Huesca

ECOS/¿qUIÉN SOY?

José Ángel Martínez: Una vida de percusión y mármol

La música también es una parte importante de su vida y forma parte también de la Charanga Chilindrón.

José Ángel Martínez Pérez en una imagen de niño y en la actualidad.
José Ángel Martínez Pérez en una imagen de niño y en la actualidad.
S.E.

José Ángel Martínez Pérez (Huesca, 1982) vivió en el barrio del Perpetuo Socorro prácticamente hasta que se casó. “Guardería, colegio Pío XII, donde entablé mis amistades, que por suerte a día de hoy las sigo manteniendo... De pequeño no tenía ninguna carrera idealizada; piensas en ser futbolista, agricultor…, pero no”. Fueron unos años de “estar en la calle jugando con la pelota y en verano, todo el día en la piscina y esperando ansioso que fueran las famosas fiestas del barrio para salir a dar una vuelta”.

En el Instituto Lucas Mallada “me quedé en primero de Bachiller, que las notas no fueron del todo correctas y en casa me dijeron que solo tenía un camino, que era trabajar”.

Llevaba un mes en Gesfer cuando “me llamaron de Ópticas Arenas y allí estuve trabajando dos años de mecánico de óptica”, y luego unos meses en lo que ahora es Eboca, hasta que “un amiguete me llamó y me dijo que si quería entrar a trabajar con él de marmolista en Esmarlo. Allí he estado 18 años, hasta que en el 2019 vino el compañero de mi cuñada y me metió en la cabeza si nos montábamos un negocio y en abril del año pasado abrimos Mármoles Serimar”.

“Me encanta mi trabajo, soy un apasionado de la piedra y de todo lo que tiene trabajar y tallar el mármol. Encantado de la vida. Se cruzó el mármol en mi vida y estoy más entusiasmado”.

La música también es una parte importante de su vida. En la cofradía del Cristo de la Esperanza, del barrio Perpetuo Socorro, “llevo tocando 30 años. Mi tío pertenecía a la cofradía, nos metió a mi primo y a mí, y gracias a ellos comenzó esta afición de la percusión”.

Es uno de los tres más antiguos en el proyecto de percusión que se puso en marcha en 1999, con la creación del Grupo de Tambores y Bombos Ciudad de Huesca, “para ir a la Expo de Hannover”. Luego pasó a ser Factoría de Percusión Ciudad de Huesca, después Factoría de Percusión y desde 2018 se llama Grupo de Percusión Baruca Drums.

“El nombre lo elegimos entre todos. Baruca es jaleo, algarabía, como fiesta, y drums es tambores en ingles. Fiesta de tambores, pues”. Son -explica- “un grupo de amigos que se juntan un rato”. “Ensayamos, intentamos pasárnoslo bien y hacer que la gente se lo pase bien”.

Tras el parón por la pandemia, “este año -comenta José Ángel- nos está llamando bastante gente. Al ser una asociación que vamos casi por amor al arte, se pide un poco de dinero por instrumentos o pagar la gasolina y estamos teniendo suerte y estamos teniendo llamadas este año. Incluso hemos tenido que decir un par de veces o tres que no porque la gente tiene otros compromisos que nos impiden dar más”.

En las actuaciones “versionamos canciones para batucada, que tiene unos ritmos y unas canciones que más o menos todos los grupos de batucada las hacen. El objetivo es sacar de una canción un tema de percusión tipo batucada”. Gracias a esta trayectoria musical ha estado en Portugal, Francia, Alemania, Pekín…

Y forma parte también de la Charanga Chilindrón.

“Y no tengo tiempo para nada más, que fui padre hace dos años y la familia es la familia”, añade este enamorado del mármol y la percusión.

Etiquetas