Huesca

medidas sanitarias por la pandemia

Empresas y hostelería abogan por la retirada de la mascarilla con “prudencia”

Cada compañía decidirá entre un retroceso paulatino o instantáneo según sus condiciones

Clientes en un bar de Huesca.
Clientes en un bar de Huesca.
Pablo Segura

A pocas horas de la entrada en vigor del decreto del Ministerio de Sanidad que pondrá fin al uso obligatorio de mascarilla en interiores, la mayoría de empresas oscenses optarán por la retirada de la misma con prudencia y de una manera progresiva. Así lo ha estimado la Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca (Ceos-Cepyme), que ha insistido en que la decisión “debe recaer únicamente en las autoridades sanitarias”, a la vez que han apostado en que “cuanto antes se recupere la normalidad será mejor para la economía oscense”, ha dicho su presidente Fernando Luna.

La Confederación deja en manos de cada departamento de prevención de riesgos laborales la decisión de llevar a cabo una retirada paulatina o instantánea. Luna ha remarcado que dependerá del tamaño de cada compañía, los servicios que presta o el posible uso de transporte colectivo entre sus trabajadores.

A su vez, Ceos cree que la productividad no tiene por qué verse afectada con la retirada del cubrebocas, ya que “cada empresa puede tomar o no la decisión, incluso mantenerlas al principio para evitar algún tipo de brote”, ha apuntado Luna.

A pesar de ello, la empresa no podrá obligar al trabajador a portarla, sí a cumplir las medidas de higiénico-sanitarias establecidas desde que diese inicio la pandemia.

Decisión consensuada

La hostelería oscense se ha mostrado “prudente”, tal y como ha reconocido su presidente, Carmelo Bosque, quien ha remarcado que, en cuanto a los establecimientos de los que es propietario “los trabajadores seguirán llevándola”, puesto que esta ha sido la decisión consensuada por todos ellos. “Vamos a seguir trabajando con la mascarilla porque todavía no estamos liberados del coronavirus totalmente, además, ahora tendremos que esperar a los datos tras la Semana Santa”, ha indicado.

Al mismo tiempo, Bosque ha considerado que supone “un paso de gigante” que hace visualizar “el final de la pandemia”, pero todavía se muestra “cauto” y apostó por “esperar un poco más”.

“No va de hoy para mañana”, ha dicho, y ha subrayado la importancia de que los clientes se sientan a gusto. Además, ha destacado que va a haber espacios donde sí sea obligatoria, como son el transporte público o los hospitales, por lo que para Bosque “va a ser una evolución natural marcada por toda la población”. Asimismo, el presidente del gremio ha puesto en valor las terrazas, “que han venido para quedarse” y ha incidido que de cara al buen tiempo “la gente está encantada” mientras que “los interiores se vacían”.

Así mismo, Bosque ha recordado que los establecimientos continúan con las distancias entre mesas marcadas por la pandemia “y esto se va a quedar así”. “Ahora es poco habitual ver locales abarrotados de mesas y gente”, ha expresado, y ve este nuevo periodo de la crisis sanitaria como “una vivencia nueva”.

Etiquetas