Huesca

JUSTICIA DE ARAGÓN

Ángel Dolado Pérez: “Sin la integración laboral, estáis claramente limitados, pero no por vuestras capacidades”

El Justicia defiende ante el equipo de redacción de Cadis las vías de la reforma legal, la educación, la formación y el trabajo

El Justicia de Aragón con los reporteros de Cadis
El Justicia de Aragón con los reporteros de Cadis
Cadis

Un equipo de reporteros y reporteras vinculados a diferentes entidades de personas con discapacidad de CADIS Huesca entrevistará para DIARIO DEL ALTOARAGÓN a una personalidad relevante en los temas de derechos, participación, reconocimiento de la sociedad y movimiento asociativo, los cuatro ejes en torno a los que se articulan los actos del 25 Aniversario de CADIS Huesca. Comenzamos con el Justicia de Aragón, Ángel Dolado. Las acciones del 25 Aniversario de CADIS Huesca cuentan con la colaboración Fundación “la Caixa”, Ayuntamiento de Huesca, Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca y Avanza.

PREGUNTA. ¿Es accesible llegar al Justicia de Aragón?

Es muy fácil para cualquier ciudadano acceder al Justicia de Aragón. En el Justicia admitimos que las quejas y reclamaciones se presenten por todo tipo de medios. Ya sea por teléfono, o a través de la página web, venir presencialmente, o redactar de puño y letra cualquier tipo de petición. En definitiva, la accesibilidad al justicia es absoluta, es total, y por todos los medios disponibles, tanto presenciales como telemáticos, con cita previa, o sin cita previa. De cualquier manera. A través de redes sociales también. Mi equipo ha rescatado sea en Twitter o en Facebook determinadas quejas y comentarios y las ha incorporado a nuestro sistema de trabajo. Son un buen apoyo las redes sociales sobre todo para dar a conocer qué es lo que hacemos dentro de esta institución, dentro del Justicia de Aragón.

“El año pasado tuvimos en torno a un 25 % más de trabajo”

P. ¿Cómo ha cambiado su trabajo a raíz de la pandemia?

La pandemia nos ha cambiado la vida absolutamente a todos. Desde el primer momento, lo más importante para el Justicia de Aragón era que la salud y la integridad de mi personal estuviese garantizada. Después de los tres meses de confinamiento empezamos a venir la mitad del equipo… y ya en los tres o cuatro últimos meses ya o bien empezamos a recibir a ciudadanos de forma presencial o incluso yo hago visitas a centros de menores, a residencias de mayores… En definitiva, en función de cómo ha ido la desescalada y con la vacunación, pues hemos modificado nuestra reintegración en la sociedad. Pero está resultando sumamente difícil. Presenté hace dos meses la Memoria de cómo se trabajó el año pasado en esta institución y os puedo asegurar que tuvimos en torno a un 25 por ciento más de trabajo, muchas más quejas. Y las peticiones que se van a producir en este año y el que viene creo que todavía son mayores. Hoy es un día muy agradable para mí porque puedo estar con vosotros y aunque tengamos que mantener las mascarillas, nos vemos y nos escuchamos y por lo tanto empezamos ya a tomar cierta normalidad.

