Huesca

MOVILIDAD

Un renovado carril bici para los ciclistas oscenses de cara a 2023

La obra ha sido adjudicada a Hormigones Grañén S.L., que la realizará en un plazo de cuatro meses, uno menos de lo previsto inicialmente

Así quedará el nuevo circuito una vez finalicen las obras.
Así quedará el nuevo circuito una vez finalicen las obras.
D.A.

El nuevo carril bici podría estar listo para principios de 2023. El ayuntamiento de Huesca ha adjudicado la obra que ampliará el trayecto del carril bici a la empresa Hormigones Grañén S.L. La entidad, elegida entre las tres firmas que se presentaron a la licitación, se ha comprometido a realizar la actuación en cuatro meses, reduciendo la previsión en cuatro semanas.

Atendiendo a este plazo, los ciclistas oscenses disfrutarían en los primeros meses del próximo año de un carril bici que costará 380.000 euros y que se sufragará en su totalidad con fondos europeos.

El proyecto se enmarca en el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia y, por ende, se cubrirá con los fondos Next Generation EU, dispuestos desde la Unión Europea. La empresa a la que se le adjudicó la obra marcó un presupuesto de 379.338,84 euros, el más económico de los tres presentados. Así se recoge en el expediente de la mesa de contratación del Ayuntamiento de Huesca que lo licitó por más de 410.000.

A su vez, este proyecto está inserto en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Huesca que apuesta por una ciudad en el que las ruedas de las bicicletas ganen terreno a los coches. Y en esa línea, el carril se expandirá cinco kilómetros -4,8 kilómetros exactamente-, pasando de los doce kilómetros actuales a diecisiete previstos.

El nuevo tramo unirá instalaciones de la zona oeste de la ciudad como el Complejo Deportivo San Jorge, el Conservatorio de Música, el centro Público Integrado de Formación Profesional “San Lorenzo”, la Escuela de Arte de Huesca, el CEIP Juan XXIII, la Dirección Provincial de Huesca de la Tesorería de la Seguridad Social, o el Hospital San Jorge, entre otras muchas.

La concejala de Urbanismo, María Rodrigo, detalló en la presentación realizada en junio que los carriles bici se han diseñado para ser “directos, en términos de distancia y tiempo; seguros, cómodos, favoreciendo la fluidez de movimientos y atractivos para las potenciales personas usuarias”. Y apostilló que “en todo momento se han tenido en cuenta criterios de seguridad en los cruces y rotondas”.

Este tramo, forma parte de una red interconectada con los principales nodos de movilidad de la cuidad y “con cinco aparcamientos disuasorios en los que se contará con 900 plazas de aparcamiento”, explicó en su día. Y matizó que estarán segregados del resto de tráfico rodado y del tráfico peatonal; con las separaciones y señalizaciones correspondientes.

Una apuesta sostenible

El empeño del Consistorio en conseguir una localidad “de calidad, saludable, dinámica económicamente, segura y accesible”, se justifica al ser Huesca beneficiaria del Programa de ayudas a municipios, incluido en el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, para la implantación de zonas de bajas emisiones y la transformación digital y sostenible para el transporte urbano.

Etiquetas