Huesca

DIA DE LAS FUERZAS ARMADAS

Rafael Matilla: "Es el Día de las Fuerzas Armadas más esperado de la historia de la celebración"

El Subdelegado de Defensa en Huesca trabaja para la difusión de la cultura de Defensa, el reclutamiento y la inserción laboral de los soldados 

Rafael Matilla es el subdelegado de Defensa en la provincia de Huesca.
Rafael Matilla es el subdelegado de Defensa en la provincia de Huesca.
Pablo Segura

Rafael Matilla es el subdelegado de Defensa en la provincia de Huesca desde el 1 de julio de 2021. Anteriormente ha tenido muchos destinos, pero él destaca cuando estuvo en Huesca de teniente y capitán, de teniente coronel mandando el batallón de transmisiones nº IV ubicado en Barcelona y de coronel como Jefe de Estado Mayor en la Subinspección de Ejército en Valladolid. También estuvo tres años destinado en Florencia, en un cuartel general multinacional, que le sirvió para conocer Italia y aprender a moverse en el ámbito multinacional. Ha participado en cuatro misiones, dos en Bosnia Herzegovina al mando de la Compañía de Transmisiones y dos en Irak, la última muy reciente, como jefe del Estado Mayor de la Otan en Irak. Entre sus cursos y condecoraciones destaca el de Estado Mayor y la condecoración que recientemente le impusieron en el Ayuntamiento de Huesca. Es también coautor de dos libros.

Tras dos años de espera por la pandemia, por fin se celebra en Día de las Fuerzas Armadas en Huesca, ¿qué supone para la ciudad?

-Creo que ha sido el Día de las Fuerzas Armadas más esperado de la historia de esta celebración. Para Huesca supone el reconocimiento desde el Ministerio de Defensa de una colaboración y cariño hacia las Fuerzas Armadas de toda la sociedad altoaragonesa, desde hace más de 50 años.

Llegó a quedarse sin presencia militar tras el cierre del cuartel Sancho Ramírez, que reabrió un año después para acoger el cuartel general de División ‘Castillejos’, uno de los dos del Ejército de Tierra. ¿Es ahora una de las plazas más destacadas?

-Sin duda. El Cuartel General de la División Castillejos es uno de los más importantes del Ejército de Tierra y el que se haya trasladado a Huesca no hace más que corroborar lo que decía antes, que las diferentes instituciones y administraciones en Huesca siempre han querido y han luchado por tener representación de las FAS en su territorio.

¿Cree que contribuye al desarrollo socioeconómico?

-Por supuesto, la llegada de este cuartel general y sus unidades subordinadas significa, entre otras cosas, la llegada de aproximadamente 700 militares. Lo que ocurre es que llevará su tiempo que estos militares se asienten y elijan a Huesca para desarrollar su proyecto familiar. Y para que sea así, tenemos que continuar trabajando, tenemos que conseguir que se enamoren de Huesca, de su calidad de vida, de la amabilidad de los oscenses, de su naturaleza, de todo lo bueno que hay en esta provincia, que es mucho.

¿El Ejército trabaja con empresas del territorio?

-El desarrollo socioeconómico no vendrá solo de las familias de los militares. Los cuarteles demandan multitud de servicios, lo que representa una buena oportunidad de negocio para pequeñas y medianas empresas.

¿El Ejército siente el cariño de la ciudad y de la provincia?

-Desde el primer día y por todos los rincones de la provincia donde realizamos ejercicios y maniobras. La sociedad altoaragonesa es una sociedad madura, culta, que sabe que las FAS significan estabilidad, seguridad y progreso; factores fundamentales para el desarrollo de los pueblos.

¿Ha ayudado la operación Balmis con la actuación del Ejército en la pandemia?

-La operación Balmis ha puesto de manifiesto que cuando la sociedad necesita a sus Fuerzas Armadas estas están ahí. Lamentablemente, hemos despedido el 2021 con muchas intervenciones en el territorio nacional. Recuerdo el temporal Filomena, la crecida del Ebro, el volcán de Cumbre Vieja, las campañas de incendios. La población nos ve en momentos de angustia y lógicamente esto repercute positivamente hacia nuestra valoración.

