Huesca

TRADICIONES

La Virgen del Plano acoge la primera misa en 20 años

Alrededor de 150 personas asistieron ayer a la romería a la ermita tras el paréntesis de dos años por la covid

Asistentes a la romería posan en la puerta de la ermita.
Asistentes a la romería posan en la puerta de la ermita.
A. H.

La romería tradicional a la ermita de la Virgen del Plano, cuya advocación mariana se remonta a 1595, se recuperó ayer tras el paréntesis de dos años por iniciativa de la Cofradía que hizo posible, también, que se celebrara la misa en el interior de la iglesia después de casi dos décadas sin que fuera posible por situación ruinosa. Las obras de desescombro y tapiado de dependencias, unidas a las tareas de limpieza, han hecho posible que 150 personas de hasta tres generaciones asistieran ayer a la misa celebrada por primera vez por Joaquín Trujillo, coordinador de la Unidad Pastoral de Barbastro.

La convocatoria reunió a Fernando Torres, alcalde de Barbastro; María Pilar Toro, priora; Silvia Peropadre, presidenta da la Junta Coordinadora; Antonio Rodríguez, capitán de la Guardia Civil; concejales y cofrades, entre ellos Joaquín Jurado, referencia en la historia de la Cofradía. Grupo Tradiciones con su directora Elita Davias, participó con repertorio de música religiosa y la copla dedicada a la Virgen del Plano que repitió dos veces a petición de Joaquín Trujillo.

La celebración de la eucaristía sirvió para el reencuentro posterior con ágape servido en el espacio exterior, donde se celebraban comidas y meriendas en otras épocas. La colaboración de empresas, comercios locales y del Consejo Regulador facilitó la posibilidad de la degustación. María Pilar Toro, priora, y Fernando Torres, alcalde, se mostraron satisfechos por la buena respuesta social a la romería con el denominador común entre los asistentes de haberse celebrado la misa en el interior de la pequeña iglesia.

En los cinco años últimos (2018-2022), la Junta ha invertido 5.300 euros para instalar el cercado metálico en 142 metros de superficie perimetral con objeto de evitar destrozos en el interior, que fue objeto de desmanes por falta de protección. La inversión reciente por más de 4.000 euros ha sido para tareas de desescombro y obras accesorias con recursos propios procedentes de cuotas de 80 cofrades y venta de lotería. Las obras de sustitución de cubierta y derribo de la cúpula interior, realizadas en 2016, con una inversión de 50.000 euros, fueron posibles gracias al Obispado -propietario de la ermita- y evitaron el desplome por amenaza de ruina. 

Etiquetas