Huesca

CORONAVIRUS

El 3% de los trabajadores de residencias no está vacunado

Actualmente hay 52 brotes activos en estos centros de mayores con 485 afectados

María Victoria Broto, en su visita al Hogar de Mayores del IASS de Valdefierro
María Victoria Broto, en su visita al Hogar de Mayores del IASS de Valdefierro.
DGA

El tres por ciento de los trabajadores de residencias de mayores en Aragón no está vacunado contra la covid-19, personas que, según una Instrucción del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno autonómico, deben realizarse una prueba cada 72 horas para evitar la propagación del coronavirus en estos establecimientos.

Así lo comunicó ayer la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, quien consideró que todos estos trabajadores deberían estar vacunados “desde el punto de vista ético, personal, ciudadano y teniendo en cuenta cuál es el trabajo que llevan a cabo”, si bien recordó que no se les puede obligar.

En declaraciones a los medios de comunicación, con motivo de su visita al Hogar de Mayores del Instituto Aragonés de Servicios Sociales en el barrio de Valdefierro, en Zaragoza, sostuvo que la prueba cada 72 horas, si no se está vacunado, es una medida de “seguridad”, para “que no puedan contagiar la enfermedad”.

  

Así, animó a estos trabajadores a vacunarse. “Es un derecho que tienen y que nos parece que deben ejercitar por ellos mismos, sus familias y las personas mayores”, apostilló.

Broto indicó que esta Instrucción, como todas las decisiones que toma su Departamento en relación con el coronavirus, se ha realizado de acuerdo con el Departamento de Sanidad.

La consejera detalló respecto a la situación en las residencias de mayores de la Comunidad, que ha disminuido el número de brotes, que actualmente ascienden a 52 en todo el territorio aragonés con 485 afectados. “Afortunadamente, en muchas de las residencias este brote es simplemente un trabajador”, dijo.

“Lo que sí que está claro es que en las residencias y en la población en general, en este momento el mayor porcentaje que tenemos de personas positivas son jóvenes, pero a quien más le afecta desde el punto de vista de su salud y a veces incluso de su propia vida, es a las personas mayores”, planteó.

Por lo tanto, la consejera pidió una vez más prudencia a la hora de respetar las medidas contra el coronavirus para evitar los contagios entre los mayores. “Tenemos que tener claro que para protegernos a todos y proteger a los mayores tenemos que ser prudentes”, apuntó.

Respecto a la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19, valoró que “habría que empezar a administrarla en las residencias porque es un sector de población envejecida muy vulnerable a la que hemos protegido”.

Comentó que desde el punto de vista asistencial de su Consejería hay que seguir las prescripciones del departamento de Sanidad y del Ministerio. “Creemos que es la comunidad científica la que tiene que decidir con estudios totalmente contrastados sobre esa tercera vacuna”, apuntó.

Y recordó que los usuarios de las residencias fueron los primeros que se vacunaron, con una primera dosis que se administró el 27 de diciembre, “y la situación que tenemos en estos centros desde aquel momento al actual es clarísima, con un verdadero cambio”.

Etiquetas