Huesca

campus de huesca

Estudiantes que no consiguen abrirse paso, pese a la caída de tasas

El precio de las matrículas ha bajado hasta un 18 % en los últimos cinco años, pero aún hay jóvenes que no llegan

Alumnos de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte asisten a clase.
Alumnos de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte asisten a clase.
Rafael Gobantes

Dejar el pueblo y llegar a la ciudad, asumir el alquiler y los gastos de la vida cotidiana, al mismo tiempo que competir por una beca y el coste de la matrícula, acaba resultando una quimera para familias y alumnos que no consiguen dar el paso a la educación superior. Todo ello a pesar de que el precio de las matrículas de la Universidad se ha reducido hasta un 18 % en los últimos cinco años y que las becas de estudios, de movilidad y de investigación han aumentado.

En el año 2016, la matrícula en la experimentalidad 1 del Campus de Huesca, en el que se encuentran los grados de Enfermería, Ciencias de la Actividad Física del Deporte u Odontología, estaba en 1.555,8 euros. Hoy la tasa se ha reducido hasta los 1.278. En las carreras de la 2ª experimentalidad, como Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, el coste ha caído de 1.513,8 a 1.266 euros, mientras que en la 3ª experimentalidad, Administración y Dirección de Empresas o Magisterio, han pasado de 1.003,2 a 960 euros.

Son cifras alentadoras que han provocado que el Campus de Huesca haya conservado alumnos siempre por encima de los 3.000 matriculados. Los estudiantes tienen la posibilidad de acceder a becas del Ministerio de Educación, el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza y, por primera vez este curso, la DGA estrena las Becas Salario, destinadas a universitarios aragoneses de primer curso que son accesibles hasta el próximo 15 de octubre. Dotadas con 950 euros al mes, serán concedidas a 30 jóvenes procedentes de entornos o familias desfavorecidas con el objetivo de que puedan centrarse en su proyecto académico y facilitarles hacer frente a los pagos de la matrícula, el alquiler y el día a día.

Crece la formación profesional

Pero también la Formación Profesional tiene una mayor asistencia cada año que pasa de 3.102 alumnos en el curso 2016-2017 a sumar 117 en el siguiente, 3.262 en el año anterior a la pandemia y, finalmente, 3.535 durante el 2020-2021. En el presente curso, cuya matriculación todavía no está cerrada definitivamente, el Gobierno de Aragón ha previsto que las cifras vuelvan a incrementarse. Esencialmente porque la FP se ha convertido en Huesca en un motor de futuro gracias a la oferta ambiciosa que llega a toda la provincia, muy ligada a los sectores productivos de las zonas en las que se implanta, con estrecha colaboración con el tejido empresarial para garantizar la empleabilidad y cubrir las demandas de puestos de trabajo.

En este mismo año, los consejeros de Economía y de Educación, Marta Gascón y Felipe Faci, presidían el pleno del Consejo Aragonés de FP donde se aprobaba el V Plan Aragonés de la Formación Profesional que, siguiendo la senda del plan anterior, quiere aumentar el acceso laboral a las personas que obtienen un título de Formación Profesional o un certificado de profesionalidad, al tiempo que se fija en las necesidades de formación específicas para cada zona de la comunidad. Por ello, el catálogo se irá ampliando en los próximos años como parte de la estrategia de desarrollo del Campus Digital de Formación Profesional y el documento firmado, con vigencia hasta 2024, visualiza una formación que conecte la orientación y el empleo, impulse estudios verdes, sostenibles y conectados con los ODS, además de incidir en una oferta innovadora y digital. 

Etiquetas