Huesca

CONFLICTO ARMADO

Asistencia a la Infancia trae a otros 50 refugiados ucranianos

Vivirán con familias de acogida, en muchos casos con vínculos desde hace años, critican que los niños llegados a Huesca aún no estén escolarizados

Los ucranianos, en su reencuentro este domingo con las familias de acogida, ahora como refugiados.
Los ucranianos, en su reencuentro este domingo con las familias de acogida, ahora como refugiados.
S.E.

La Asociación Asistencia a la Infancia continúa con su labor de apoyo humanitario a Ucrania y la madrugada del sábado al domingo han llegado a Aragón medio centenar refugiados en busca de un hogar en el que no caigan bombas. Es el segundo autobús -también financiado por Grupo Sesé- que organiza la entidad, con 90 personas entre ambos. Y ya prepara un tercero que si todo va según lo previsto, con lo difícil que es eso en una guerra, llegará a Aragón la semana que viene con 60 refugiados.

Eduardo Puente, de la junta directiva de Asistencia a la Infancia, ha explicado que 20 refugiados de los últimos 50 que han llegado recalan en la provincia oscense. Son casi todo niños aunque también hay madres. En la mayoría de los casos, ya han estado antes de la guerra en la provincia a través de las estancias estivales y navideñas de Asistencia a la Infancia.

La entidad está en contacto con la DGA para ofrecer casas y pisos a los refugiados, pero también critica que los niños ucranianos que han encontrado asilo en la provincia de Huesca “aún no están escolarizados” pese a que han pasado dos semanas desde que llegaron los primeros y casi un mes desde que Rusia invadió Ucrania.

“En otras comunidades ya están escolarizados pero en Huesca no”, afirmó Puente, quien apuntó que Educación aún está desarrollando estos protocolos. “Está muy bien que haya protocolos pero estos niños necesitan estar con otros niños” y continuar con su educación, ha expresado.

La Mesa de Coordinación se reunirá este miércoles con el servicio provincial de Educación.

Asistencia para la Infancia se ocupa de fletar los autobuses desde países limítrofes con Ucrania hasta Aragón. Una vez aquí, la Policía Nacional los filia y da el permiso de residencia, mientras que la ONG Accem se encarga de los demás trámites.

“Son nuestros niños de allí”, ha afirmado Puente sobre los refugiados que están viviendo con familias altoaragonesas de acogida. Algunos ya no son tan niños. Las familias altoaragonesas empezaron a acogerlos hace dos décadas para vacaciones y ahora han vuelto, quién sabe por cuánto tiempo, con más años e incluso con hijos.

“Están adaptándose a esta vida. Los mayores, viendo a la distancia las atrocidades que hay en su país. Los niños abren la nevera para comer y comer, porque en Kiev faltaba comida”, relata Puente sobre los primeros días de estas personas.

Pequeños y mayores han llegado psicológicamente mal por lo que han vivido en su país. “Los niños han visto demasiado y los adultos están totalmente destrozados. Las madres han sido más testigos de la realidad y dejan allí maridos y casas que no saben si volverán a ver”.

“Los niños han visto demasiado y los adultos están totalmente destrozados"

Quien quiera ayudar a Asistencia a la Infancia puede hacerlo a través de la cuenta ES21 2100 1568 6802 0055 0357.

Etiquetas