Huesca

ESPECIAL LAURENTINO

"El modelo de fiestas es bueno, el debate está en que la programación tenga en cuenta a todos"

Luis Felipe, el alcalde de Huesca, plantea la colaboración para presentar una oferta atractiva en 2022

Luis Felipe, el alcalde de Huesca
alcalde huesca

 san lorenzo 

 foto pablo segura 4 -7 - 21
Luis Felipe, el alcalde de Huescaalcalde huesca san lorenzo foto pablo segura 4 -7 - 21
Pablo Segura

Otro año sin fiestas, ¿qué espera de la ciudadanía?

-Huesca ha sido una ciudad responsable. Es cierto que ahora hay un nivel alto de contagios y, por lo tanto, de riesgo de hospitalizaciones, de ucis y de fallecimientos, con lo cual tenemos que ser todos altamente responsables y evitar que las infecciones vayan en aumento, y las tragedias familiares.

¿Qué repercusión tiene para la ciudad?

-Un segundo año consecutivo sin fiestas es una mala noticia para cualquier ciudad, y para Huesca no vivir un segundo San Lorenzo tiene su repercusión emocional, social y económica. En estas ‘no fiestas’, hacer un llamamiento a la responsabilidad de todos y pensar que el virus sigue entre nosotros. Hagamos que cada vez sea menos perjudicial por los niveles de vacunación y por nuestro comportamiento, y que en 2022 podamos vivir unas fiestas normales.

Sin actos, pero con seguridad, se vallan plazas...

-El modelo que se pone en marcha es igual que el del año pasado en cuanto a efectivos policiales, pero hay restricción horaria de 1:00 a 6:00 de la mañana, por el toque de queda del Gobierno de Aragón validado por el Tribunal Supremo. Eso va a ser una herramienta de apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Al final sin toros ni corrida Goyesca, más por el contrato que por la pandemia. ¿De verdad no había solución?

-El contrato que tenía el Ayuntamiento de Huesca con la empresa a la que se adjudicó la feria taurina para las fiestas, con la interpretación jurídica de los técnicos municipales, no permitía que hubiera festejos taurinos en ‘no fiestas’. Pero, ¿me hubiera gustado como alcalde que hubiera habido toros? La feria taurina es un elemento de activación de la actividad económica de la ciudad, es un elemento importante de la fiesta, pero todo hay que hacerlo desde la ley.

También apelan a la norma para no firmar un acuerdo con las peñas. ¿Tampoco se pueden hallar otras fórmulas?

-Hubo una reunión del equipo de Gobierno con las peñas para buscar una fórmula para paliar los costes que las peñas tienen todo el año, pero el modelo del convenio no puede darse porque no hay fiestas. ¿Eso significa que no se apoya a las peñas ? Fundamentales para la vida festiva, fundamental el papel que juegan en muchos aspectos, pero hay que adecuarlo. Las ayudas que el Ayuntamiento aporta tienen que tener justificaciones y, si no hay fiestas, es difícil. Espero que se siga trabajando para que las ‘no fiestas’ no incidan muy negativamente en la vida de las peñas.

Aun sin fiestas, siempre hay tiras y aflojas con el Gobierno.

-Siempre ocurre eso. Haciendo historia, ya surgieron como un elemento reivindicativo.

Alertan del riesgo de desaparición si la ciudadanía no responde con el carné simbólico de 10 euros. ¿Y ante eso?

-Es bueno que en el Ayuntamiento estemos atentos a aportar la ayuda que podamos, y que se pueda justificar por las peñas, porque nos preocupa su viabilidad. A nivel individual o ciudadano, también es importante que haya colaboración para evitar el riesgo que han manifestado algunas peñas que tienen.

Dos años sin fiestas, ¿qué planteamiento tiene el Gobierno sobre el modelo de fiestas para retomarlas?

-El modelo de las fiestas de San Lorenzo, que se importó en los años 60, no ha ido mal, porque son fiestas muy populares, con elementos que adquieren un papel fundamental: los danzantes, la cofradía, las peñas… Ese modelo es bueno y no tiene por qué estar caducado. Otra cosa es que la programación de las fiestas tenga en cuenta a todos los públicos, que es en lo que hay que incidir, que atienda el interés de los jóvenes y de los no jóvenes.

¿Es lo que echa en falta?

