Huesca

ENTREVISTA

Luis Felipe: "Hemos conseguido un amplio consenso en momentos tremendamente difíciles"

El alcalde de Huesca  defiende la gestión realizada durante la pandemia y apuesta por proyectos de futuro

Luis Felipe, alcalde de Huesca.
Luis Felipe, alcalde de Huesca.
Pablo Segura

¿Qué pasa en Huesca que es tan alta la incidencia del coronavirus?

-Ha habido momentos muy críticos, pero la ciudad ha respondido bien. Hay que recordar el ascenso del Huesca, que no se celebró, los dos años sin fiestas de San Lorenzo… La población lo ha admitido con resignación, pero de forma responsable. Es cierto que cuando hay una transmisión comunitaria es más difícil mantener el control y la incidencia sube. Ya llevamos casi dos años aprendiendo a convivir con el virus que genera mucha incertidumbre, lo peor.

¿Cómo afecta a los proyectos y a la dinámica de la ciudad?

-Generó mucha incertidumbre en el plano económico, lógicamente, en el ámbito de la salud, y en Huesca mucha menos en el ámbito institucional. Durante la pandemia, los pilares democráticos de España se sustentan en los ayuntamientos fundamentalmente, también en las comunidades autónomas, donde han sido más fáciles los acuerdos, los consensos y la toma de decisiones unánimes que en otras instancias administrativas. Hemos conseguido un amplio consenso en momentos tremendamente complicados.

¿Qué desea para este 2022?

-Que sea un año donde se recupere la certidumbre en la salud, en la economía y en los proyectos de futuro de la ciudad.

Optan a los fondos europeos con un proyecto de movilidad y otro de turismo. ¿Se desarrollarán igualmente?

-Ya hubo una reflexión interna en torno a las manifestaciones de interés. Lógicamente tenemos que tener una previsión. En este 2022, asegurar el funcionamiento de la ciudad, unas inversiones básicas y concluyentes como Ramón y Cajal, y establecer unas cuantías para la cuota del Ayuntamiento de cara a la asignación de fondos. Estoy convencido de que nos llegarán y de que podemos hacer un desarrollo de líneas estratégicas en movilidad, turismo… Además, este esfuerzo de presentar los proyectos es una planificación a corto plazo de proyectos grandes de ciudad de futuro.

¿Llegaremos a ver esos autobuses por el casco?

-Es una propuesta en materia de movilidad que hemos presentado y, si llegan los fondos europeos, veremos ese autobús eléctrico en el centro, y una nueva movilidad, con la parte ciclable, peatonalización, un transporte de bajas emisiones...

Cada vez es más complicada la movilidad, más dificultades para moverse y aparcar.

-La movilidad que teníamos en la cabeza hace 10 años ha cambiado. No es solo el debate entre peatón y vehículo, ahora incorpora nuevos modelos que hay que normativizar y hacer que los espacios públicos sean cómodos para el peatón como prioridad, pero que minimicen el conflicto. Es el esquema que se ha visto en Ramón y Cajal.

Acaba de empezar la última fase.

-Con 1,3 de millones de inversión, se concluirá una de las arterias importantes, conectada con la plaza de Santo Domingo y el Coso. Y el otro proyecto de futuro es Martínez de Velasco.

Pero queda el Coso Alto sin terminar.

- En 2022 no está presupuestado, pero llegará. La ciudad tiene que ir concluyendo espacios e intervenciones. Hubo polémica cuando se no se acababa el Coso Bajo, y ya está. Cuando se acometan en el futuro más inmediato las obras en Martínez de Velasco, coincidirán con el desarrollo urbanístico de Harineras, que es otra parte importante que va a definir mucho el modelo de Huesca en los próximos años.

¿Cuándo se empezará, por fin, a construir en las Harineras?

-Se aprobó el plan de reparcelación, salió a exposición y, una vez concluye el proceso, la propiedad ya puede ejecutar la urbanización. Eso va a cambiar la fisonomía del centro y luego vendrá la construcción de vivienda. La suma final será de 1.300 viviendas en el centro de Huesca, por lo que en un horizonte razonable van a cambiar mucho las necesidades de vivienda.

