etiquetas