Huesca

SAN LORENZO 2021

Los Adrianes: “Es un poco triste que nos estemos acostumbrando a las no fiestas”

Adrián Sipán y Adrián Mallén lamentan que no se pueda celebrar San Lorenzo, pero destacan que “el sentimiento se lleva todo el año”

Sipán y Mallén, los oscenses en el cuerpo técnico del Huesca.
Sipán y Mallén, los oscenses en el cuerpo técnico del Huesca.
J.G.S.

Adrián Mallén y Adrián Sipán son los dos oscenses del cuerpo técnico del Huesca, donde ya son unos fijos. Los Adrianes siguen sumando al equipo oscense, el primero cumpliendo diez años esta temporada y el segundo, más de cinco y medio. Desde que están en el cuadro azulgrana, sus fiestas de San Lorenzo eran muy diferentes, ya que, al tener el comienzo de liga a la vuelta de la esquina, apenas podían celebrarlas.

El año pasó y este, señala Sipán, esto se ha generalizado debido a la pandemia de la covid-19, que han impedido que pueda haber festejos del 9 al 15 de agosto. “Es un poco triste que nos estemos acostumbrando a las no fiestas”, lamenta Mallén.

“El sentimiento que teníamos estos últimos años por no poder disfrutarlo como antes, algunos por concentraciones, otros porque la semana de San Lorenzo coincide con el inicio de liga, desde el año pasado es ya un sentimiento más generalizado de todo el mundo por la pandemia”, explica Sipán, quien apela a la responsabilidad para evitar que el 2022 sea igual.

“No vamos a poder disfrutar como la ciudad de Huesca querría por las medidas sanitarias que hay que tener, pero la fiesta, el sentimiento, se lleva por dentro y, como hicimos ya el año pasado, es importante tener responsabilidad para que dentro de poco podamos volver a disfrutar de las fiestas”, indica.

Mallén va en la misma línea con que las fiestas de San Lorenzo se llevan por dentro. “Es un sentimiento que se lleva y no deja de existir haya fiestas o no. Y, al margen de las fiestas, nosotros esa semana ya estamos focalizados en el estreno liguero prácticamente todos los años y un poco aislados, aunque no dejándolas a un lado. Este año nos toca inicio de liga justo esa semana (el día 13 contra el Eibar) y hay que ser responsables. Ojalá sea el último año de no fiestas, aunque nosotros vayamos a seguir concentrados en el estreno liguero”.

En 2020, los dos oscenses vivieron la semana de no fiestas de San Lorenzo de forma muy diferente. Sipán recuerda que esos días, estaban de vacaciones, algo que no les había “tocado hace mucho tiempo”. El motivo fue que, debido al confinamiento, la temporada anterior había acabado más tarde de lo normal y, por lo tanto, se había retrasado el inicio de la siguiente. Eso le permitió juntarse “con la familia y los amigos, siempre respetando las medidas”, aunque resalta que “fue una semana que tristemente pasó un poco desapercibida porque las comidas con la familia o juntarte con un amigo prácticamente lo puedes hacer durante el año y los actos que verdaderamente diferencian la semana de San Lorenzo con las semanas normales no se pudieron disfrutar”.

En cambio, Mallén dio positivo por covid-19 justo el 9 de agosto, por lo que pasó el no San Lorenzo “confinado y bastante fastidiado”. “No sabía si era semana de San Lorenzo, de fiestas, de no fiestas, y me pilló en mi domicilio, solo intentando que la enfermedad pasara lo antes posible”.

El entrenador de porteros habla de lo que calan las fiestas en la gente que viene a la ciudad esos días. “Cuando vives un San Lorenzo, seas de Huesca o no, te quedas con ese sentimiento de que ya no solo son unas fiestas. Quien no lo haya vivido, con un solo día que venga a la ciudad, ya puede darse cuenta de que es algo que nos diferencia”. De la misma forma piensa Sipán. “La mayoría de las personas te dice que les gustaría volver y eso es señal de que son diferenciales”, asegura el oscense, quien cuenta que jugadores y entrenadores azulgranas se quedan impactados cuando viven un día de San Lorenzo. 

Etiquetas