Huesca

TRADICIONES

La Real Cofradía de Cillas celebra su festividad condicionada por el coronavirus

La Real Cofradía suspendió la romería, la comida y el rosario, limitándose a la asamblea y una misa

Los actos se suspendieron y quedaron limitados a una misa con aforo restringido por la covid
Los actos se suspendieron y quedaron limitados a una misa con aforo restringido por la covid
Rafael Gobantes

La Real Cofradía de Nuestra Señora Virgen de Cillas celebró este domingo la festividad de la Natividad de la Virgen, aunque en esta ocasión, y debido a las medidas sanitarias para prevenir contagios de coronavirus, los actos se limitaron a la asamblea general y a una misa en el santuario con aforos reducidos. Se suspendió así, la tradicional comida posterior, la procesión y el rosario vespertino a la espera de que la situación sanitaria mejore y se pueda celebrar ya todo con normalidad.

El capítulo de la Real Cofradía procedió a nombrar al nuevo prior de la entidad, cargo en el que José Porta Monedero sustituye para los dos próximos años a Lorenzo Torrente. Tras su designación, Porta Monedero resaltó que la Real Cofradía de Nuestra Señora Virgen de Cillas tiene “una tradición histórica fortísima”: “En esta casa hay antecedentes del siglo XIII. Es una asociación católica de fieles en funcionamiento desde, al menos, el siglo XIII. El rey Juan I de Aragón la reconoció a finales de su reinado y le dio naturaleza y personalidad jurídica la autoridad eclesiástica”.

Porta Monedero se dirige al capítulo de la Cofradía tras ser nombrado nuevo prior
Porta Monedero se dirige al capítulo de la Cofradía tras ser nombrado nuevo prior
Rafael Gobantes

Tras esa consideración, prosiguió el nuevo prior de la Cofradía, el santuario ha sido desde entonces “un centro de religiosidad muy importante no solamente para los llamados siete lugares, los siete pueblos del entorno, sino para la ciudad de Huesca y para parte de la provincia”.

El santuario de Cillas debería haber albergado este domingo, de no haber pandemia, los actos que se celebran cada año por la festividad de la Natividad, destacando por encima de todos la romería. El nuevo prior expresó su confianza en que los actos se puedan recuperar el año que viene y con la misma “intensidad con la que históricamente se ha hecho”. Lo mismo espera para San Juan, festividad que se celebra “con muchísimo fervor” en Cillas.

A nivel más interno, Porta Monedero estimó en alrededor de 500 el número actual de cofrades, una cifra que “más o menos se ha mantenido en los últimos años”, aunque la edad promedio de los cofrades es “alta”.

Porta Monedero también indicó, por otra parte, que la Cofradía se hace cargo del mantenimiento del monumento, lo que supone “unos gastos muy fuertes”. Al respecto, hizo mención expresa al espectacular encarecimiento de la luz. “Estos son gastos que los cofrades sufragan y son gastos muy relevantes”, pero “poco a poco, con las donaciones y los legados” se va reuniendo dinero “y se van haciendo cosas”. 

Etiquetas