Huesca

ESPECIAL LAURENTINO

Ramón Lasaosa: “Ojalá que a la tercera vaya la vencida y en 2022 haya fiestas”

El concejal de Fiestas valora la responsabilidad de los oscenses y confía en que el año que viene San Lorenzo regrese con toda su fuerza y tradición

Ramón Lasaosa
Ramón Lasaosa
Verónica Lacasa

Volver a suspender las Fiestas de San Lorenzo fue una decisión “muy difícil y meditada” avalada por los datos de contagios de la covid-19 y por el Gobierno de Aragón, pero que deja a la ciudad “realmente triste”.

El concejal de Fiestas, Ramón Lasaosa, lamenta así que Huesca se quede otro año más, el segundo, sin chupinazo, sin el baile de las espadas o el de las cintas de los danzantes, sin conciertos, en definitiva, sin ningún acto del 9 al 15 de agosto. Ramón Lasaosa confía en que a la tercera vaya la vencida y en 2022 la fiesta estalle con toda su fuerza y tradición en la ciudad, a lo grande, un sueño por el que llama a la responsabilidad de todos para salir adelante.

Otro año más sin fiestas, ¿fue difícil tomar esta decisión?

—Suspender por segundo año consecutivo las fiestas fue una decisión muy meditada que de todas maneras viene marcada por el Gobierno de Aragón. Este año, antes de que el Ayuntamiento decidiera suspender las Fiestas de San Lorenzo la DGA ya había dicho que hasta el 31 de agosto no iba a haber fiestas patronales. Tenemos la seguridad jurídica, por decirlo de alguna manera, de la norma del Gobierno de Aragón, pero eso no evita que nos quedemos realmente tristes por no poder celebrar las fiestas.

Control de aforos y San Lorenzo, tal y como lo conocemos, parece que no casan muy bien...

—Controlar los aforos en cualquier acto es complicado porque hay que seguir unas normas muy estrictas y unos niveles de público muy reducidos. Al final, se pierde el sentido ese de fiesta popular que tiene el San Lorenzo. Es imposible pensar en una verbena en la plaza López Allué como otros años normales en los que hay un montón de gente. Y claro, organizar algo para que puedan ir 100 o 200 personas nos parece complicado con el espíritu festivo que tiene San Lorenzo. Por eso lo que hemos querido hacer durante este verano es trasladar ese espíritu no festivo pero sí cultural a una programación que se extendiera a lo largo de todo el verano y que diera la oportunidad a la gente de Huesca de poder participar de una actividad muy controlada, muy limitada y que pudiera llegar a todos los públicos y a todas las zonas de la ciudad.

Se refiere al programa Laurentis, ¿qué tal está funcionado?

—La verdad es que estamos contentos porque empezó un poco tímidamente pero realmente ahora prácticamente estamos llenando todos los aforos que podemos en las actuaciones. Esto es bueno, tanto en los espectáculos que son completamente gratuitas para el público como en aquellas que hay que pagar.

“Me gustaría que este año la gente apoyara los valores de la fiesta, a las peñas haciéndose socio”

En este sentido, estamos contentos porque la gente se está acostumbrando a esa otra forma de vivir la cultura y tenemos actividades para todos los grupos de edades.

Que tampoco haya habido críticas este año a la suspensión de las fiestas es un síntoma de responsabilidad, ¿no cree?

—Exacto, yo creo que allí hay que destacar la responsabilidad de los oscenses que realmente se dan cuenta del momento crítico que estamos viviendo. Cada vez conocemos a más gente que ha estado afectada por la enfermedad, sabemos cómo lo está pasando o cómo lo ha pasado y eso nos lleva a esta responsabilidad.

Un ejemplo de ello son los danzantes, que decidieron no actuar porque la salud es lo más importante, incluso después de haber hablado con el Ayuntamiento y de barajar fechas en septiembre. Ser capaces de decir que la salud es lo primero, con toda la tradición, ilusión y preparación que llevan detrás, creo que es un ejemplo de responsabilidad para todos aquellos que se piensan que se puede tener un poco de manga ancha.

¿Teme el Ayuntamiento que haya unas ‘fiestas paralelas’? Me refiero a botellones, concentraciones no permitidas...

—Esos temores van a estar siempre. De lo que estoy seguro es de que la Policía Local y las fuerzas de seguridad del Estado junto al Ayuntamiento trabajamos para que esos riesgos sean los menores posibles desde el respeto a los ciudadanos, la libertad de acción, pero siempre favoreciendo el bien común que es la salud global.

Desde el punto de vista económico, la ciudad va a verse perjudicada de nuevo ante las ‘no fiestas’, no quedaba otra, ¿no?

—Lamentablemente, no. La ciudad se va resintiendo a lo largo de toda la pandemia. Desde el Ayuntamiento hemos sido pioneros en muchas acciones intentando paliar los efectos negativos de la crisis sanitaria favoreciendo la actividad económica dentro de las posibilidades que teníamos y de la normativa vigente. Desgraciadamente, ese número de visitantes que venían normalmente no van a estar y eso va a repercutir en la economía de la ciudad. Me gustaría que para el año que viene estuviéramos hablando de otras cosas, de que vuelve a venir la gente y de que tenemos 100.000 personas en Huesca en un fin de semana, como sucedió en 2019, lo que favorece a la hostelería, al comercio, a los hoteles y, en general, a toda la ciudad.

Esperemos que sea así, que a la tercera vaya la vencida y en 2022 haya fiestas de San Lorenzo

—Por supuesto que sí, creo que la vacunación se está demostrando que es una buena solución contra la pandemia. Tenemos que animar a los ciudadanos a que se vacunen y ojalá de verdad que a la tercera vaya la vencida de una vez.

¿Qué acto le duele más perderse del programa de fiestas, una vez más?

—Realmente un poquito todos. Tal vez ese momento de disparar el cohete porque yo no había vivido directamente en años anteriores la emoción que supone el chupinazo. Allí estoy implicado directamente al tener que hablar y al tener que estar en el balcón del Ayuntamiento. También la procesión del día 10 de agosto es un momento muy especial y creo que cualquier oscense tendría que estar orgulloso de participar en este acto tan tradicional.

Con la que está cayendo, ¿qué le pediría a San Lorenzo?

—Que desaparezca este virus, por favor, y que podamos volver a la normalidad, a vivir, pero ya no por las fiestas sino por poder abrazar a un amigo, besar a un familiar, moverte por la ciudad libremente o juntarte con todos los amigos que quieras a celebrar un cumpleaños, una boda, un bautizo... Sobre todo por recuperar las relaciones de vida normal con el resto de la gente.

Creo que nos hemos dado cuenta de lo importante que es el contacto con las otras personas y se echa de menos saludar con un apretón de manos sincero.

Finalmente, ¿qué mensaje lanzaría a los oscenses?, dentro de esa llamada a la responsabilidad que lanza el Consistorio.

—Les diría que por favor sean responsables, que esto lo vamos a superar entre todos, aunque sea algo muy manido ya. Todos tenemos que ser conscientes de lo que estamos viviendo, vamos a aguantar un poquito más, sé que es muy difícil pero creo que todos juntos, todos los colectivos que forman la fiesta, podemos hacerlo. Me gustaría también que la gente apoyara los valores de la fiesta, a las peñas haciéndose socio de ellas, para que el año que viene podamos estar todos otra vez celebrando San Lorenzo. 

Etiquetas