Equipo de reporter@s de Cadis Huesca
Equipo de reporter@s de Cadis Huesca
Cadis

P. ¿Cuándo se dio cuenta que le gustaba ayudar a la sociedad?

R. Tengo ahora 59 años y tengo que remontarme a mi historia de niño. Mi circunstancia personal es que yo vengo de la inmigración, mi padre era pastor de ovejas y tuvo que dejar Soria y venirse a Zaragoza; y yo vine con mis padres y mi hermana con 3 años a la ciudad de Zaragoza. Nos alojamos en un barrio muy populoso, el barrio Oliver. Hice toda mi enseñanza en un colegio público, en mi barrio. Y ahí es donde voy: el origen marca y determina en muchas ocasiones a qué te vas a dedicar después. He sido siempre muy buen estudiante. Nosotros teníamos claro, hace muchísimos años, que la posibilidad de lo que ahora se denomina “ascensor social” deriva siempre de la educación. La educación es lo que te va a dar posibilidades para salir adelante a nivel personal, familiar, y profesional. Os he de decir que es en mi infancia en la EGB, donde me di cuenta de que estábamos para hacer algo por las personas de nuestro entorno, por todos nosotros, y surge la idea de hacer Derecho. Luego ya me definí por la carrera de juez, también aprobé fiscal, y secretario judicial… pero creo que ese poso lo tengo desde la niñez. De hecho uno de los motivos por los que me he guiado siempre ha sido el diálogo y la mediación. Ahora está muy de moda hacer mediación entre alumnos, ...Pues en el año 75-78 yo ya recuerdo hacer ese tipo de intervenciones en colegio del Oliver y después en el instituto, en los antiguos “mixtos”. Sí, de ahí, de esa época, surge esa idea de intentar ayudar a la sociedad, además de forjar una profesión.

P. En su currículum figuran casos y trabajos muy complicados y difíciles, como por ejemplo el juicio por el accidente del Yak 42. En comparación, ¿ser el Justicia es un trabajo fácil?

R. Ser Justicia de Aragón es un orgullo, es un honor y de verdad que vemos y escuchamos los problemas que tienen los aragoneses e intentamos ayudar, para que los que vengan aquí no salgan con más problemas de los que tenían... pero lo más difícil es impartir justicia y el Justicia no imparte. Como decís yo vengo de los tribunales. Durante 30 años he sido juez primero de pueblo, después de capitales más pequeñas que Zaragoza, como Reus, Tarragona… Hasta hace tres años yo era juez de familia, unidades de separaciones, divorcios, guardas y custodias de niños… Allí está realmente lo más difícil, en la decisión y en decidir sobre los derechos sobre la vida, sobre la compañía. Los juzgados de familia, en lo último que he trabajado, es lo más difícil. Yo he tenido más noches de desvelo cuando tienes casos muy complicados sobre la mesa y tienes que decidir sobre ellos. Aquí no se trata de hacer filosofía o literatura, resoluciones, dictámenes, recomendaciones… No, no, con lo cual en los juzgados, donde se lucha día a día, es lo más difícil y lo estáis viendo esta semana: estamos teniendo asesinatos de violencia machista y se cuestiona qué se ha hecho, qué se ha dejado de hacer, si se podía haber hecho algo más incluso evitado el asesinato… En definitiva, te cuestionas si podrías haber hecho algo más y eso que lo pienso yo lo pensarán los compañeros que intervienen en dichos casos.

La ley ha de eliminar el concepto de tutela

P. ¿Cuál ha sido, en su opinión, la última gran victoria lograda por el colectivo de la discapacidad? ¿Cuál es la siguiente que les queda por lograr?

R. Esta pregunta tiene plena actualidad a día de hoy. Está a punto de publicarse en el BOE una ley que, en materia de discapacidad, cambia absolutamente todo lo que en España veníamos haciendo en el siglo XX y XXI: se va a aprobar una ley civil y procesal de las personas con discapacidades diferentes, para que lo más importante sea el ejercicio individual de la capacidad jurídica. ¿Qué significa? Que lo que hasta ahora hemos conocido como incapacidad judicial de las personas con estas capacidades distintas se elimina, se modifica de la legislación. España tenía que haber modificado esta ley en el 2006 tal y como nos venían reclamando desde el Convenio Internacional, Convenio que ratificamos en 2008; pero hasta ahora, en 2021, no habíamos hecho esta modificación legislativa. Es en esta semana, como ya digo, cuando se va a publicar en el BOE. Esta ley tiene que conseguir que desaparezca el concepto de tutela y se haga hincapié en las capacidades distintas de personas que actualmente estén o no declaradas en incapacidad judicial y posibilitará que estas personas puedan ser auxiliadas, que nunca representadas, por tutor, como ocurría actualmente y lo que sí que necesitan es una serie de apoyos en función de sus circunstancias para poder actuar en el día a día. Contestando a la segunda parte de la pregunta, qué es lo que queda por conseguir, pues que esto luego sea una realidad, que tengamos los medios materiales y económicos para poder llevar al día a día lo que dice la ley. Porque, si no, habremos hecho una ley muy bonita, pero nada cambiaría en relación a lo que estamos viviendo en el siglo XXI o lo que hemos vivido en el XX. ¿Cuál es la finalidad última? La independencia parcial o casi total en función de vuestras capacidades. Y lo que no sea posible, suplementarlo a través de procurador, defensa judicial… Y el fin último, la integración laboral. Si no conseguís, en función de vuestras capacidades, esa independencia laboral, total o parcial, os faltará siempre un elemento esencial, como nos puede faltar a cualquiera de nosotros. Sin esa integración laboral estáis claramente limitados pero no por tus capacidades sino por tus circunstancias económicas.

