Huesca

entrevista

“Me parecía fundamental reconocer a los gremios que trabajaron ahí”

El arquitecto oscense, Eduardo Cuello, ha recopilado una serie de fotos y conceptos para dar a conocer las fases de la reforma del Teatro Olimpia

Eduardo Cuello.
Eduardo Cuello.
S.E.

Una historia para ser contada. El Teatro Olimpia es una de las señas de identidad de la capital oscense, un edificio que se inauguró el 8 de junio de 1925. Con la llegada del nuevo milenio se planteó su reforma. El director de la obra fue el arquitecto Eduardo Cuello quien, rodeado de un gran equipo, hizo posible una nueva versión manteniendo la esencia del Teatro original.

Trece años después, Cuello publica un libro donde explica la remodelación. Dirigido a un público general, ‘El nuevo Olimpia. Un teatro para el siglo XXI’ es una crónica de la memoria histórica que “arranca desde las particularidades históricas con los proyectos que se hicieron desde el principio en los años 20. Luego con los planos del proyecto ejecutado bajo mi dirección. Primero tiene una parte narrativa, explicando todos los conceptos arquitectónicos que hay en la obra; y luego hay una exposición muy didáctica de fotografías, con pie de foto, para que la gente disfrute viendo y comprenda realmente el alcance de las obras desde distintas secciones”, explica .

Cuello: "El libro tiene primero una parte narrativa, explicando los conceptos arquitectónicos que hay en la obra y luego hay una exposición de fotografías"

Una publicación que Cuello considera necesaria y con la que pretende reconocer a todos los que participaron de la obra: “Me parecía fundamental un reconocimiento a todos los gremios que trabajaron ahí” y que “ sin ellos habría sido imposible”.

El autor tiene una conexión especial con el Olimpia ya que su abuelo materno, Francisco Oliván, fue maestro de obras, contratista y ejecutor del teatro en los años veinte, como escribe en el prólogo de esta publicación.

La razón de que salga ahora a la luz tiene que ver con convencimientos personales y la necesidad que ha sentido de dejar constancia de la labor que dirigió desde 2005 hasta 2008 ya que, como él mismo expresa: “ Como de lo que no se escribe, no queda, pues había que hacerlo”.

El libro está compuesto, sobre todo, de un gran material fotográfico e ilustraciones para comprender los cambios realizados, acercar curiosidades y recordar cómo era antes y cómo es ahora. “ La gente, cuando entra en el teatro, ya no se acuerda de lo que había allí anteriormente. Y luego, no se conocen las partes más particulares del teatro como la caja escénica, los camerinos, los espacios de instalaciones, las complejidades de todo lo que hay. La gente no suele acceder a eso, accede a la sala de espectadores”, comenta Eduardo Cuello.

Presentado el pasado 15 de julio, está disponible en varias librerías de Huesca. De momento, su acogida ha sido muy buena. “Todo el mundo me da las gracias por acceder a ese tipo de información que contiene el libro y que, para mucha gente, era muy desconocida”, reconoce.

El Palacio de Villahermosa será el protagonista de su siguiente proyecto escrito. Confiesa que ya ha recopilado la información de otro de sus trabajos arquitectónicos pero, ahora se centra en la reciente publicación del referente al Teatro Olimpia y recalca que “es un patrimonio que está en las memorias de la gente de Huesca”.

Etiquetas