Huesca

AUMENTO DE LA INFLACIÓN

Tenderos: "Los precios van muy prietos, antes se gastaba 20 y ahora 10"

La verdura pasa de 0,90 a 2 euros y el pollo ha subido un 30 %, mientras los vendedores intentan evitar que lo pague el cliente

Establecimiento Frutas y Verduras Assia, en la ciudad de Huesca.
Establecimiento Frutas y Verduras Assia, en la ciudad de Huesca.
S.E.

En pocas semanas, la fruta y la verdura han pasado a doblar su precio. Principalmente el tomate, el pimiento y el calabacín, que antes fijaban su valor en 60 céntimos y ahora supera los 2 euros. En el caso de la carne, suben el cerdo, la ternera, el cordero y el pollo, cuyo valor asciende un 30 % más, señalaron los tenderos. Intentan trabajar en los “márgenes ajustados” que les marca el mercado para que el cliente no sufra, pero “los proveedores mandan y es imposible que no repercuta”. Los clientes les transmiten incertidumbre porque “las bolsas de la compra pesan lo mismo, pero en el bolsillo hay menos monedas”.

No es extraño que los ciudadanos antes no prestasen tanta atención a los precios y ahora muestren más interés. La pareja oscense María y Miguel han empezado a mirar ahora a cuanto va el kilo y comparan bastante los productos. “Pero hace días que notamos la subida de precios, además prácticamente en todo. La panadería o el pescado, como el atún que lo hemos cogido 30 céntimos más caro. La subida es generalizada”, han dicho.

Otros compradores han percibido más el crecimiento del importe en productos específicos como los lácteos. “Puedes adquirir otras marcas blancas, pero no te puedes cortar haciendo la compra porque son alimentos de primera necesidad”, ha apuntado la vecina, Inma Pleguezuelo.

En Fruta y Verdura Assia, Hassan Ettahre, en vez de subir los precios, los ha bajado. “Si doblas el precio, la gente se queja. Yo estoy intentando bajarlos para no perder clientes. Antes podía ganar 80 céntimos y ahora intento ganar 50”, señaló el oscense.

En Assia los productos extra ahora cuestan entre 1,80 y 2 euros el kilo, pero puedes encontrar de segunda o tercera clase entre los 0,60 y 0,90 céntimos. “Los precios van muy pretos, antes gastaban 20 y ahora 10, pero en la fruta la gente todavía puede defenderse”, ha valorado Ettahre.

Carnicería Lacasa se encuentra en un situación muy similar. Artículos como el cerdo o el cordero han podido aguantar mejor la escalada. En este negocio fabrican elaborados como salchichas, hamburguesas o longaniza fresca donde “no hemos tocado el precio porque tenemos más margen”, ha señalado Antonio Lacasa.

Cada semana los proveedores llegan con nuevos valores con los que hay que trabajar según marca el mercado. “La intranquilidad que se está generando con los transportes, el acopio y la escasez tampoco ayuda”, ha advertido el carnicero, que percibe que los hábitos de consumo han podido cambiar, “del chuletón a pechuga de pavo o pollo”, ha puntualizado.

Puesto que trabaja con bienes de primera necesidad, al tendero le gustaría que llegasen pronto las ayudas al sector primario, ya que “la crisis actúa como una cadena que acaba afectando a todos” y, a nivel estatal, “deberíamos priorizar en qué gastamos, aunque nos duela”, ha concluido.

Etiquetas