Se ha hablado de otros desarrollos, entre avenida de los Danzantes y la antigua Granja de San Lorenzo (N-240), el área 5 (entorno de El Alcoraz)... Hay necesidad de desbloquear suelo porque no hay vivienda, los precios son muy altos... ¿Para cuándo?

-Son desarrollos muy importantes que van a configurar un nuevo paisaje urbano. Si le sumamos algo que no es cuantitativamente muy importante pero sí cualitativamente, como es el inicio de la vivienda en La Merced... será un antes un después. Fue una apuesta del consejero Soro, al que hay que agradecer su interés. Si a esto le añadimos que el Ayuntamiento de Huesca, por su buena eficiencia en la gestión de los ARRU, consigue aumentar como en el último pleno 240.000 euros más en rehabilitación, 128 viviendas más… En ese horizonte del ARRU, son más de 3 millones de euros, lo que supone un espaldarazo importante no solo de creación de nuevos espacios, sino de restauración de vivienda en casco históricos. Y no solo se construye vivienda sino que con una nueva tipología, que es una de las asignaturas pendientes.

¿Se refiere a unifamiliares?

-No es que Huesca no lo haya intentado, sino que tuvo dificultades para desarrollar esa tipología entre 2005 y 2010 y otras poblaciones del entorno lo consiguieron y ganaron población.

Si no, se expulsa a los vecinos.

-Por eso es importante que estos desarrollos recuperen esa tipología de vivienda.

¿Qué pasará con el proyecto del Seminario, que está en los tribunales?

-Lógicamente, se ralentizará. Es un proyecto vital para la ciudad de Huesca, de desarrollo en el casco histórico. No es un proyecto único sino compartido de tres instituciones importantes: la Universidad de Zaragoza, la Diputación y el Ayuntamiento. Eso conlleva lógicamente una actuación en un edificio que tiene serios problemas, porque tiene elementos protegidos que hay que mantener.

Habló de un proyecto de FP para los oficios del cine. ¿En qué punto está?

-Es bueno que Huesca se posicione en singularidad y, por lo tanto, aspiremos a tener un centro de excelencia en materia de formación profesional de FP. Son conversaciones que se llevan a cabo con la DGA y Gobierno de España y espero que se tenga en cuenta porque Huesca y tiene espacios de FP muy reconocidos. Hay muchas líneas, pero un campus universitario con un máster de Ciberseguridad puede dar pie también a que avancemos mucho en la formación profesional en conocimientos tecnológicos. Creo que estamos dando a la ciudad de Huesca un carácter muy singular en materia formativa. Y eso no quita para que trabajemos con la DGA en formación de oficios, porque hay gremios que carecen de personal para trabajar como la Federación de la Construcción. En la escuela del cine, intentamos equilibrar alta cualificación y estudios de formación para el empleo desde la cualificación profesional.

Pero no llegan empresas, Plhus va lenta...

-Plhus está teniendo propuestas interesantes, por lo que me dice Logística Aragón, porque las negociaciones llevan tiempo, pero Amazon ha supuesto un impulso importante a la visibilidad de la plataforma logística. Me consta que hay intereses de algunas empresas de instalarse en Huesca. Walqa también con la entrada de la Universidad en el parque enriquece su agenda a nivel de empresas, que pone en valor lo que muchas vienen haciendo. Lo veo con optimismo, sin necesidad de tener que salir todos los días con una pancarta, con un trabajo silencioso se consiguen cosas, sobre todo, si cuentas con la unanimidad y con el consenso. Una de las características de estos dos años de la pandemia es el consenso y el acuerdo político y, por otro lado, el consenso social. En Huesca, generamos una mesa de diálogo social permanente, donde se hablan las políticas de ayuda al sector productivo de Huesca. El Ayuntamiento ha hecho un tremendo esfuerzo en ayudar al pequeño comercio, a los autónomos, gracias al esfuerzo de todas las formaciones políticas, representantes sindicales y empresarios.

Huesca como capital

¿Ha conseguido Huesca, como deseaba, ser la capital de provincia?

