Huesca

ECOS/ ¿qUIÉN SOY?

Miguel Lisa, una persona con mucha esperanza

Afirma que en los años que ejerció como peluquero consiguió buenos amigos, conoció a muy buena gente y aprendió mucho de los clientes 

Miguel Lisa en una foto realizada el año 1975 y en una imagen de la actualidad.
Miguel Lisa en una foto realizada el año 1975 y en una imagen de la actualidad.
S.E.

Miguel Ángel Lisa Subías (Barbastro, 1968) vivió en Salas Altas una “maravillosa” infancia y adolescencia. Cuando no había clases, “todo el día por el monte, haciendo casetas, jugando a guerretas, a limpio torrocazo, y metiéndonos por ahí a coger alguna cereza, algún melocotón…, lo que pillábamos, pero sin maldad”.

Hace 30 años, tras conocer a la que es su mujer, vino a vivir a Huesca, donde estudió Peluquería y aprendió el oficio “con Enrique y Emilio, de la peluquería Ideal, en el Perpetuo Socorro”, y hace 26 años, él abrió muy cerca, en la calle Gibraltar, su propia peluquería, Hommo. “Siempre he estado en el barrio, es un sito en el que me siento bien, me siento cómodo, y tuve la suerte de conocer la Asociación de Vecinos, y allí me encuentro bien y les echo una mano.”

De su oficio dice que “lo más importante es que consigues buenos amigos y conocer a muy buena gente, y aprender mucho de todos los clientes, aprender de todo”.

Miguel Lisa, siempre que puede viaja a su pueblo, donde vive su familia y preside el Grupo de Estudios, “una asociación que se dedica a recuperar tradiciones, publicaciones, vídeos, exposiciones...”. Una entidad a la que añade la Asociación de Mujeres Ballanzualas, la Asociación Juvenil El Peñacero, el Grupo de Tambores. “En Salas Altas tenemos un movimiento asociativo muy importante”.

En Salas Altas, además, “tengo el hobby de la trufa, que me gusta mucho. A ver si consigo que en el pueblo se críe trufa”. A ello añade “echar una mano a mi padre con los olivos”.

El aceite es otro mundo que me interesa mucho, y con la asociación de vecinos montamos tres ferias del aceite, una exposición, conferencias… A ver si tenemos este año cosecha y podemos retomar el tema de la feria del aceite, que sería muy bonito para el Perpetuo Socorro”.

Cuando se le pregunta por el futuro del medio rural, responde: “Yo soy una persona con mucha esperanza. Mi pueblo tiene escuela, tiene farmacia, tiene panadería, tiene bar, tiene tienda, y está muy bien situado, a solo 10 kilómetros de Barbastro. Como cualquier pueblo, Salas Altas ha ido a menos, pero hay un ayuntamiento que está luchando mucho con el tema de Pueblos Vacíos, llegan nuevos pobladores que aportan cosas nuevas. Es el único pueblo que de los habitantes que ha ganado no se ha ido nadie, pero el problema es la falta de vivienda”. Además, el vino y las bodegas “han favorecido el desarrollo de la zona”.

La misma esperanza tiene Miguel Lisa respecto al Perpetuo Socorro, “que estoy ilusionado porque se están construyendo nuevas viviendas”.

“Yo siempre tengo esperanza de que todo cambie a mejor, no me gusta ver las cosas de otra manera. Aunque la gente sale de casa muy negativa, cree que todo está perdido, yo creo que no es así. Hay gente que está haciendo cosas muy buenas”.

De Huesca, donde vive, afirma que “siento la ciudad, que también me ha aportado cosas muy buenas. Es una ciudad cómoda para vivir y me gusta”.

En el poco tiempo libre que tiene, dos alternativas: el Pirineo y el dibujo.

Etiquetas