Huesca

coronavirus

Pacientes exponen sus casos, con hasta 18 meses con síntomas

El oscense Antonio Ibor participa en un encuentro celebrado en Madrid

Imagen de la cita desde la que se ofreció la visión de quienes sufren covid persistente.
Imagen de la cita desde la que se ofreció la visión de quienes sufren covid persistente.
S. E.

A finales de octubre se celebraron en Madrid las jornadas del CIR Long Covid, una nueva oportunidad para escuchar en primera persona a pacientes afectados por la conocida como covid persistente. En el encuentro se ofreció una mirada que trasciende a los datos y se adentra en el complicado día a día de miles de personas en España que, tras haber superado la covid, han sido incapaces de recuperar su vida.

Así lo exteriorizaron el oscense Antonio Ibor Marcuello, maestro de educación física y director titular en el colegio Salesianos de Huesca; María Eugenia Díez Moreno, enfermera en el Hospital 12 de Octubre de Madrid; y Nuria Hernández Muriana, supervisora en una empresa de call center en Sevilla.

Antonio Ibor puso de manifiesto que la covid persistente ha supuesto “un cambio de identidad de la persona que eres y cómo te manifiestas”. Antes de enfermar era muy activo, algo que ha cambiado radicalmente. No dejó pasar la oportunidad para insistir en la importancia de visibilizar su situación ante la incertidumbre que provoca la enfermedad. También reconoció haber tenido suerte ante la atención sanitaria recibida, aunque insistió en que no es el caso mayoritario de las personas que pertenecen al colectivo de ‘Long covid’, atrapadas “en una verdadera encrucijada en la que la comprensión y la empatía han brillado por su ausencia”. Hasta rememoró cómo su propio médico de medicina interna le citó en una ocasión para confesarle que no podía ayudarle más, emplazándole a verle en unos meses.

Etiquetas