Huesca

DULCES

El pastel Ruso de Ascaso se transforma en un corazón para celebrar San Valentín

La nueva propuesta, una edición limitada, cambia por primera vez el formato y la decoración de este postre emblemático 

Pastel Ruso de San Valentín.
Pastel Ruso de San Valentín.
Gabi Orte

Este 2022 la Pastelería Ascaso ha apostado por celebrar San Valentín de una forma muy especial y, para ello, ha reinventado uno de sus postres clásicos: ha convertido su famoso Pastel Ruso en un corazón. La nueva propuesta, especialmente pensada para los fans de este producto, los #rusolovers, se lanza como una edición limitada que solo estará disponible hasta el 14 de febrero. Podrá adquirirse tanto en tiendas físicas como en la pastelería online (www.pasteleriaascaso.com). “Hemos apostado por ‘vestir’ a nuestro Ruso de San Valentín. Queremos sorprender a los seguidores más fieles de este dulce pero también a quienes no lo hayan probado todavía, animándolos para que celebren con nosotros esta fecha”, indica la responsable de negocio de Pastelería Ascaso, Sura Ascaso.

Este postre clásico de la casa -se elabora desde 1974- presenta por primera vez ornamentación en su superficie. Una decoración realizada en exclusiva para San Valentín donde en lugar de ‘Ruso’ podremos leer ‘Amor’, así como líneas y corazones trazados con chocolate de fresa natural de la gama Inspiración de Valrhona. Todo ello acompañado por un nuevo diseño de packaging acorde a la celebración del amor.

El ruso de Ascaso contiene azúcar, huevo, mantequilla, almendra y avellana de primerísima calidad. Y, por supuesto, el “toque secreto” de la familia Ascaso. Es, además, un postre apto para celíacos.

130 años de  tradición

Pastelería Ascaso nació hace más de 130 años en Huesca y, desde entonces, su apuesta por la innovación y la investigación de nuevas fórmulas basadas en las recetas tradicionales, le han convertido en un sólido referente de la gastronomía más dulce de España.

Desde 1890 practican la ‘pastelería honesta’, que da valor a la riqueza de las materias primas, a su buena selección, a su pureza. Y sobre las que trabajan de manera artesana y cuidada sin añadir colorantes ni conservantes, para que las creaciones lleguen al consumidor de la manera más natural y exquisita.  

Hoy, Ascaso continúa creciendo, con la cuarta generación familiar al frente, cuatro establecimientos propios (ubicados en Huesca, Zaragoza y Madrid) y la pastelería online.

Etiquetas