Huesca

OBITUARIO

Graus despide con emoción y respeto a Antonio Angulo

Su hijo Juan y el sonido de la gaita han añadido emotividad al funeral celebrado este sábado

Imagen de la parroquia de San Miguel, en Graus, durante el funeral de Antonio Angulo
Los Gaiteros de Graus han entonado una albada en honor a Antonio Angulo durante su funeral en Graus.
E. F.

Graus ha despedido este sábado con emoción y respeto a Antonio Angulo, antes de su último viaje tras "una vida maravillosa", como la ha definido su hijo mayor, Juan, quien ha agradecido profundamente las muestras de cariño hacia su padre.

Pese a la mañana lluviosa en la capital ribagorzana, los grausinos han acudido de forma masiva  a la parroquia de San Miguel a rendir un sentido y último homenaje al querido periodista de Ejep, en cuyo honor han vibrado las tradicionales gaitas.

Tras el funeral oficiado el pasado miércoles en San Lorenzo, en Huesca, la despedida en Graus a Antonio Angulo ha sido igualmente multitudinaria y cuajada de emoción. Entorno a los suyos, su mujer, Pilar; sus hijos Juan y Luis; su hermano Argimiro; y el resto de familiares, infinidad de muy buenos amigos y muchos compañeros de profesión, así como representantes políticos y sociales del territorio.

Los párrocos Ignacio Cardona, Aurelio Ricou y José Mairal han oficiado una misa entrañable en la que se ha ensalzado "la inmensa capacidad de dar" de Antonio Angulo, en lo humano, lo personal y lo profesional, una cualidad que hizo que disfrutara de una vida plena y enriqueciera la vida de quienes le rodearon.

Así lo ha corroborado su hijo Juan, quien se ha dirigido a los asistentes al final de la homilía, agradecido y emocionado por las muestras de cariño, respeto y gratitud a su padre. "Un buen padre, orgulloso abuelo y muy buena persona que vivió una vida maravillosa".

Juan Angulo ha tenido un guiño cariñoso a "las encontradas" de Angulo con casi todos los presentes. Ha recordado su cariñoso "yep" para saludar y las "charradas" que le hacían llegar casi siempre tarde a comer a casa de la abuela en Graus. Un retraso, ha recordado, que se disculpaba por las alabanzas que después hacía de la suculenta comida de su suegra.

A la emotiva ceremonia y las entrañables palabras de su hijo, se ha sumado el conmovedor sonido de la gaita. Los Gaiteros de Graus han entonado para Antonio Angulo la Albada y la Cardelina para acompañarlo en este trance con la tradición que tanto amaba.

Etiquetas