-Sí, en la programación hay que tener en cuenta a todos los públicos, incluso llegar a acuerdos en esa oferta programática con otros agentes de la ciudad, entidades privadas que puedan hacer programación, las propias peñas… Una propuesta programática, no solo la que pueda desarrollar el Ayuntamiento con carácter popular y gratuito, sino la que puedan haber otros sectores haciendo atractiva la fiesta. El debate sobre las fiestas tienen que ir más encaminado a eso. Hay que buscar fórmulas y ahí tienen que hacer un esfuerzo las peñas.

¿Qué programen las peñas?

-El problema son los recursos y la capacidad que tiene una peña para organizar un concierto o cinco, probablemente no. Es una pena que el Jai-Alai no tenga actividad, porque se especializó mucho y eso se ha perdido. Para una peña no es fácil, pero si al final dependen de una subvención... Pero hay sectores a los que la fiesta se les queda corta.

Ya hay toros para 2022.

-Sí, es prorrogable a tres años. Tauroemoción es una buena empresa, ha hecho grandes ferias... Si quitas los toros, rompes el modelo, porque es un ritual ir a los toros y a la salida.

Hoy, sí hay actos religiosos.

-Dependen de la cofradía y del Obispado. Ya ha habido actos antes con aforos y ha habido participación responsable.

¿Irá?

-Estamos invitados el alcalde y los cinco portavoces. No es obligatorio, pero iré con bastón y con banda a esa misa.

¿Le da miedo la vuelta?

-Espero que las fiestas de 2022 se puedan celebrar y recuperen el esplendor que siempre han tenido. Esa plaza repleta de gente, con bullicio, alegría… ¡ojalá fuera más blanca que morada!, porque transmitimos una imagen como ciudad. El blanco y verde es un símbolo y es bueno que se haga llegar.

Y este año, ¿de blanco y verde?

-No, porque no hay fiestas. Hay un acto religioso en torno al patrón, pero no hay fiestas, y el blanco y verde tiene contenido en ese entorno. Tenemos que dar pocos mensaje que induzcan a la confusión. No está mal que un ciudadano se vista de blanco y verde, pero hay que dejar claro que no hay fiestas.

El único acto de este año ha sido la entrega de la Parrilla de Oro y el homenaje a los sanitarios y se quiso hacer antes.

-Es un elemento importante de fiesta, que al mismo tiempo se sumó a un homenaje a los sanitarios. Les hemos aplaudido en los balcones, pero el reconocimiento a los que cuidan de nuestra salud y nos salvan la vida no puede quedarse allí. El reconocimiento tiene que ser permanente y, sobre todo, colaborando con ellos, no llevando más ciudadanos al hospital.  

"El reto es pasar de ciudad pequeña a mediana"

 ¿Qué proyectos tiene el alcalde?

-Seguir potenciando el campus universitario, la formación ocupacional, intentar que alguna empresa se ubique en Huesca para dar trabajo no solo a los sectores más especializados; y las infraestructuras que están en marcha. En doce meses, Huesca tendrá una captación de agua fundamental con el pantano de Montearagón.

Un cuestión histórica esta última.

-Una ciudad que quiere futuro debe tener dotación y fuentes de captación de agua suficientes, si no está limitada. Igual que llegan empresas de alta tecnología a la ciudad, hay que intentar que lleguen empresas de trabajo manual.

¿Amazon, como elemento tractor?

-Amazon, sí, pero además Plhus tiene que acoger otro tipo de industria.

El proyecto de formación es en torno al cine, ¿tiene futuro aquí?

-La Escuela de Oficios del Cine es un elemento importante para dotar de capacitación a personas, fundamentalmente jóvenes que no tienen una alta cualificación, para que puedan aprender un oficio que tiene demanda. Huesca es de las provincias de España donde mayor número de rodajes hay. De la mano de Tecmolde (Julio Luzán) y el Inaem, daremos respuesta a la demanda.

¿Huesca seguirá creciendo?

-Huesca tiene un horizonte de crecimiento. Somos de las pocas ciudades pequeñas que siguen aumentado población, pero tiene un reto, que es pasar de ser una ciudad pequeña a un intermedia. Tiene que aprovechar lo que llega y las infraestructuras en marcha para crecer y ser la capital de una provincia que tiene equilibrio territorial a través de las cabeceras comarcales. La ciudad tiene que ser elemento tractor para atraer proyectos para la provincia.  

Etiquetas