Huesca

ACTIVIDADES DE VERANO

“El ludoparque aporta a los niños lo que necesitan”

Sheila Aladrén, técnica de Infancia, ve “fundamental” retomar esta actividad

Los ludoparques veraniegos comenzaron su actividad el 1 de julio.
Los ludoparques veraniegos comenzaron su actividad el 1 de julio.
M.Sistac

“Es muy importante que los niños tengan tiempo, espacios apropiados para ellos, y que tengan presencia”, reivindica Sheila Aladrén, técnica de Infancia y Juventud del Ayuntamiento, sobre la importancia de los ludoparques en verano.

Estas actividades, que comenzaron el pasado jueves, ofrecen un espacio al aire libre donde hay una variedad de juegos para los más pequeños. “El valor que tiene el Ludoparque del Miguel Servet es que es intergeneracional”, es decir, son juegos de mesa familiares, donde abuelos, padres, tíos o hermanos mayores pueden jugar con los niños, apunta la técnica, para quien retomar estas actividades “es fundamental”, ya que explica que para los niños era un problema “muy grande” que durante las restricciones por la pandemia se coartaran sus espacios de juegos, “al igual que se les limitara salir a la calle durante el confinamiento”.

“El movimiento es fundamental para el aprendizaje y el desarrollo cognitivo de los menores”, dice y, por ello, ve de vital importancia que además de los espacios que ya tienen abiertos, como parques o piscinas, tengan sitios habilitados donde se les ofrezca el juego y desarrollen su imaginación, “porque es como más se aprende y ahí reside la importancia de los ludoparques”.

En este sentido, también hace referencia a la biblioteca de la Casita de Blancanieves, y lo define como un espacio “que les hace soñar y les fomenta la imaginación, ya que es un espacio reducido y más acorde a su tamaño”.

En cuanto al ludoparque deportivo, del 1 de julio al 8 de agosto en el Parque Universidad de 19 a 21 horas, está centrado en el movimiento. Por ello, tiene una oferta de materiales muy variado como raquetas, diábolos o zancos, mientras que el del Parque Miguel Servet prestará servicio del 1 de julio al 31 de agosto (salvo del 9 al 15 de agosto, que no habrá actividades) de 11:30 a 13:30 horas y de 19 a 21 horas.

Así mismo, la técnica anima a las familias a acudir a estos espacios y asegura que “pueden estar tranquilos” porque los responsables higienizan los juegos y materiales cada vez que se devuelven y esto, unido a la distancia entre usuarios y estar en el exterior, hace que sean “imposibles” los contagios por covid-19.

"Volveremos más días para jugar a todo"

“Echábamos mucho de menos estas iniciativas”, decía Mónica, madre de Alba y Lorenzo, el primer día del ludoparque en el Miguel Servet, ya que considera que estos espacios “permiten a los niños relacionarse entre sí y conocer nuevos juegos”. “El año pasado tuvimos que discurrir para que cada día pudieran hacer una actividad, y realizaron más actividades de movimiento”, indicó, por lo que, esta vez, “hemos elegido juegos sensoriales”, explicaba mientras Alba jugaba a uno de los múltiples juegos de mesa y Lorenzo se movía subido a un triciclo.

Así mismo, Mónica considera que estos espacios permiten que tanto abuelos, padres o los familiares que les acompañen “establezcan vínculos con los pequeños que, de otra forma, quizá no los tendrían” y, además, “es una forma de que todos los niños tengan acceso a los juguetes”.

Por todo ello, Alba y Lorenzo aseguraban que visitarán los ludoparques más días “porque hay que jugar a todo”.

León, que acudió con su abuela, jugaba a un puzzle “que en casa no tenía”, dijo, y ya estaba pensando en qué otro juguete escoger cuando lo finalizara.

Etiquetas