Huesca

CORONAVIRUS

La vacuna contra la covid ayuda a aliviar la situación de la UCI oscense

El jefe de la unidad afirma que habría el doble de ingresados pero avisa de que la ola sigue

La vigilancia policial se reforzará a partir del viernes por las no fiestas para hacer cumplir las normas
La vigilancia policial se reforzará a partir del viernes por las no fiestas para hacer cumplir las normas
Pablo Segura

Esta sexta ola de coronavirus en la provincia está llevando a las unidades de cuidados intensivos a personas más jóvenes que en anteriores picos epidémicos, señala Carlos Serón, jefe de la Unidad de Medicina Intensiva (UCI) del Hospital Universitario San Jorge de Huesca. La edad de los ingresados estas semanas oscila entre los 23 y los más de 60 años, a diferencia de anteriores olas, en las que la edad media era sensiblemente mayor. Con una vacunación que recientemente ha empezado a llegar a los jóvenes, el porcentaje de hospitalizados de estas edades es muy superior a otras olas.

Pese a que la incidencia acumulada más alta en este pico (618,4 casos por 100.000 habitantes a 7 días el 24 de julio) ha estado relativamente cerca del máximo de otoño (la peor ola, con una IA a 7 días de 780,9 el 31 de octubre), la letalidad y la presión hospitalaria está muy lejos de lo que ocurrió en octubre y noviembre. El 8 de noviembre llegó a haber 196 ingresados en la provincia y el peor momento de esta ola, hasta ahora, ha sido este lunes con 90, menos de la mitad.

“Sin vacuna tendríamos el doble de ingresados”

Serón atribuye esta menor presión hospitalaria a la vacuna y afirma que “estamos muy saturados pero con el número de contagios actuales, tendríamos más de 100 hospitalizados y ahora hay medio centenar (cifras solo de San Jorge, no de toda la provincia)”.

La vacuna también “ha reducido muchísimo” la mortalidad, “pero no la ha eliminado” por completo. Por el momento, la UCI delSan Jorge no ha lamentado muertes en este pico -en anteriores rondaba el 30 por ciento de los ingresados en intensivos-, pero Serón advierte que “aún es pronto” y que habrá que esperar a que acabe para hacer una valoración definitiva sobre el efecto en la letalidad.

Un 40 % de los ingresados estaba sin vacunar

Cuatro de cada diez ingresados esta ola en el San Jorge, contando planta y UCI, estaba sin vacunar, bien sea porque se han negado, bien porque por su edad todavía no les había llegado el turno cuando se contagiaron, expuso el jefe de Medicina Intensiva.

Con el 77,8 por ciento de la población aragonesa mayor de 12 años con vacunación iniciada -el 65,34 por ciento ya con pauta completa-, el porcentaje de no vacunados ingresados esta ola en el San Jorge, el 40 por ciento, duplica al de su peso relativo sobre la población total.

Respecto a las próximas semanas, el jefe de Medicina Intensiva previó que la evolución será “mala porque cuando llegue San Lorenzo, todavía estaremos terminando esta (ola) y entonces rebrotará”.

En este sentido, declaró que los sanitarios están “más que agotados y, además, desilusionados”: “Vemos que el Gobierno dice que ya no es necesaria la mascarilla, que hemos vencido, que tenemos récord de vacunación, y la gente se relaja, es normal. A los jóvenes se les deja ir a emborracharse a la playa, que está muy bien, pero no es el momento y no hay médicos ni enfermeros para contratar”, relata.

Tras casi año y medio de pandemia, el personal está “muy cansado”, aunque “aguantará”, y “muy desencantado” con el Gobierno “y la actitud de ciertas personas”. 

Etiquetas