P. ¿Cómo surge su pasión por el fútbol? ¿De qué equipo es?

R. Empecé a jugar en las plazas de nuestro barrio, el Oliver. A los doce años, en mi época juvenil, jugué en el equipo del Atlético Escalerillas y luego, en varios equipos de la regional aragonesa. En cuanto a la segunda pregunta, ahora soy Justicia de Aragón: mis grandes equipos son el Real Zaragoza y el Huesca. Desde la semana pasada, he dicho que ya no soy un Justicia de primera, sino de segunda, por el descenso del Huesca a segunda división. Pero uno nunca cambia de equipo, con independencia de sus avatares personales. Hay una película argentina en la que se esclarece el asesinato porque el asesino era de un club de fútbol. Desde chiquito he sido del Athletic de Bilbao. Mi primera camiseta era el número 11, de Txetxu Rojo. Ahí os lo digo todo. ¡Aúpa el Athletic!

“La posibilidad de “ascensor social” deriva de la educación"

P. Muchos de nosotros/as también apoyamos a la Sociedad Deportiva Huesca. Además, al igual que en muchos equipos y de diferentes deportes, han hecho campañas solidarias. Si fuera presidente de algún equipo de futbol, ¿qué proyectos sociales apoyaría más?

Todas las que se están haciendo son muy interesantes pero yo creo que las más importantes son las que todo lo que se recaude vaya a educación, integración laboral y para formación continua. Eso creo que son los tres elementos más importantes. Por otra parte, nosotros nos oponemos al tema del juego, a las plataformas online, ya que potencian las adicciones. Hoy se debería prevenir porque el mundo de lo virtual, a través de los videojuegos está ahí, hay que hacer hincapié en los riesgos para todos los jóvenes de las posibles adicciones derivadas de los videojuegos. Creo que hoy por hoy es un peligro gravísimo y la concienciación debería estar ahí. Pero ahora ocurre todo lo contrario: las empresas están subvencionando a los equipos de Primera División para potenciar el desarrollo del juego presencial, u online. Y luego un tema esencial, para vosotros, para los mayores, para todos: hay que hacer una formación académica en lo que es la digitalización. Porque antes había un problema: la gente no sabía leer ni escribir. Pero es que ahora hay un problema mayor: hoy la gente si no se adapta a estas tecnologías se encontrará fuera del mundo diario y lo estamos viendo. Cualquier tipo de reclamación hoy o lo haces a través de internet o no existes. Nosotros nos negamos, ¿eh? porque creo que esta adaptación por la pandemia no nos puede precipitar ahora para olvidarnos de la presencialidad, ya que hay gente que no tiene los sistemas adecuados para hacer las reclamaciones y yo creo que este tránsito para estas personas que son vulnerables no tiene que ser tan rápido o al menos darles las posibilidades de hacerlo por el sistema tradicional. Si yo tuviera esas facultades lo que se recaudase iba a ir a esas vías, educación, trabajo, formación continua y sobre todo a impedir las adicciones a víctimas a los juegos online.

Etiquetas