Huesca

sesión científica

La Real Academia de Medicina de Zaragoza derrocha solemnidad en Huesca

La entidad ha celebrado una sesión en la capital oscense, por primera vez en 190 años, en la que se ha rendido tributo a Fidel Pagés Miravé

José María Borrel ha entregado una placa como recuerdo de la sesión a Luis Miguel Tobajas.
José María Borrel ha entregado una placa como recuerdo de la sesión a Luis Miguel Tobajas.
Pablo Segura

El Colegio Oficial de Médicos de Huesca se ha vestido de gala este jueves para recibir a una invitada excepcional, la Real Academia de Medicina de Zaragoza, que ha celebrado una de sus sesiones científicas extraordinarias en la capital oscense por primera vez en sus 190 años de historia. Acompañado en la mesa por Luis Miguel Tobajas, presidente de la Real Academia de Medicina de Zaragoza, José María Borrel, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Huesca, ha abierto este solemne acto que ha arrancado con el sonido de una campanilla y un formal “con la venia, señoría”.

En el acto se ha puesto en valor la figura del médico militar oscense Fidel Pagés Miravé, inventor de la anestesia epidural, a la vez que se han creado sinergias con la capital aragonesa, para “que no se quede todo allí”. “Este año San Jorge es Hospital Universitario y nosotros queremos más Universidad de Zaragoza en Huesca”, ha manifestado José María Borrel. 

El salón de actos de la entidad colegial oscense se ha llenado aunque el aforo no ha sido del 100 % como señal de respeto a los 118 compañeros médicos fallecidos por coronavirus durante la pandemia, unas muertes “que se podían haber evitado, según ha indicado su presidente, José María Borrel.

En la sala han estado presentes autoridades como la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar; el subdelegado de Defensa, el coronel Rafael Matilla; y el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, Francisco Pulido, además de otros cargos políticos locales. También ha asistido el presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza, Javier García Tirado y diez académicos, entre otros representantes sanitarios.

Por parte de la Universidad de Zaragoza ha acudido Marta Liesa, vicerrectora del campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza. 

Por primera vez, de manera formal, la ciudad de Huesca ha acogido una sesión científica extraordinaria de la Real Academia de Medicina de Zaragoza en sus casi dos siglos de historia. “Es un gran privilegio estar aquí y rendir homenaje a la figura de Fidel Pagés Miravé, cuyo descubrimiento fue un hito importante en la historia de la Medicina en beneficio de toda la humanidad”, ha manifestado Luis Miguel Tobajas.

La ceremonia ha incluido tres conferencias con las que se ha querido transmitir “que la Real Academia está abierta a la sociedad, a los ciudadanos, a los profesionales y sobre todo a los pacientes”.

José Ignacio Castaño, Académico de Número de la Real Academia de Medicina de Zaragoza y su único miembro altoaragonés, ha impartido la ponencia ‘Crisis del sistema sanitario: ¿problema estructural o coyuntural?”.

El doctor Ramón Guirao, miembro del Colegio Oficial de Médicos de Huesca, ha ofrecido otra ponencia en esta cita bajo el título ‘Notas sobre la asistencia sanitaria durante la Guerra de la Independencia”. Y en tercer lugar, Francisco Javier Martínez, Académico de Número de la Real Academia de Medicina de Zaragoza, ha deleitado a la sala con  la charla ‘100 años de anestesia metamérica: de Fidel Pagés a la actualidad”.  

Etiquetas