Huesca

PATRIMONIO

Se hunde la mitad del tejado del Obispado de Huesca posiblemente por un rayo

Un gran estruendo ha sorprendido a los vecinos este viernes tras la caía de la cubierta de la tercera planta, que no ha dejado daños personales

La posible caída de un rayo durante la tormenta que ha descargado con fuerza este viernes en la capital oscense parece ser la causa del desprendimiento de la mitad del tejado del edificio del Obispado de Huesca que ha tenido lugar esta tarde.

Según ha podido saber este periódico, se ha dañado el 50 % de esta cubierta,  y se estima que se ha derrumbado una superficie estimada de 150 metros cuadrados.  El suceso, que afortunadamente no ha dejado daños personales pero sí materiales de gran consideración, ha ocasionado la caída de algunas tejas a la calle y un fuerte estruendo que ha sorprendido a los vecinos del entorno.

Todos los escombros han ido a parar al interior del inmueble, quedando amontonados en la planta baja del mismo y han dañado a su paso una escalera de acceso interior.

Dos vehículos de Policía Local y uno de Bomberos han acudido a la zona para evaluar los daños y para evitar riesgos se han cortado los accesos a la plaza de la Catedral, donde se ubica este edificio, desde la calle Las Cortes y desde la Costanilla Ricafort.

Según ha valorado desde dicha plaza José María Nasarre, delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca, se ha desprendido una superficie de unos 150 metros cuadrados de tejado, a falta de un análisis más exhaustivo.

“Prácticamente, el 50 % de esta cubierta ha caído sobre la tercera planta del edificio y muchos de esos escombros, como coincide con una amplia escalera, han llegado hasta la planta calle”, ha detallado José María Nasarre.

La cubierta, ha dicho mientras contemplaba cómo había quedado el inmueble, “será cuestión de reponerla cuanto antes, lo más rápido posible”.

Mientras tanto, los bomberos han estado trabajando desde una grúa para retirar las tejas que estaban inestables en el tejaroz, el alero circundante.

“Como ha caído el tejado hacia dentro, las tejas de los extremos se han quedado en una situación difícil y peligrosa y hay que retirarlas para evitar accidentes”, ha comentado.

José María Nasarre ha descartado que el tejado se encontrara en malas condiciones, y ha manifestado que, al parecer, el suceso podría deberse a la caída de un rayo o a una patología del edificio, “esas cosas que no se ven pero que si cae una jácena, es decir, una de las vigas, se desprende todo como una sucesión de fichas de dominó”, ha apuntado.

El inmueble, ha manifestado, fue inaugurado en el año 1958 de nueva planta y acoge el Palacio Episcopal, por lo que en su interior no reside nadie y se utiliza solamente como un centro de oficinas.

El archivo diocesano, ha señalado, se encuentra en el sótano de este edificio, por lo que está intacto, ajeno al desprendimiento.

“Lo que sí que ha sufrido daños, ha detallado, ha sido algún despacho y sobre todo la planta superior, donde hay una sala y una capilla”.

Según ha informado José María Nasarre, el Ayuntamiento va a vallar todo el recinto del Obispado para evitar que se pueda pasar por la zona.

Asimismo, técnicos y arquitectos municipales han recomendado que no se entre a este inmueble en el que se tendrá que hacer ahora “un diagnóstico para presentar propuestas como solución inmediata”, ha concluido. 

Etiquetas