Huesca

HUESCA

Éxito y cooperación en la I Feria de Asociaciones de Salud de Huesca

Alrededor de una veintena de puestos dotaron de información a los ciudadanos

Voluntarios informan en uno de los puestos de la I Feria de asociaciones de Salud.
Voluntarios informan en uno de los puestos de la I Feria de asociaciones de Salud.
Rafael Gobantes

La ciudad de Huesca se volcó este sábado durante toda la jornada con I Feria de asociaciones de Salud. Con motivo del Día Internacional de las Personas Cooperantes, el Ayuntamiento de Huesca dispuso en los alrededores de los Porches y la plaza Navarra un total de 20 puestos de información con el objetivo de promover en la participación ciudadana actitudes saludables, a través de un mayor conocimiento sobre las situaciones que afectan la salud. El alcalde, Luis Felipe, y la subdelegada del Gobierno en Aragón, Silvia Salazar, estuvieron presentes en representación de las instituciones. La Cruz Roja ejerció como coordinadora de la feria y estuvo presente con su propio stand, exponiendo los proyectos que están en camino.

“Buscamos dar a conocer a la sociedad oscense estas realidades”, ha indicado Manuel Martín Cárdenas, director de cooperación y salud de Cruz Roja Huesca, que insistió en la idea compartida por todos; visibilizar otras enfermedades que han quedado al margen debido a la aparición de la covid-19. Principalmente los enfermos, pero también los familiares se ven afectados por el proceso que implica hacer frente a los tratamientos, ha resaltado Martín, junto a los familiares que han estado presentes.

Afecciones como la gliomatosis cerebri infantil. La asociación oscense Izás, la princesa guisante, ha formado parte de varios congresos en los últimos meses con el fin de dar a conocer este cáncer cerebral. “Con mucho esfuerzo”, afirma Miriam, voluntaria de la entidad, han creado una beca de investigación con el Hospital San Juan de Dios que servirá para intentar paliar la enfermedad. También comparten un proyecto educativo con la Asociación Contra el Cáncer con libros que explican como lidiar y tratar con el duelo y la enfermedad. Todo ello accesible en el puesto, que estuvo recaudando fondos para la investigación de la enfermedad y recabando nuevos socios.

Por otro lado, otra grave patología son los problemas auditivos, a menudo desconocida para diversos sectores de la sociedad. Agravada más aún con las mascarillas empleadas durante la pandemia, que imposibilitan la comprensión manifiesta. Desde Fiapas intentan acompañarles durante todo el proceso, facilitando la cita con el otorrino, además de dotar a los afectados de elementos necesarios como audífonos o, en el caso de niños, aconsejándoles pautas para prevenir una posible sordera.

Otra caso desatendido por la sociedad es la donación de médula. Leucemia, meloma o linfoma son enfermedades que afectan a la sangre y la donación de médula ósea, allá donde se generan las células madre, puede combatirlo. “La operación no es peligrosa, pero implica un esfuerzo”, ha resumido José González, presidente de Dona Médula Aragón. El año pasado aumentó el número de inscripciones a nivel nacional con 30.000 nuevos integrantes, 400 pertenecientes a la Comunidad de Aragón. La Asociación se involucra en las charlas de concienciación en institutos y en la universidad y desde el puesto ha invitado a acompañar y estar cerca de los enfermos en su tratamiento.

Etiquetas