-Es el camino en el que hay que seguir, ejercer la capitalidad hay que hacerlo con generosidad. Lo que interesa a Huesca capital interesa a la provincia, y al revés, por eso no es bueno que estemos en los debates desvinculados ni que haya una competencia. Reconozco el papel de las poblaciones del Pirineo en materia de nieve pero, si se habla de unas Olimpiadas, la capital tiene que estar sentada en la mesa junto a otras poblaciones importantes, no es que les quites protagonismo, sino que es bueno que la capital se implique. Igual que cuando se habla en Huesca capital de desarrollo de una nueva economía o de formación en conocimientos tecnológicos, es bueno que la provincia participe.

¿Qué papel puede tener Huesca, porque siempre se ha hablado de Jaca y Zaragoza? Bueno, lo primero es la candidatura conjunta.

-Confiemos en que esa candidatura se lleve a cabo conjuntamente y, en segundo lugar, que en Aragón se tengan en cuenta los municipios. Estuve en la reunión con el presidente del Comité Olímpico Español, la DPH y la DGA en calidad de alcalde de la ciudad. Queda camino por recorrer, pero desde el inicio hay que estar y hay que reconocer la generosidad. Jaca tiene un protagonismo indudable en unas olimpiadas de nieve de invierno por su localización y lo que supone, pero la capital tiene que estar presente. A Huesca capital le tiene que preocupar el desarrollo de los riegos de Monegros, a Huesca capital le tiene que preocupar el desarrollo del turismo rural... sin necesidad de quitar protagonismo a nadie, sino sumando.

¿Se guarda algún proyecto estrella para la recta final?

-Esos proyectos estrella no están en la chistera, tienen que salir de conversaciones con otras instituciones, que supongan un punto de inflexión y, si sale, lo daremos a conocer porque no solo dependerá del Gobierno de Huesca sino de la voluntad de otras administraciones y de las posibilidades.   

Futuro político

En otros ámbitos ya se está en clave electoral y, en Aragón, el PP ha elegido a Jorge Azcón como presidente, con un equipo muy oscense. En Huesca, está tranquilo.

-Las diferencias entre las formaciones políticas, y más caminando hacia unas elecciones, se van a acentuar. Pero me quedo, ya digo que no es mérito mío, con haber conseguido un amplio consenso. Modificar un presupuesto que no estaba pensado para atender necesidades en una pandemia, para comprar mascarillas, limpiar calles, colegios, residencias, para hacer un esfuerzo de ayudas sociales como no se había visto... Todo eso hacerlo por unanimidad de las cinco formaciones es el mayor logro que un político puede conseguir y, mientras en otras instancias están con la crítica constante, con la descalificación y el insulto...

Pero gobierna con un equilibrio complicado.

-No tenemos mayoría absoluta, pero se pactaron 150 medidas por unanimidad en una pandemia donde todos los días la Junta de Portavoces decidíamos cómo actuar. Es un caudal político tremendo que habla muy bien de la ciudad, con la gran implicación de las entidades sociales, profesionales… Es el mayor reto conseguido este mandato, claro que vendrán momentos de dificultad y discrepancia política, pero cuando haya que ponerse de acuerdo...

Ana Alós está en el equipo de Azcón, es ahora secretaria general del PP. ¿Teme que vuelva a ser candidata a Alcaldía?

-Siento un gran respeto político y personal tanto por Jorge Azcón como por Ana Alós. Me presenté a las elecciones para alcalde en 2011, no salí elegido, y me quedé cuatro años en el Ayuntamiento. Es bueno quedarse en el sitio cuando te presentas a una candidatura, el ciudadano no entiende que abandone. El PP ha renovado su dirección en Aragón y, lógicamente, va a intentar establecer una estrategia de recuperación de poder institucional como lo haremos los socialistas.

¿Será candidato de nuevo?

-Si mi partido lo entiende así... Somos un partido democrático y el partido decide qué personas lo representan; y aceptaré ser candidato de la ciudad de Huesca. El puesto más reconfortante para un político es ser alcalde de la ciudad donde ha nacido y, sobre todo, que permite construir ciudad.

No tiene rivales conocidos.

-Rivales siempre hay. ¿Hablamos de otras formaciones?

O, bueno, de la suya.

-(Sonríe) Esas posibilidades caben. Del resto, pronto se conocerán porque entramos en un año tremendamente político, pero el 2023 será de candidaturas y los candidatos se habrán definido antes.  

Etiquetas