Huesca

ACCESIBILIDAD

Cadis: “Todavía queda por mejorar en movilidad pero se ha avanzado muchísimo”

La entidad repasa el estado de la accesibilidad en la ciudad para las personas con movilidad reducida o con discapacidad

Algunos rebajes, como este de Martínez de Velasco, han perdido su eficacia.
Algunos rebajes, como este de Martínez de Velasco, han perdido su eficacia.
Verónica Lacasa

Las personas con movilidad reducida o con ciertas discapacidades siguen topándose con puntos de la ciudad donde les es difícil o casi imposible moverse. Cadis, la Coordinadora de Asociaciones de Personas con Discapacidad de la provincia, expone que en los últimos años “se ha avanzado mucho” en la movilidad en vía pública, pero “todavía queda por mejorar”. En general, los barrios donde más hay que actuar son Perpetuo Socorro, Encarnación y Casco Viejo. En el capítulo de accesibilidad a edificios, Cadis distingue entre los públicos, en los que también se ha mejorado pese a quedar cuestiones por subsanar, y los privados -como algunas tiendas o bares-, sobre los que recibe “muchas quejas de usuarios” sobre el acceso.

Bea Usieto y Marta Peña, responsable de accesibilidad y gerente de Cadis, respectivamente, analizan la movilidad para estas personas en la ciudad y amplían su mirada no solo a la existencia de barreras físicas o arquitectónicas, sino también a aspectos que suelen pasar desapercibidos al grueso de la población. Se refieren así a “otro tipo de barreras, como las sensoriales para personas sordas, ciegas o hipoacúsicas, o las barreras de comunicación”, en alusión a señaléticas más fáciles de comprender.

Desde hace unos ejercicios, el Ayuntamiento habilita una partida anual de 100.000 euros para que las asociaciones de discapacidad acuerden la eliminación de estas barreras.

La gerente de Cadis hace énfasis en la importancia de la planificación de estas actuaciones para que, por ejemplo, se llegue tanto a los principales puntos como para que “no se queden barrios descolgados”.

Con este método se ha actuado en los últimos años en edificios municipales como colegios o infraestructuras culturales (el Matadero, por ejemplo), y ahora se van a acometer trabajos en infraestructuras deportivas. “Ya hay actuaciones en el Palacio de Deportes y las Piscinas Almériz, y ahora tenemos una propuesta concreta para las de San Jorge”, explica.

De cara a este 2022, y respetando esa planificación para que no haya zonas de la ciudad que queden atrás, las propuestas serán, apunta Usieto, arreglar los rebajes de aceras en los barrios de La Encarnación y Santiago o instalar un vestuario adaptado en las piscinas de San Jorge -en el que pueda entrar un acompañante y que tenga una zona propia, ni en la de hombres ni en la de mujeres-.

Para este mismo complejo deportivo también se maneja la mejora a lo largo de este año en la accesibilidad cognitiva con señalética, cartelería y pictogramas.

Usieto recalca que cuando se actúa en un punto, se hace también en las proximidades para mejorar realmente la movilidad. Por ejemplo, si se mejoran las marquesinas del bus urbano, también se hace en los alrededores para que haya una verdadera accesibilidad hasta la parada.

Otros propósitos para este año son la reducción de las barreras sensoriales, con subtítulos e intérpretes en los actos. Respecto a las barreras visuales, “se acabará de hablar con la Once”, que no forma parte de Cadis pero con la que se quiere un consenso, en lo que atañe a dispositivos sonoros en los semáforos. 

Etiquetas