Huesca

SANIDAD

Las medidas contra la temporalidad no solucionan la falta de personal sanitario

La decisión del Gobierno central llega cuando en Aragón hay una interinidad de un 30 %

La medida aprobada en el Consejo de Ministros no soluciona la falta de sanitarios.
La medida aprobada en el Consejo de Ministros no soluciona la falta de sanitarios.
E. PRESS

La voluntad del Gobierno de España de querer erradicar la temporalidad entre el personal sanitario llega a Aragón entre dudas de si realmente va a solucionar el problema de la Sanidad, que es la falta de personal.

El médico de Atención Primaria en el Centro de Salud de Santo Grial y representante sindical de Cemsatse, Ramón Boria, señala que la medida aprobada ayer por el Consejo de Ministros, es una medida a medio a largo plazo, que “no va a hacer que en Biescas haya más médicos” y que tampoco corrige el problema, por ejemplo, “que tenemos ahora en Atención Primaria”, advierte, “aunque pueden ser útiles a largo plazo, ya que siempre que consolidas empleo es la mejor manera de cubrir las vacantes”.

Desde el área de Sanidad de Csif se muestran a favor de cualquier acción para acabar con la temporalidad, pero coinciden con Boira en que “la medida no va a paliar el déficit de profesionales que la Sanidad viene sufriendo hace años”, informa Manel Castro, que insiste en que no se está hablando de ampliación de plantillas sino de estabilización de empleo.

Y es que faltan médicos, en el punto de Atención Continuada de Huesca, donde “falta personal con varias plazas sin cubrir; en la zonas del Pirineo o en la Atención Primaria, donde si no hay nadie que nos cubra, que hace años que no lo hay, nos tenemos que cubrir entre nosotros, y llega un momento que no damos de sí”, indica Boria. Faltan médicos y enfermeras, “y el resto de las categorías”, donde también falta personal “como celadores, personal de limpieza, de mantenimiento, administrativo”, matiza Manel Castro.

Para Boria, la reforma del estatuto marco del personal sanitario que ayer aprobó el Gobierno central, quizás pueda provocar que afloren esas ”plazas que están sin estructurar, plazas que no aparecen en la plantilla orgánica, que en un primer momento pudieron ser entendidas como eventuales y que conforme van pasando los años se convierten en plazas estructurales y ahí es cuando salen a oposición”.

Son las denominadas plazas de apoyo o de rebosamiento, que pueden suponer que haya algún traumatólogo, algún cirujano, “en el servicio de Urgencias también suele haber alguna”, plazas que están por encima de la plantilla publicada en el Boletín Oficial, que antes no podían aflorar a oposiciones porque no estaban creadas, y que según Boria, “las tiene que crear ahora el Consejo de Gobierno de la Diputación General de Aragón, lo que conllevará una ampliación presupuestaria”.

La medida llega cuando la temporalidad en el sector sanitario aragonés está en torno al 30%. Además, cada dos años se celebran oposiciones en Aragón, pero tampoco resuelve la falta de médicos, pues “en la última oposición quedaron unas 70 plazas sin cubrir. El número de personas que se presentaban eran dos por plaza y al final el número de aprobados fue inferior a las plazas que se convocaban”, apunta Boira.

Algo que sí puede corregir es la inseguridad que provoca la temporalidad en el trabajo, que “repercute en que no hay continuidad asistencial, si te cambian el puesto de trabajo cada 15 días o cada mes, pues fidelizas poco a esa persona y no tiene la continuidad asistencial propia de la función pública”, concluye Boria.

Etiquetas