¿Cuáles son las principales funciones de la Subdelegación de Defensa?

-Aunque las funciones son variadas, yo destacaría la difusión de la cultura de defensa, las labores de reclutamiento e información, sobre todo hacia nuestros jóvenes en edad escolar, que muchas veces no conocen sus FAS, y el apoyo a la reinserción laboral de los soldados que finalizan su compromiso.

El subdelegado de Defensa representa al Ministerio y participa en muchos actos civiles de la provincia. ¿Siente que su figura es bien acogida?

-La parte institucional es muy importante. Las buenas relaciones con los responsables de otras administraciones o instituciones públicas y privadas son fundamentales para alcanzar tus objetivos. Te diría que a mí en Huesca, en este sentido, me lo ponen muy fácil.

Otra de las funciones es el reclutamiento. ¿Cree que la existencia de un cuartel general de División en la ciudad y de las unidades de montaña en Jaca puede animar a que haya más vocaciones?

-Que nos vean trabajar, que sepan qué es lo que hacemos, que conozcan que estamos en quince naciones y en cuatro continentes trabajando por la paz y estabilidad, ese es nuestro mejor reclamo. Tener unidades en la provincia por supuesto también ayuda.

¿Cómo se está trabajando para ayudar a encontrar trabajo a la tropa que acaba su prestación a los 45 años? ¿Hay muchos en la provincia?

-Esta es para mí la misión más complicada. En estos momentos tenemos 24 reservistas de especial disponibilidad en la provincia, que es como los identificamos. Las buenas relaciones institucionales de las que te comentaba antes son imprescindibles para abrir puertas en un mundo laboral muy complejo y exigente. Acciones como la del Ayuntamiento de Huesca reservando alguna plaza para militares en la convocatoria de acceso a la Policía Local son un claro ejemplo de reconocimiento y cariño de esta ciudad hacia sus FAS, que espero se traslade a otros municipios de la provincia.

Con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, se han organizado una serie de actos para difundir la cultura de Defensa, que es otra de sus funciones. Por ejemplo, la exposición de Fidel Pagés, el médico militar oscense inventor de la anestesia epidural, que ahora da nombre al nuevo centro de salud. ¿Simboliza la contribución de los militares a la sociedad?

-Con la difusión de la cultura de defensa pretendemos acercar las FAS a la sociedad. Que sepan qué es lo que hacemos en nuestro día a día. Y también dar a conocer nuestra historia, repleta de militares, como la del oscense Fidel Pagés o Félix de Azara. Recordarles es una obligación y a través de ellos mostrar los valores de abnegación y sacrificio que impregnan nuestras Fuerzas Armadas.

Ha recuperado una antigua tradición de cuando había gobernadores militares, como es el izado de la bandera. ¿Por qué? ¿Se hace también en otros lugares?

-El acto del izado de bandera y el homenaje a los caídos, son dos actos de una honda tradición en las FAS. Recuperarlo me pareció una obligación, y si además lo podía compartir con las administraciones e instituciones oscenses, al menos una vez al mes, me pareció una oportunidad inmejorable para estrechar lazos.

Con su toma de posesión como subdelegado de Defensa el 8 de julio de 2021 vuelve a la provincia en la que dijo que aprendió “la esencia de la carrera militar” y a la que está vinculada su familia, ¿disfruta con esta misión?

-Mi primer destino de teniente de ingenieros fue la Brigada de Cazadores de Alta Montaña, precisamente en el acuartelamiento Sancho Ramírez de Huesca. Aquí aprendí la profesión, de la mano de oficiales y suboficiales curtidos en la montaña, para mí la mejor escuela de mando. Volver como subdelegado de Defensa ha sido como cerrar un ciclo que empezó hace 34 años. En el ámbito personal, conocía a la oscense María Ángel Leo, con la que emprendí el proyecto familiar que todavía perdura, y junto con nuestra hija Olga esperamos seguir disfrutando de esta encantadora ciudad. 

Etiquetas